martes, 3 de abril de 2012


Diplomado Latinoamericano en Desarrollo Humano Integral

HACIA LA DEMOCRACIA DE CIUDADANOS

        Leonardo Alfredo Montilla D *

La Democracia es el único sistema político que ofrece posibilidades para buscar las formas de construir y elevar los niveles de vida de los habitantes que se den esta forma de gobierno. Democracia es según los clásicos el poder del pueblo, para el pueblo y otorgado por el pueblo. Ahora a la luz de las nuevas tendencias del pensamiento y del desarrollo humano, es imperioso reflexionar en función de innovar un concepto de democracia cuyo contenido sea definitivamente darle mayor felicidad y posibilidades de satisfacción y participación real al centro de toda acción política que no es otra cosa que el ser humano y su hábitat social, político y económico. Es la firme intención, para los demócratas, que nuestra  democracia latinoamericana, la cual  ha pasado a lo largo de la historia política local por diferentes etapas, hoy día se plantee el serio propósito de pasar de ser de una democracia de electores a una democracia de ciudadanos.
Desde esa perspectiva y tomando el informe del PNUD 2010 referencialmente, “Democracia es  una forma de organización del poder que implica la existencia y buen funcionamiento del Estado; tiene en el régimen electoral un elemento fundamental, pero no se reduce a las elecciones; implica el ejercicio de una ciudadanía integral, absoluta que sea protagonista de sus propias decisiones”.
 La Democracia es una experiencia histórica particular en la región, que debe ser entendida y valorada en su especificad, tomando en cuenta la realidad y la dinámica política local de cada país.
Sin pretender hacer un análisis histórico acerca del tema  en la región, podemos decir que el punto fundamental en los tiempos actuales nos lleva a considerar la democracia como escenario de búsqueda de un nuevo modelo de ciudadanía, aquella ciudadanía que permita traspasar la barrera de lo formal, para darle a esta misma ciudadanía el papel fundamental de erigirse como dueña de su propio destino, sobre bases plurales, solidarias de subsidiaridad y reciprocidad. Hacer de la participación protagónica un hecho verdaderamente colectivo y no un simple modismo de simbologías publicitarias como se hace actualmente.
Ahora, esto solo es posible en la medida que se de la organización social, plural e independiente, tomando en cuenta que la organización social y popular con miras a la lucha reivindicativa y política solo es posible en un sistema  donde se respeten las distintas formas del pensamiento universal y partiendo por supuesto de la iniciativa de las comunidades,  que cree, reproduzca y consolide  una organización popular y social  que permita el avance  plural, sin menoscabo de la relación con lo político con lo institucional y con el Estado , pero con el principio de independencia y solides que solo la visión plural del hecho político consigue. Tomemos el caso Venezolano:
 Diferentes maneras de organización popular  se han expresado a lo largo de la historia contemporánea del proceso político venezolano en sus diferentes tiempos. La necesidad de las comunidades organizadas para buscar repuesta a la problemática que diariamente reduce su calidad de vida cada vez es mayor y más numerosa.
Desde los primeros esfuerzos que se hicieron en el país, cuando las asociaciones de vecinos, las organizaciones no gubernamentales y distintas grupos de trabajo social se manifestaron  como una alternativa de organización comunitaria, la concientización en función de avanzar en la construcción de un nuevo concepto de ciudadanía ha ido tomando amplios espacios de la discusión política en la Venezuela polarizada de hoy día. Entendiendo dicho concepto como la manera de interrelacionarnos como pueblo, entre nosotros y con quienes dirigen al Estado que a final de cuentas lo integramos cada uno de los que vivimos en  tierra venezolana. Recordemos que uno de los principales componentes del Estado es el elemento poblacional, es decir los ciudadanos, sin colores, razas, credos, ideologías o militancia política.
Es así como desde estas históricas instancias como las asociaciones de vecinos, las ONG, los grupos de base hasta llegar a los concejos comunales, estos últimos  nacidos  al calor de una propuesta Estatal y no comunitaria, paseándose por las organizaciones políticas y sus vinculaciones con las realidades sociales, siempre han tenido, de diferentes modos, la preocupación de cómo hacer efectiva la participación ciudadana, la incidencia  pública, la atención del Estado y como lograr algunos niveles de desarrollo sustentable que no es otra cosa que establecer por encima de las diferencias y las dificultades un nuevo concepto de ciudadanía.
La lucha y el reclamo que los venezolanos damos cotidianamente en nuestra vida comunitaria, no es solamente por el día a día, que ya es decir como mucho, la falta de buenos servicios agua, luz, vías, la alimentación, la angustiante violencia e inseguridad personal que a cada momento asesina el porvenir, nuestro reclamo es también por conquistar y lograr mejores niveles de vida, que llevan implícitos una buena calidad de vida en materia de alternativas de superación, estudios, información, medio ambiente, salud, equidad, Derechos Humanos, inclusión, respeto del Estado y los que lo dirigen hacia nosotros los ciudadanos de a pie como dicen algunos comunicadores, es decir la lucha del día a día es también la lucha comunitaria por una nueva ciudadanía que haga valer la democracia, la equidad, la tolerancia y la justicia social en función del desarrollo económico y personal de todos, que además orienta en la superación de la pobreza.
Adela Cortina investigadora y filosofa española escribe, cito...”La ciudadanía es un concepto mediador porque integra exigencias de justicia y a la vez hace referencia a los que son miembros de la comunidad, une la racionalidad de la justicia con el calor del sentimiento de pertenencia, ligada a la teoría de la democracia y la justicia, pero con una autonomía relativa con respecto a ellas, será uno de los retos de nuestro tiempo.”  (Adela Cortina, Ciudadanos del Mundo.)
En Venezuela distintas organizaciones sociales bregan por la Educación y la construcción de esta nueva ciudadanía como experiencia liberadora de justicia, de paz y de tolerancia,  el Centro Gumilla, el Movimiento de Constructores por la Paz, SINERGIA, LA Universidad Valle del Momboy a través del Centro de Desarrollo Humano Sustentable y la Escuela de Liderazgo, la Asociación Civil Convite, el Centro al servicio de la Acción popular Cesap, entre otras, actualmente se realiza en Caracas y transmitido a todo el mundo via infointernet una de las experiencias más importantes y exitosas del país y de Latinoamérica en materia de organización social el evento EOSVenezuela 2012.
La Democracia como expresión de soberanía ofrece al desarrollo de la organización social un mundo de posibilidades para su avance y consolidación, de manera que este proceso ayude a que este concepto de sistema democrático se identifique con las grandes ansiedades del pueblo latinoamericano y en nuestro caso del pueblo Venezolano, una democracia de ciudadanos, plural, tolerante, que brinde caminos a la justicia social y al goce espiritual de ser humano. Una democracia que pase de democracia electoral a democracia de ciudadanos, donde la participación no solo sea el voto popular, universal y secreto, que sea fundamentalmente una participación total en los procesos de toma de decisiones mediante la organización popular libre, tolerante y plural.
En Venezuela el concepto de ciudadanía en sus tres vertientes social, político y civil es cada vez más influyente. El comportamiento de los Venezolanos ante la cada vez mayor necesidad y voluntad de organizarse es evidente, el rechazo a la polarización política crece masivamente, el rechazo a las distintas formas de violencia y exclusión,  los resultados de las elecciones primarias de las fuerzas políticas de oposición al gobierno actual, donde el viejo discurso de la maquinaria partidista como eje central de la movilización electoral fue abrumadoramente derrotado, son ejemplos de que la naturaleza democrática venezolana se impondrá por encima de cualquier pretensión autocrática en el poder o fuera de él.

Politólogo

No hay comentarios:

Publicar un comentario