domingo, 28 de octubre de 2012

Henrique Capriles-el Nacional


Henrique Capriles: "Con las migraciones el CNE dice que hay diferencias entre venezolanos"

Capriles dijo que aunque las elecciones sean dentro de seis años, la Constitución tiene otros mecanismos / Samuel Hurtado
Capriles dijo que aunque las elecciones sean dentro de seis años, la Constitución tiene otros mecanismos / Samuel Hurtado
El ex candidato presidencial Henrique Capriles Radonski, admitió fallas en la defensa del voto, pero aclaró que los centros con problemas no tuvieron votantes suficientes para revertir el resultado en el país, aunque sí en algunas regiones
Mientras esperaba para dar esta entrevista, Henrique Capriles Radonski revisaba en su oficina las declaraciones de la rectora del CNE, Socorro Hernández, sobre las migraciones de los candidatos del PSUV. Empezó la conversación indignado. Contó le que respondió por Twitter: “¡Leyendo las declaraciones de la rectora Hernández, más que nunca tenemos que votar el 16-D para vencer semejante burla!”. A pesar de que perder el 7-O fue “uno de los dos días más difíciles” en su vida, es consciente de que aún es el líder nacional de la oposición, de que en sus hombros descansa la responsabilidad de motivar a más de 6 millones de venezolanos. No se quita su gorra tricolor.

–Con las migraciones, es evidente el ventajismo. Eso se vivió en el pasado, el 7-O y se repetirá. ¿Qué hacer para que el 16-D sea distinto?

–Esos cambios de algunos candidatos de su centro a pesar de que el registro electoral está cerrado y la explicación que dio la rectora son lamentables. Es como una cachetada a quienes sienten una indignación. Aquí hay jóvenes que cumplieron 18 años de edad y no pudieron votar ni el 7 de octubre ni lo podrán hacer el 16 de diciembre. ¿Esos jóvenes no tienen los mismos derechos de los candidatos del PSUV? Tienen los mismos derechos, porque son venezolanos. Le escuchaba a la rectora decir que aquí no es que hay derechos para unos y no para otros, que no hay venezolanos de una categoría y de otra. Con las migraciones el CNE dice que hay diferencias entre venezolanos en cuanto al ejercicio de sus derechos. Con acciones como las migraciones ilegales, el CNE busca desmotivar, que exista esa interpretación de que esto es desigual, que van a trampear. Para que la gente diga que no se va a prestar para eso. Yo les digo: votando no se convalida nada. Votando se lucha para poder elegir la opción que usted quiere. No es suficiente con el voto, depende de la organización y la defensa.

–Ahora la defensa del voto estará bajo la responsabilidad de cada región, sin una coordinación nacional. ¿No es eso una debilidad?

–Todo lo contrario. Creo que mientras más parroquial, mejor. Mientras sea más local, mejor. Por ejemplo, en Miranda estoy haciendo el proceso de revisión del resultado, pero no me reúno con el coordinador del estado, sino que lo hago parroquia por parroquia. Mientras más descentralizado, más poderoso.

–Si bien aumentó la presencia de testigos, se criticó que en muchos casos no estuvieron bien entrenados o no recibieron el apoyo necesario. ¿Cuál es su opinión y qué hay que corregir?

–Sí, hay debilidades, claro que las hay. Pero quiero dejar claro que si no hubiésemos tenido esas debilidades, tampoco hubiésemos ganado. No fue que con eso perdimos las elecciones, pero con eso el resultado no es el que estamos viendo. Esos centros donde tuvimos debilidades no cambian el resultado nacional, pero sí cambian el resultado en los estados en los que la diferencia fue pequeña.

–¿Por qué esperar tres semanas para mostrar un balance electoral al país?

–Ese no es un proceso fácil de revisar. Nosotros no tenemos 500 personas para auditar acta por acta, ese trabajo se demora. Lo que se busca es tener conocimiento de cada centro de votación para saber dónde hubo problemas.

–¿Después de todos los problemas, cómo motivar a las personas a votar?

–El voto no cuesta nada, pero dejar de votar sí puede costar mucho. Yo no puedo entender a alguien que diga que no va a votar. Votando no se convalida nada. Lo peor que uno puede hacer es quedarse callado. Hay que ayudar y fortalecer la defensa del voto y la vigilancia. Yo voy a incentivar la participación desde el primer día hasta el último. No podemos volver al escenario de la abstención, porque ahí el gran triunfador es el Gobierno.

–El Gobierno amarra con misiones, con viviendas y con empleos. Usted en su campaña fue claro al decir que nadie perdería nada, que todo iba a mejorar, pero no funcionó. ¿Hay que cambiar la estrategia?

–Hay que ver si el Gobierno cumple lo que ofreció. Empiezo a ver a las personas preguntándose por lo que se les ofreció. Yo creo que son mentiras. Por la experiencia que tenemos, no van a cumplir. Entonces el que quiere mejorar se irá por otra opción. El que es parte de un programa social, pero sabe que puede estar mejor, seguro se vio influenciado por la campaña negativa. Sin embargo, se pudo dar cuenta de que el voto es secreto.

–¿Qué exigencias concretas se pueden pedir al CNE?

–Yo no me engancho con lo que se le pida al CNE. No trabajo pensando en lo que el CNE va a hacer o va a dejar de hacer. Estoy pensando en blindar con presencia y organización los centros en los que hubo problemas. Defender nuestros votos.

–Elías Jaua adelanta una campaña intensa en Miranda, con varias actividades por día, incluso con actividades para atacar su gestión. ¿Cómo enfrentarlo si cuenta con todo el apoyo del Gobierno?

–Creo que lo primero que hay que hacer es no tener ninguna duda sobre ejercer el derecho al voto. El que quiera futuro y seguir construyendo este camino tiene que votar el 16 de diciembre. No importa qué haga el adversario, porque nuestra campaña no es en función de lo que hace el adversario, lo que importa es lo que nosotros hacemos. El Gobierno no ha hecho nada por Miranda, sólo le ha quitado recursos y competencias a la gobernación, trata de destruirla. Mi ofrecimiento es continuar con todo lo que hemos hecho. Nosotros tenemos la experiencia de lo que significa un gobierno rojo, no nos vamos a permitir otro gobernador corrupto hasta los tuétanos. Ese candidato que mandaron nunca ha hecho nada por Miranda. A mí eso no me preocupa; me preocupa que nuestro pueblo sienta una desmotivación. El 7 de octubre tenía un nudo en la garganta. Para mí los dos días más difíciles en mi vida fueron el que murió mi abuela y el que me tocó hablarle al país, porque yo estaba convencido de que íbamos a ganar. Quiero seguir mostrando cómo se hacen las cosas bien desde Miranda.

–Parece que Miranda es la gobernación más importante. ¿Cree que Hugo Chávez se lo tomará personal para hundirlo políticamente?

–Sí, veo la intención de liquidarnos políticamente, pero deseo no empreña. Yo le pido a todos los mirandinos que no me dejen solo en esta lucha. Perdimos un juego, pero no perdimos nuestro sueño. Chávez no va a expropiarnos el futuro en Miranda.

Más temprano que tarde

A dos días de las elecciones del 7-O, Henrique Capriles Radonski dijo que “más temprano que tarde” se lograría el objetivo. ¿Qué quiso decir, si las elecciones son en seis años?

El gobernador explicó que en ese tiempo mucho puede cambiar. Que a pesar de que el Gobierno ganó en números no hay percepción de victoria y esperanza.

“Cuando digo más temprano que tarde es que vienen otros procesos electorales. Las elecciones están planteadas en seis años, pero la Constitución establece otros mecanismos. Creo que es muy prematuro para hablar de eso, pero hay otros mecanismos. Seis años pudiera sonar una eternidad, pero todo depende de cómo sean esos seis años en términos de construcción de la alternativa en la que creemos. Si ganamos muchos estados se genera un poco de balance y podemos tener buenas gestiones de gobierno. Uno no sabe qué puede pasar”, expresó.

"Debemos insistir en el contacto directo para esta campaña" - Nacional y Política - EL UNIVERSAL

"Debemos insistir en el contacto directo para esta campaña" - Nacional y Política - EL UNIVERSAL

sábado, 27 de octubre de 2012

Maria Antonieta Villegas: En el Clet los docentes contarán con una aliada incondicionalImprimirE-Mail
escrito por Karina Salas Méndez/DLA Trujillo   
sábado, 27 de octubre de 2012
Como una mujer trujillana luchadora y con principios y valores democráticos, se define María Antonieta Villegas, politóloga y abogada, dirigente político comprometida con los trujillanos, quien aspira ocupar una curul en el Consejo Legislativo, a partir del 16 diciembre; con el apoyo de la MUD. Reiteró el apoyo a los docentes y presentó algunas propuestas 

La candidata al Consejo Legislativo del estado Trujillo por el circuito N° 03 Valera y Urdaneta, María Antonieta Villegas, es politóloga y abogada, actualmente es la directora de Políticas Públicas del Instituto de Formación Demócrata Cristiana (Ifedec) - Capítulo Trujillo, aspira una curul en el parlamento regional apuntalada por los partidos políticos que conforman la MUD, plantea como norte de su gestión el rescate de la institucional del Clet, así como el acatamiento y defensa de los preceptos constitucionales, que el actual régimen constantemente viene vulnerando.

Asegura que desde el parlamento los docentes encontrarán en ella, "una aliada incondicional que apuesta por la educación de calidad de nuestros niños, niñas adolescentes y jóvenes, con políticas educativas integrales que obedezcan a la formación del buen ciudadano". Desde su experiencia como docente, opina que los profesionales de la educación tienen la noble y alta responsabilidad de formar a los ciudadanos del país. Es por ello que el futuro gobernador del estado José Hernández, asumió el compromiso de dignificar a estos profesionales dependientes del ejecutivo nacional, quienes han esperado durante 14 años por mejorar en su contratación colectiva por falta de voluntad política de quienes gobiernan el estado.

Desarrollo del estado

Expresó Villegas que el estado Trujillo requiere una actualización en ordenación del territorio como política de estado, desplegando un plan integral de desarrollo dirigido al uso racional y sostenible del suelo; asegura que es necesario determinar la correcta ubicación de las actividades económicas, equipamientos e infraestructuras, es decir, es fundamental llevar a cabo una adecuada ordenación del territorio así como un correcto planeamiento urbanístico de las ciudades y pueblos, tomando como prioridad el respeto de la propiedad privada y facilitar el avance al desarrollo humano sustentable a todos los coterráneos.

Destacó que para hacer efectivo estas propuestas se necesita contar con mayoría suficiente en el parlamento regional, parta así avanzar en aras de lograr el desarrollo del Trujillo posible. Hizo una invitación a apoyar a todos los aspirantes al Clet en los distintos "circuitos que representamos los factores democráticos con especial énfasis a mi compañero de circuito Libio Rondón".

Juventud aguerrida

La candidata exhortó al pueblo trujillano a seguir en pie de lucha por una Venezuela de paz y progreso. Envió su mensaje de felicitaciones y agradecimientos a los jóvenes y el equipo de trabajo que están luchando para llevar a José Hernández a la gobernación y a los distintos candidatos al parlamento regional y llamando a no desmovilizarse y seguir en el contacto directo en cada una de las comunidades
 

viernes, 26 de octubre de 2012

ENTREVISTA


Axel Capriles: El chavismo no es revolucionario es una fuerza conservadora

El psicólogo social explica que el Gobierno ejecuta procesos que llevan a la desesperanza aprendida, lo que provoca que "una pequeña dádiva del Estado sea sentida como una gran mejoría en el nivel de vida".

imageRotate
Axel Capriles advierte que el venezolano ha cambiado sus aspiraciones (Archivo)
GABRIELA TURZI VEGAS |  EL UNIVERSAL
viernes 26 de octubre de 2012  08:05 AM
Caracas.- Tras haber obtenido más de 8 millones de votos en los comicios del 7 de octubre, el presidente Hugo Chávez, quien fue ratificado para un tercer mandato no deja dudas de un alto nivel de  popularidad pese a las distintas movilizaciones y protestas llevadas a cabo en el período previo al proceso electoral y que se mantienen dos semanas después de celebradas las elecciones.

Transportistas que bloquean el tránsito para exigir a las autoridades hacer frente al hampa, damnificados que solicitan la adjudicación de viviendas y trabajadores que elevan sus voces para pedir la cancelación de deudas salariales son parte de los reclamos.

El psicólogo social Axel Capriles da luces sobre este fenónemo y las características de la sociedad que ha decidido mayoritariamente mantener al Jefe de Estado en el poder y las aspiraciones que  motivan a esta mayoría.

¿En qué tipo de sociedad se ven estos escenarios?

En una sociedad confundida y desorientada, en una sociedad dependiente con un Estado paternalista que ha desarrollado un vínculo clientelar, con una población azotada por la carencia y en niveles de supervivencia. Ocurre en colectividades con escaso capital social y cultura de pobreza. Es el joven eterno que se queja de la alimentación en la casa de los padres pero que no tiene los medios ni se atreve a abandonar la habitación paterna para comenzar una vida por sus propios medios.

En Venezuela, la inclusión siempre se planteó en términos del reparto de la renta petrolera, en términos de derechos, nunca de deberes. Esta orientación hacia los derechos sin contrapartida de deberes crea una demanda de reparto contínuo.

¿Qué tipo de liderazgo se reeligió el 7 de octubre?

El del caudillo permisivo y protector a la vez que justiciero y vengador, es el líder de la revancha. Es el caudillo personalista que impera sobre la norma. Es el hombre fuerte y arbitrario que inspira respeto pero que también es flexible y permisivo, ya que da cabida a conductas anárquicas en medio de una peculiar mezcla de autoritarismo y caos. Es un liderazgo que ha diluido las fronteras entre lo privado y lo público.

¿Esa mayoría que ratificó al presidente realmente cree que vive mejor con el actual Gobierno o es una aspiración que aún mantiene?

Muchos sienten que realmente viven mejor. Venezuela es una sociedad que se ha venido empobreciendo paulatinamente desde los años 80 y ha declinado en sus niveles de aspiración. Los venezolanos de hoy en día no tienen las mismas fantasías y metas que en los años 60 cuando nos veíamos a nosotros mismos como el ejemplo de posibilidades y desarrollo de América Latina. En los últimos años, además, la sociedad venezolana se ha visto enfrentada a procesos que llevan a la desesperanza aprendida. En estado de desesperanza, una pequeña dádiva del Estado es sentida como una gran mejoría en el nivel de vida. El venezolano aspira a un humilde Barrio Adentro, no a un ultramoderno e inclusivo sistema hospitalario como el canadiense.

¿Entonces por qué se generan las protestas?

Por más reducida que sean sus aspiraciones, el regalo del Estado genera expectativas de recibir más y el choque entre la realidad y las expectativas produce la protesta. No es una protesta, sin embargo, en contra de las políticas del gobierno, en pro del cambio, sino una protesta que exige más de lo mismo, que iguales políticas sean más extensivas, que haya más reparto de una riqueza que está allí y es de todos. El don sin contrapartida de retribución, ni obligación de reciprocidad, produce voracidad.

El gobierno ha sembrado, a contracorriente de su retórica, un parasitismo social tremendamente pernicioso y contrario al empoderamiento popular. Siembra dependencia con un discurso de dignidad e independencia.

¿Qué papel juega el miedo dentro de la sociedad venezolana; no solo como elemento electoral sino como parte de su cotidianidad?

Cuando analizamos los resultados electorales, encontramos, a primera vista, que el miedo no tuvo un papel tan importante como habíamos imaginado. En el Estado Bolívar, por ejemplo, vimos una amplia votación por la oposición en zonas pobladas por los trabajadores públicos de las empresas de Guayana. El chavismo ganó pero sobre todo en las zonas empobrecidas de San Félix. No podemos, sin embargo, tener una visión tan literal de la psicología del miedo. El miedo es una pasión que descalabra en lo más profundo el sentido de valía y autoestima del individuo. Y en este aspecto, es un determinante fundamental de la sumisión. El venezolano vive en miedo perpetuo, no sólo el miedo político, el miedo a que lo despidan del trabajo, sino el miedo más básico, el miedo a la muerte súbita, a la muerte de los seres queridos. Si recuerda la teoría central del pacto social en Hobbes, el miedo a la muerte violenta es lo que lleva a los seres humanos a aceptar el dominio del Leviatán.

¿Qué otros factores hacen que el chavismo siga marcando la pauta?

La manipulación de la esperanza. El manejo anecdótico de la propaganda. Aunque la política habitacional del gobierno sea ineficiente como agregado colectivo y de manera general, la entrega de una vivienda a un familiar particular sirve de relato anecdótico para mantener la esperanza de todo el círculo de personas alrededor del beneficiado. El uso balanceado de la esperanza y el miedo es la receta más común del dominio político.

La ilusión de protagonismo del pueblo. La sensación de ser el actor principal de los acontecimientos, a pesar de rendirle, paradójicamente, culto a la personalidad del líder.

Es, también, un liderazgo por resentimiento que permite canalizar la rabia y la frustración hacia terceros, y esto es lo más interesante desde el punto de vista psicológico porque da vías de salida y escape a la frustración y agresión que las mismas políticas de la revolución producen.

¿En cuáles características del venezolano se afinca el chavismo para mantenerse como fenómeno político?

Es representativo de un conjunto de rasgos de carácter social muy frecuentes en la población, locus de atribución externo, inmediatismo, individualismo anárquico, desapego a la norma. Hay, pues, elementos de identidad que lo convierten en una fuerza conservadora y preservadora del estatus quo. Resume la cultura de la pobreza que envuelve a una parte importante de la población. Al expresar valores compartidos se convierte en una defensa en contra de las actitudes opuestas. El chavismo no es revolucionario, es todo lo contrario, una fuerza conservadora, que inhibe la posibilidad de cambio y transformación de la consciencia colectiva.

¿Ante este panorama cuál es el papel de los más de 6,5 millones de venezolanos que apostaron por otro liderazgo?

Tienen un papel principal en la contención de las pretensiones totalitarias y en la instrumentación de una cultura política más amplia que dé cabida a la sociedad civil como contrapeso del Estado. Tiene el reto de construir una propuesta de inclusión social que no destruya las motivaciones de superación y competencia personal que hacen posible el desarrollo humano sostenible.

Colombia nos enseña.. José Virtuoso SJ


Colombia nos enseña

Francisco José Virtuoso SJ

Viernes, 26 de octubre de 2012

La sociedad civil y los partidos políticos reclaman más participación. La sociedad internacional se ha sumado al esfuerzo brindando su apoyo. Para Venezuela es una gran noticia, porque la paz o la guerra en Colombia nos afectan directamente, de manera especial en nuestras fronteras









   Foto: Google
El pasado jueves 18 de octubre se dio inicio  en Oslo al proceso de diálogo entre las FARC y el gobierno colombiano. Nadie duda que el tránsito entre la guerra a la paz será largo, tortuoso, difícil y complejo. Muchos intereses están en juego y pesa una larga historia de más de medio siglo de muerte y sufrimiento.
En la opinión pública hay muchas expectativas. La sociedad civil y los partidos políticos reclaman más participación. La sociedad internacional se ha sumado al esfuerzo brindando su apoyo. Para Venezuela es una gran noticia, porque la paz o la guerra en Colombia nos afectan directamente, de manera especial en nuestras fronteras.
Los acuerdos de diálogo cuentan con la voluntad política de los actores, una agenda de temas  una metodología previamente establecida y unas condiciones políticas que garantizan el encuentro entre los interlocutores. También hay lecciones aprendidas de otros procesos similares puestos en marcha en el pasado.
Es lamentable que las sociedades solo comprendan la necesidad del diálogo entre proyectos políticos diferentes  después de una larga y cruenta historia de guerra y víctimas. Que haya que sufrir tanto para llegar a  reconocer al adversario y concederle espacio en la interlocución y el debate. Así ha pasado no exclusivamente en Colombia, sino en Centroamérica, en Irlanda, Sudáfrica, etc., por solo nombrar algunos reconocidos casos.
En América Latina la polarización ha tomado cuerpo en muchos países, caracterizando la vida política en ellos. La exclusión política, social y económica de quienes se consideran contrarios al proyecto político dominante se ha convertido en una política de Estado. Lo que a su vez ha generado reacciones de defensa y aprehensión entre quienes se sienten agredidos, que sirven de esta manera de justificación para legitimar la política de exclusión por parte del Estado. Un círculo vicioso de acción y reacción que cada vez se va cerrando más, estrangulando la convivencia y exasperando el conflicto.
Me niego a creer que hace falta llegar a la guerra y dejarla correr hasta el sin-sentido para que demos pasos en firme hacia el reconocimiento de las diferencias a través de un proceso de diálogos y acuerdos. Es lamentable, como en el caso de Colombia, que después de más 50 años de conflicto armado, se vuelvan a plantear nuevamente los temas que estaban al inicio de la guerra civil, como por ejemplo la reforma agraria.
En Venezuela, hay división y exclusión política. Negarlo es tapar el sol con un dedo. Habría que pasar de los amagos de diálogo entre sectores diversos a una convocatoria real para debatir, acordar y construir juntos.


jueves, 25 de octubre de 2012

Más vídeos de FrancodeVitaVEVO (lista de reproducción)

Franco De Vita Feat. Amaia Montero - Si Tú No Estás

JH UN LUCHADOR SOCIAL PARA TRUJILLO

JH una oportunidad para Trujillo.

                                                                                            Leonardo Montilla D

Las elecciones regionales nos abren un nuevo panorama para continuar avanzando en la busqueda de mayores espacios para la vida democratica del pais. Es importante tomar en cuenta que solo bajo la premisa de la participacion podemos, los venezolanos, continuar haciedo frente a las intenciones autocraticas de un regimen que ha convertido el Estado venezolano en una poderosa maquinaria electoral, cuyo unico objetivo es mantener en el poder una elite civico militar que dejo atras el concepto del Estado de derecho y de justicia social. Es decir, luego de una epopeyica campaña electoral, liderada por Henrique Capriles, donde con una propuesta clara de un pais de progreso y futuro, se conquisto la calle y miles de voluntades, nos toca la ineludible tarea de continuar el camino que nos trazamos y que tiene como objetivo ampliar los espacios democraticos y plurales que hagan de la ciudadania el principal protagonista de los tiempos de cambios que hoy vive Venezuela. Las elecciones regionales son una oportunidad que la constitucion nos da para ese objetivo. Es importante entoces concurrir con la misma fe y el mismo valor a conquistar los gobiernos regionales para continuar construyendo el camino que comenzo  Enrrique Capriles.
Es asi como en el Estado Trujillo, tierra noble y generosa, cuna de santos, sabios y de algunos muerganos como dice el poeta Rafael Alfonzo, surge la figura de Jose Hernandez, luchador social de muchos años, dirigente y politico, amigo de sus amigos, comunicador y emprendedor, quien sobre la base de la legitimidad que otorga el apoyo popular, se levanta a conquistar para los trujillanos la gobernacion regional.
Trujillo, con sus querencias, sus costubres y su historia ha vivido tiempos dificiles, sus intituciones invadidades y secuestradas, su historia mancillada, nuestra cultura pisada y violada por quienes no saben, porque no conocen, la inmensa tradicion poetica, literaria y creadora del sentir trujillano. La vision clientelar, utilitaria del ejercicio gubernamental ha hecho de Trujillo una tierras triste y solariega. El compromiso de JH es rescatar el gobierno de Trujillo para los Trujillanos, para nuestra historia y para nuestro futuro. Vamos a Votar el 16 de Diciembre. El Camino Continua.

Justificando el estalinismo

Sebastián Boccanegra

Jueves, 25 de octubre de 2012


Luego de decir Chávez que el socialismo del siglo XXI es democrático, pareció que se le disparó un reflejo, que todo comunista ortodoxo tiene, y comenzó a justificar lo ocurrido en el proceso liderado por Lenin, Stalin, Jrushchov, Brezhnev y Gorbachov. La culpa realmente no fue de los dirigentes rusos, sino del imperialismo












Foto: Google

El pasado sábado el canal del PSUV, antes VTV, transmitió una reunión del gabinete ejecutivo donde el Caudillo hizo varias reflexiones, aplicó algunos regaños y también ordenó diferentes acciones. En su perorata en diferentes oportunidades afirmó que el socialismo del siglo XXI es democrático.
Es una precisión que pocas veces había hecho en el pasado. No había mostrado ese interés en recalcar la condición democrática de su proyecto. tal como lo hizo el pasado sábado. Debe ser porque está convencido de que el proceso electoral del pasado 7 de Octubre le mejoró el barniz democrático a su proyecto, sin embargo como que ve dudas en algunas personas y quiso dejar las cosas claras y lo hizo. En una de esas reflexiones también comparó su proyecto con lo vivido en la Unión Soviética, donde según su apreciación quienes dirigieron ese país se aislaron del pueblo por lo que tuvieron una práctica nada democrática.
Luego de llegar a esta conclusión pareció que se le disparó un reflejo, que todo comunista ortodoxo tiene, ycomenzó a justificar lo ocurrido en el proceso liderado por Lenin, Stalin, Jrushchov, Brezhnev y Gorbachov. Laculpa realmente no fue de los dirigentes rusos, sino del imperialismo que provocaba todo tipo de accidentes ycatástrofes en la URSS. No lo dijo explícitamente, pero esas agresiones justificaron toda la represión, crímenesmasivos, gulags y siquiátricos para quienes no compartieran las políticas que emanaban de Moscú. Realmente no eran esas las intenciones de los líderes comunistas, sino que el imperio los obligó a actuar de esa manera.
No se refirió a Cuba, donde el autoritarismo y el totalitarismo se expresan en todo su esplendor desde hace más de 50 años, pero sobre el que Chacu no tiene ninguna observación que hacer, sino todo lo contrario. La justificación del estalinismo, soviético o tropical, solo la hacen los estalinistas.





jueves, 18 de octubre de 2012




Leyendo comentarios  relativos a las elecciones que tuvieron lugar el 07.de Octubre del 2012 en Venezuela, es posible trazar una línea que configura la opinión predominante. Es la siguiente: la de Chávez no fue una victoria absoluta sino relativa. Efectivamente, un candidato que obtiene un 45% (6,4 millones de votos) no es un adversario débil. Esa votación es más que suficiente para ganar una elección en cualquier país donde existan más de dos opciones.
Venezuela, en todo caso, continúa siendo una nación políticamente dividida, pero con la diferencia que desde ahora los venezolanos saben que la votación anti-Chávez es más numerosa que antes. No es suficiente para alcanzar el gobierno, pero sí es suficiente para no sentirse aplastada. En ese punto el mismo Chávez parece estar de acuerdo.
También Chávez podría estar de acuerdo en que la fuerza de la oposición no sólo se expresa en cantidades  –lo han resaltado la mayoría de los observadores- sino también en una nueva cualidad: Venezuela ha llegado a tener una oposición orgánica, políticamente unida, con un programa y una dirección definida, y sobre todo, con un líder indiscutido: Henrique Capriles. En fin, la tónica general, pasado el momento de euforias y desencantos, parece coincidir en el hecho de que Chávez ganó perdiendo y la oposición perdió ganando.
Eso no significa caer en falsos triunfalismos. Una derrota es una derrota y por lo mismo debe ser aceptada como tal.
La oposición, como cabía esperar, enfrentó las elecciones con el propósito de derrotar a Chávez; y perdió. Mas, seamos honestos: ¿Quién va a una elección con el propósito de ser derrotado? ¿Quién dice antes de las elecciones, vamos a perder pero con dignidad? O vamos a ganar o no vamos. Esa convicción forma parte del abc de la política. No sólo se va a las elecciones a ganar, además se necesita creer que vamos a ganar.
Naturalmente, la derrota, y es normal que así sea, será sentida como una pérdida, y la pérdida como un duelo. Y como ocurre con los personales, los duelos políticos también atraviesan por distintas fases. Como ha sugerido  en un sensible, inteligente y freudiano artículo, la primera fase del duelo está signada por la depresión melancólica. La segunda –agrego yo- por la (auto) agresión. Recién en el curso de la tercera fase comienza a ser aceptada la pérdida como tal.
Nos explicamos así la tristeza que embargó al conjunto de la oposición.
Nos explicamos también la (auto)agresión en que incurrieron algunos opositores después de la derrota. Nos explicamos, además, la necesidad neurótica de encontrar un “chivo expiatorio”. Incluso algunos se volvieron en contra del propio pueblo, calificándolo de ignorante o bárbaro. Otros comenzaron a gritar sin tener ninguna prueba: ¡fraude! ¡fraude! No faltaron quienes reconvirtieron el odio a Chávez en repentino amor, calificándolo como invencible Goliath. Y por si fuera poco, hubo algunos que sin respetar el duelo huyeron hacia adelante, como si la derrota no hubiera existido jamás. Todo eso nos explicamos porque es lógico, y quizás es necesario que así sea. Pero pasado algún tiempo debe llegar el momento de la reflexión.
Las reflexiones de ciertos cronistas dan lástima: Han constatado que Chávez ganó porque goza de un gran apoyo social entre las capas más pobres de la población, algo parecido a decir que Chávez ganó porque obtuvo más votos que su adversario. Otros han insistido en la conexión emocional entre Chávez y el pueblo, lo que es evidente, pero Capriles también logró una conexión similar; y no bastó. Pocos han reparado en que ese gran sector de la población que vota por Chávez no es una simple masa amorfa de seres idiotizados por la palabra mágica del autócrata. Ahí hay algo más: se trata de masas militantemente organizadas desde el propio Estado. Eso significa: el apoyo social a Chávez es orgánico. En ese contexto el líder mesiánico es sólo uno de los engranajes de una poderosa maquinaria electoral.
El segundo engranaje son las organizaciones para-estatales de masas. Misiones y Concejos se extienden hasta en las áreas más alejadas. Son, si así se quiere, medios de control ciudadano de los cuales el gobierno dispone a su antojo en cada evento electoral.
El tercer engranaje lo constituye el numerosísimo personal estatal.
El ya hipertrofiado aparato del Estado que prevalecía antes de la llegada de Chávez ha sido convertido bajo la égida chavista en una entidad monstruosa (¡2.184.238 empleados públicos!) Ni siquiera el antiguo PRI mexicano logró crear un Estado similar. Por si fuera poco, como el PSUV es un partido-Estado, los numerosísimos funcionarios del PSUV son, además, funcionarios del Estado. En fin, en Venezuela ha sido creado no sólo un gobierno sino –esto es muy importante- un Estado Chavista.
Los ejércitos de empleados chavistas constituyen dentro del Estado el segmento inferior, pero también el más numeroso de una “nomenklatura” (clase estatal dominante) sólo comparable a la que existía en los países de la órbita soviética. De ahí que la oposición cuando enfrenta al chavismo no sólo enfrenta a un partido; ni siquiera a un gobierno: enfrenta al mismo Estado. Esa es, sin duda, una lucha heroica.
Hay por último un cuarto engranaje: En Venezuela existe una enorme cantidad de personas hipotecadas por el Estado. Aunque ojo: No se trata sólo del tradicional asistencialismo, sino de una nueva dimensión. Esa se observa por ejemplo en las inscripciones para la obtención de viviendas. Quien ya ha obtenido o espera obtener un cupo no se decidirá fácilmente a votar en contra del Estado. De este modo gran parte de la población se encuentra hipotecada al Estado. No es un detalle menor: La hipoteca y el crédito, mecanismos que inhiben a votar de modo autónomo en las naciones capitalistas avanzadas, han sido “descubiertos” por el chavismo como medios de sujeción y control político.
La oposición a Chávez tiene entonces un gran desafío. Por una parte el “enemigo” es poderoso. Pero por otra -ya ha sido demostrado- no es invencible. Sobre ese punto, vendrán muchas discusiones.
Sin embargo la discusión política, a diferencia de las personales, no puede ser realizada entre cuatro paredes. Ella, por el contrario, tiene lugar bajo el calor de una lucha pública que no conoce pausas. Por ejemplo: no ha terminado en Venezuela el recuento de votos y ya los ciudadanos deben prepararse para otra batalla política: las elecciones regionales de Diciembre cuya importancia será más que trascendental.
En efecto, el chavismo, aprovechando la desmoralización surgida después de la derrota en las filas opositoras, se apresta a dar una estocada final. Su proyecto en las regionales es convertir a las gobernaciones en apéndices regionales del Estado. La oposición a su vez confía en sus líderes regionales, muy diferentes a los designados a dedo por el gobierno.
Esperar bajo esas condiciones un triunfo grandioso de la oposición en las elecciones regionales sería quizás ilusorio. Pero si ésta logra al menos construir un dique que dificulte el avance de la “marea roja”, creará un escenario que le permitirá enfrentar las inciertas luchas políticas del futuro en condiciones más favorables a las actuales. Veremos.