domingo, 12 de mayo de 2013

FIN DE SEMANA
Sábado 11 de Mayo de 2013
 | 2
TalCual


Fin de semana

DESDE EL PRINCIPIO

11 notas para entender el fascismo criollo



Para Luis Britto García AMÉRICO MARTÍN 


El fascismo fue un sistema de dominación con unos mecanismos represivos especiales. La nota esencial de ese sistema es el totalitarismo y entre los mecanismos represivos que le son propios cobraron fama especial los grupos armados, adiestrados y organizados bajo un mando superior, para aplastar disidentes y amansar manifestaciones no violentas.

El vocablo "fascismo" viene de los agresivos grupos fundados por Benito Mussolini en marzo de 1919 en Milán, en su programa del Santo Sepulcro. Germen del Partido Social Italiano, fueron denominados Fasci di combattimento. Fasci=Fascismo.

En la Alemania nazi actuaron, para idéntico propósito, las Shutztaffen (SS), bautizadas como grupos de terror en la Noche de los Cuchillos Largos. Por eso y por la alianza que Alemania e Italia configuraron en la Guerra Mundial se habló del nazi-fascismo: una sustancia con dos rostros: sistemas totalitarios y grupos violentos para masacrar disidencias.

Es insuficiente y erróneo afirmar que el fascismo sea un sistema emanado de la alianza del Estado con las capas más poderosas y reaccionarias del capital. ¿Cómo explicar que el vocablo se aplicara únicamente a Alemania e Italia y por extensión a Japón, pero no a EEUU, Reino Unido, Francia y demás naciones occidentales? Estos países eran economías maduras cuyos poderosos empresarios apoyaron con todos los medios posibles a sus respectivos Estados. ¿Por qué allá se configuraron regímenes totalitarios extremadamente represivos y en cambio aquí no ocurrió eso? De hecho, la Internacional, bajo la presidencia de George Dimitrov, trazó la línea de que los comunistas debían aliarse con los capitalistas democráticos para enfrentar juntos el nazi-fascismo. Stalin se alió con Roosevelt y Churchill contra los países del Eje.

Es obvio entonces que la fórmula: Gran Capital+Estado=Fascismo, no es válida, o a lo sumo lo sería en muy pocos casos.
Si vamos a la sustancia y no a la presunta procedencia del fenómeno, lo que se rechazó del nazi-fascismo fue su brutalidad totalitaria, su deseo de "expandirse" por Europa, Asia, África y eventualmente América. La voluntad de exportar la revolución más allá de las fronteras está igualmente en la naturaleza del sistema totalitario. Totalitarismosistema de dominación con prácticas paramilitares y voluntad de expandirse hacia el mundo, fueron rasgos notables del nazi-fascismo; pero también lo fueron del comunismo soviético desde antes del estalinismo.

Para justificar un proyecto tan avasallante fue menester implantar una nueva visión del mundo y ese fue el origen de la ideología única, la enemiga jurada del pluralismo y de quienes pensaran distinto.

Ideología única fue el nazismo. Ideología única el fascismo. Ideología única el falangismo e ideología única el marxismo-leninismo-estalinismo.

Cuando Hanna Arendt escribió Los orígenes del totalitarismo ­y en obras posteriores­ abundó en el tema. Tomó un modelo bifronte: la Alemania de Hitler y la Unión Soviética de Stalin y sus epígonos. En todo lo esencial el sistema soviético fue idéntico al nazi. No eran dictaduras simples, sino totalitarias. Su propósito era integrar a su dinámica todos los espacios grandes y residuales que aún no estaban plenamente ocupados, imponer una sola voluntad, legalizar un solo partido y dotarse de un jefe omnisciente convertido en deidad. Además: restringir las libertades de prensa, sindical, gremial y de huelga con el propósito final de eliminarlas. Controlar la educación, liquidar la descentralización y las autonomías, reescribir la historia para diseñar los hechos del pasado cual eslabones o etapas que pavimentaron su iluminada y sedicente revolución.

En el ejemplo de aquellos dos países y en todos donde regímenes análogos hayan vencido, se repetirán seis componentes que ahora resumo: sistema totalitario mecanismos brutalmente represivos usando auxiliares especialmente crueles como los fasci, las SS o los "colectivos" ideología única partido único expansión de la sedicente revolución más allá de fronteras agobiante culto a la personalidad Fascismo moderno es eso y todo eso.

Que resulte de la alianza entre el gran capital o de un partido totalitario y el Estado, no es más importante que lo son sus diabólicos componentes.

Contraponer el socialismo real al sistema fascista es un disparate. Son de la misma naturaleza. Causan los mismos daños y envilecen de la misma manera a la gente. Cinco años antes de morir, José Carlos Mariátegui, el más célebre y respetado de los comunistas latinoamericanos, escribió: "En los revolucionarios como en los fascistas se advierte análogo impulso romántico, análogo humor quijotesco." Hay más analogías que esas, José Carlos.

10 Cuando acusan de fascista a la MUD incurren en un grueso error, a sabiendas. La MUD no incluye en su programa y sus actos nada parecido a un modelo que proscriba el pluralismo y destruya la disidencia. La MUD no organiza "colectivos" ni ataca actos del gobierno ni acopia armas ni deja de manifestar su deseo de reconciliación y vocación pacífica. Decir que sus líderes son "fascistas" no es serio ni justo.

¿Cómo podrían si respetan los derechos de todos más allá de sus discrepancias? 
11 En cambio llamar fascistas a los líderes del gobierno calza a la perfección en los conceptos arriba expresados. Su propensión es totalitaria: empuñan todos los poderes y quieren más, no dialogan, destruyen, imitan los fasci de Mussolini, generan un espeso odio propicio para afirmar el fundamentalismo y justificar los atropellos en nombre de un futuro feliz.

Que Diosdado apalee y luego acuse de ser fascistas a Borges o a María Corina es la típica mentira institucionalizada del viejo y el nuevo fascismo: hacer pasar a las víctimas como victimarios.

 


  Otras N

No hay comentarios:

Publicar un comentario