viernes, 29 de marzo de 2013

Naybe Mayela Moreno
                                             
                                   Carlos Eduardo Montilla
                      Leonardo Montilla y Naybe Moreno
                           Leo y Naybe Mayela
                     Jesus de la Misericordia
                  Guillermo Montilla
 Darca Ely Perez Moreno
Guillermo y Carlos Montilla
Darca ely Perez Moreno
Opinión: Venezuela: Capriles, la politica y la verdad
Fernando Mires  (Chile) 17/03/2013

Cuando una antigua colega -una de esas profesoras heroicas que se niegan a retirarse del oficio- me solicitó dictar en su seminario una conferencia sobre el tema de la Venezuela post-Chávez, y me di a la tarea de prepararla, observé que en idioma alemán no existe un término exacto para traducir la palabra emboscada.
Emboscada según el diccionario se traduce como "Hinterhalt", palabra que literalmente significa algo así como "ser agarrado desde atrás”. En castellano, en cambio, esa es sólo parte de una emboscada. Lo fundamental de una emboscada es ser llevado a una zona sin salida (encerrona) en la cual serás atacado por el enemigo y aniquilado sin piedad. Y bien, a ese tipo de emboscada pertenece la situación a la que intentaba llevar el gobierno Maduro al conjunto de la oposición.
A través de dos violaciones consecutivas a la Constitución, una con Chávez agonizando; otra, con Chávez muerto, Maduro se había hecho elegir presidente por la "oficina de asuntos judiciales del chavismo", que eso y no más es en Venezuela el poder judicial.
De ese modo, protestar masivamente en contra de las violaciones constitucionales -cuando medio país estaba llorando a moco tendido frente al mediático féretro- habría parecido ante la opinión pública mundial como un sacrilegio. Así, el gobierno utilizó, como lo ha venido haciendo consecutivamente, el cadáver de Chávez como medio de chantaje político.
Gracias a los funerales, Nicolás Maduro creía tener la mesa servida. La oposición, blanco de las más brutales invectivas de parte del ilegal gobernante, estaba paralizada. Y cuando la MUD y Henrique Capriles denunciaron la juramentación de Maduro como espuria, los jerarcas del "entorno" se frotaron con seguridad las manos. Quizás imaginaron que el segundo paso iba a ser un llamado a la abstención como propuso algún columnista despistado de oposición. Así, la emboscada iba a resultar perfecta. La oposición se dividiría entre "abstencionistas y "participacionistas" para ser, después del triunfo electoral de Maduro, fácilmente "pulverizada" (Chávez dixit).
Efectivamente, desde el punto de vista de una lógica formal, que es también el de las ciencias, entre ellas la politología, declarar como espurias unas elecciones y después participar en ellas, es una incongruencia. Sin embargo, y es lo que no entienden tantos politólogos, la política no es congruente. Tampoco es una ciencia y en ningún caso es polito-lógica. Eso significa: en política se actúa no sobre condiciones ideales sino sobre las que se van dando en el camino. O para decirlo con el poeta Machado, en la política no hay caminos: "se hace camino al andar".
En el medio de la emboscada, Capriles hizo lo que en la guerra hace un buen general: unificar las tropas dispersas. Y como es un hombre de vasta experiencia sabía que la unidad en la política no se logra con piadosos llamados, sino en abierta lucha en contra del enemigo común. 
Primero: El enemigo no es el difunto Chávez sino Maduro (“No es Chávez, tú eres el problema, Nicolás”). Segundo: Maduro se oculta detrás del presidente muerto y carece de identidad personal y política. Tercero: la presidencia de Maduro, y por consiguiente la elección, es el resultado de una violación constitucional. Cuarto: Capriles va a postular en nombre de la oposición unida, denunciando las violaciones cometidas por Maduro y “su combo”.
Valiente, sin dudas valiente; así lo reconoció la primera página del periódico Tal Cual.
Una amiga venezolana -no es caprilista- me escribió unas palabras que, creo, interpretan el sentimiento de muchos : "A ese chamo no lo vamos a dejar solo"
Gracias al discurso de Capriles, muchos intuyeron que ha llegado el momento de cerrar filas y dar la batalla, aunque se pierda. Efectivamente, no hay peor batalla que la que no se da. Quien mejor lo entendió en el gobierno no fue Maduro (el homófobo político solo atinó a pronunciar la frase favorita de Pablo Escobar: "has cometido el peor error de tu vida") sino Diosdado Cabello, quien dijo: "Las palabras de Capriles son una declaración de guerra".
Efectivamente; de eso se trata: son una declaración de guerra. Pero lo que Diosdado seguramente no entendió es que se trata de una guerra política, es decir, de una guerra sin armas.
¿Fue enviado Capriles al matadero? ¿Va a enfrentar de nuevo a todo el aparato del estado, al más hipertrofiado de toda América Latina? ¿Va a competir con quien financia su campaña con el dinero de todos los venezolanos? ¿Con el amo de todas las cadenas televisivas? Y, sobre todo, ¿va a competir contra una máquina de ganar elecciones, contra destacamentos electoreros que se mueven como soldados en los “concejos”, en las misiones y en las oficinas públicas? ¿Va a competir contra amenazas, extorsiones y listas tasconas? ¿Contra esos miles de buses rojos que transportan votantes rojos? Y, no por último, ¿va a competir con el fantasma de Hugo Chávez de quien Maduro cree ser su representación terrena?
Si, lo va a hacer. Lo va a hacer como ese "cronopio" de Julio Cortazar quien, al no rendirse, y sin más armas que su propia verdad, derrotó a un ejército de "famas". Del mismo modo como Lech Walesa, Váklav Havel y Ricardo Lagos derrotaron a sus respectivas dictaduras. Del mismo modo como Yoani Sánchez y los suyos derrotarán a Raúl Castro.
Pero Capriles –no nos equivoquemos- no es un místico. Es un total político. Sabe por ejemplo que tiene algunas cartas por jugar; y ya las está jugando. Por de pronto, tiene en sus manos la carta de la legitimidad constitucional. Así, mientras Maduro, quien sin el estado no es nadie, se hizo nombrar presidente apelando a medios ilícitos, él, Capriles, se desprendió, siguiendo estrictamente la línea constitucional, de su propia gobernación en Miranda.
Capriles maneja, además, la carta de la soberanía nacional, la misma que usó Chávez en contra de Bush y que ahora Capriles usará en contra de Raúl Castro. Pues para nadie es un misterio: Maduro es el candidato venezolano de la dictadura militar cubana.
No por último, Capriles -al igual que Henri Falcón, político de centro-izquierda- posee una carta que ya jugó, y muy bien, en contra de Chávez: esa es la carta social. En ese sentido Capriles puede convertirse en el acusador de un sistema que practica un "neoliberalismo de Estado". Uno que gracias a la destrucción del aparato productivo y la consiguiente subordinación a las importaciones de las potencias externas, sobre todo de los EE UU, enriquece con devaluaciones monetarias al gobierno, pero a costa del bienestar de la mayoría de los venezolanos.
Seguramente Capriles explicará como cada centavo que gasta el gobierno en su faraónica campaña electoral, aumentará el monto del próximo "paquetazo" post-electoral; el mismo que pagarán en moneda dura todos los venezolanos.
Pero, además de todas esas cartas, Capriles tiene en su mano otra, quizás la más decisiva.
Esa es la carta de la verdad.
Capriles, sabiendo que con su postulación no tiene nada que perder, ha decidido arrojar esa carta sobre la mesa.
Decir la verdad, sea donde sea, duela a quien duela, y aunque se venga el mundo abajo, es tarea de santos y mártires, casi nunca de políticos. Capriles, en cambio, la asume políticamente. Quizás por eso se le ve más suelto; incluso más libre, en sus discursos. Ha bebido del néctar de la verdad; y lo goza. Ya no se preocupa de frases hechas; está más allá de los cálculos, de las poses pre-concebidas y de los comunicadores profesionales. Yo diría, más allá de la política ritual. Esa es la razón por la cual frente a Capriles, Maduro, un personaje altamente ideologizado y mitómano hasta los huesos, se ve, a pesar del carisma que succiona del presidente muerto, como un ser sin vida propia, o como uno de esos pobres hombres que nunca han podido superar el complejo paterno ("Yo soy hijo de Chávez") y que, por lo mismo, nunca serán definitivamente adultos. Maduro vive bajo el amparo mítico de su padre muerto, la fase más pubertaria de su vida política. Capriles, en cambio, es, o ha llegado a ser, un político adulto.
Solo la verdad, es decir, la disencia frente a la no-verdad, nos convierte en seres adultos.
La verdad nos hace libres; entre otras cosas, libres de la mentira. La verdad puede ser, por eso mismo, violenta (Hannah Arendt) Pues debajo de cada mentira hay una verdad, y cuando la verdad irrumpe en la superficie, destroza a una mentira. Eso a veces duele. Pero, a la vez, no hay nada más bello que vivir bajo el imperio de la verdad. Quien la ha conocido no la abandonará jamás. Quien la dice, llenará su vida con un placer incitante; me atrevería a decir: erótico.
Tengo la impresión de que Capriles abandonó todo cálculo, toda estrategia y toda táctica inútil. Está diciendo, cada vez que habla, la verdad. Quizás, más allá de toda encuesta, pronóstico, resultado, o lo que sea, un político, en este caso Capriles, ha optado por decir la verdad. Y así, aunque pierda, ganará.
 

SocialTwist Tell-a-Friend
[Volver]

 

jueves, 28 de marzo de 2013

Derechos humanos: Argentina rompe con el ALBA y condena dictaduras en la ONU


Derechos humanos: Argentina rompe con el ALBA y condena dictaduras en la ONU

Juan Gasparini/PES
alba-argentinaLa diplomacia argentina tomó distancias de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, y condenó las dictaduras en Siria, Sri Lanka, República Popular Democrática de Corea e Irán. De los ocho escaños que dispone América Latina, entre los 47 que componen este Consejo, además de Argentina, votaron a favor de las condenas Guatemala, Perú, Costa Rica, Chile y Brasil.
Se opusieron Venezuela y Ecuador; desde luego por la sumisión al liderazgo ideológico que ejerce Cuba, reconocido también por Bolivia y Nicaragua, países asimismo alineados en el ALBA pero que no integran el mencionado Consejo de la ONU en 2013, cuya primera sesión acaba de finalizar en Ginebra.
Crímenes de lesa humanidad en Siria
Venezuela fue el único país que se opuso a la condena de las masacres en Siria. Sin embargo, la resolución se adoptó por 41 votos a favor, 1 en contra y 5 abstenciones. De ese modo se aprobaron las conclusiones de la Comisión Investigadora de Naciones Unidas sobre el conflicto sirio, presidida por el experto independiente brasilero Paulo Pinheiro.
“Es la destrucción del espacio de la sociedad civil, hay un mercado que se beneficia de la violencia; la inexistencia del Estado de Derecho en una situación de guerra civil, y la intensificación de la militarización del conflicto, sin que sea acompañado de negociaciones diplomáticas”, había resumido Pinheiro cuando presentó el informe sobre Siria días pasados en Ginebra.
Al debatirse ese informe Venezuela pareció  justificar su voto en contra de la resolución por “la continuada y sostenida campaña mediática internacional destinada a satanizar los esfuerzos emprendidos por el Gobierno sirio, apelando a la manipulación de la información sobre lo que acontece en el país, muchas veces obtenida de fuentes poco fiables”.
Venezuela consideró el informe “parcializado”, y afirmó que “no apoya ninguna medida unilateral “para que “en nombre de los derechos humanos y de la supuesta situación humanitaria cobijada bajo la tesis imperial de la responsabilidad de proteger, se pretendan establecer mecanismos injerencistas”.
Ecuador fue uno de los 5 países que se abstuvieron en la resolución sobre Siria. Manifestó no acordar con “toda iniciativa que intente permitir la injerencia extranjera en los asuntos internos de los Estados, incluyendo aquellas que buscan justificarse en la supuesta protección de los derechos humanos, cuando sus verdaderos intereses son de tipo geopolítico y geoestratégico”.
Argentina acentuó su distanciamiento del ALBA por el caso sirio al adherir simultáneamente a un pedido de otros 63 países para que dicho caso sea sometido a la Corte Penal Internacional (CPI), según un documento patrocinado por Suiza.
“Todos los que cometen violaciones de los derechos humanos… deben rendir cuentas… sostenemos plenamente los diferentes llamados al Consejo de Seguridad para que la situación de Siria sea referida a la Corte Penal Internacional, sin excepción y cualesquiera sean los autores sospechados”, indica el texto, paralelamente suscripto por Uruguay, Paraguay, Chile, Costa Rica y Honduras.
“Una de las vías para imponer la responsabilizarían de los criminales que cometen esas violaciones es la Corte Penal Internacional, pero quien tiene el mandato para hacer eso es el Consejo de Seguridad y ya se lo hemos dicho dos veces”, insistió Paulo Pinheiro, Presidente de la Comisión Investigadora de la ONU para Siria.
Campos de concentración en Corea del Norte
Coincidentemente, Venezuela se disoció del consenso obtenido en una resolución de condena adoptada sin votación contra la República Popular Democrática de Corea, que ordenó crear, “por un periodo de un año, una Comisión de Investigación integrada por tres miembros”, para estudiar “las violaciones sistemáticas, generalizadas y graves de los derechos humanos”, entre las que destaca la existencia de centros de trabajo esclavo donde se calcula se encuentran 200 mil personas.
Venezuela estimó que tal Comisión carece del “enfoque adecuado para abordar este asunto, y no será útil para promover el dialogo y la cooperación, con lo cual, su imposición está destinada al fracaso, perdiéndose tiempo y dinero, para complacer motivaciones políticas”.
El genocidio srilankes
Sincrónica, Venezuela se opuso, y al igual que Ecuador, a la rendición de cuentas por los abusos y atrocidades en Sri Lanka, requerida por una resolución que, no obstante, fue adoptada por 25 votos a favor, 8 abstenciones y 13 en contra, entre estos últimos, el de Ecuador.
La resolución pidió al gobierno de Sri Lanka el “establecimiento de un mecanismo de búsqueda de la verdad”, y “que realice una investigación independiente y creíble de las denuncias de violaciones del derecho internacional de los derechos humanos”.
Fuentes de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) le atribuyen al régimen de Sri Lanka haber cometido más 150 mil desapariciones, el asesinato de 150 mil civiles, 11 mil presos, cuantiosa población desplazada e incontables refugiados en 30 años de conflicto, finalizando en 2009 con el exterminio de los separatistas tamiles, los Tigres de Liberación del Eelam Tamil (LTTE).
Venezuela justificó el rechazo a la resolución por su “carácter sesgado e intervencionista”, “que desconoce los esfuerzos que ha hecho Sri Lanka para buscar la paz y la reconciliación”, y “no tiene sustento en la cooperación y el diálogo genuino”, un proyecto “motivado por un claro sesgo político que no se corresponde con la realidad de los hechos”.
Ecuador fundamentó su voto negativo sobre Sri Lanka por “un tratamiento diferencial, parcializado, poco objetivo y sesgado en el tratamiento de las situaciones país… Tampoco debería permitirse un doble criterio, un doble discurso, un doble rasero y una doble ética, para calificar la vigencia de los derechos humanos”.
La interminable represión iraní
En cambio, Argentina se sumó a la sanción de Irán en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, al aceptar el informe del Relator para ese país, quien revela numerosas violaciones de los derechos humanos, según una resolución adoptada por 26 votos a favor, 2 en contra y 17 abstenciones.
“Expresando grave preocupación ante la situación de los derechos humanos” en Irán, constatada en el informe del Relator para ese país, Ahmed Shaheed, el Consejo acogió con beneplácito el informe, que establece una “cultura de impunidad” en Irán, y resolvió prorrogar por un año el mandato del Relator. Lo resuelto constituye una sanción en las costumbres de Naciones Unidas, que reserva mecanismos de investigación y control especiales por intermedio de Relatores a los países que no cooperan en la promoción y protección de los derechos humanos.
Al respecto, el Secretario General de la ONU, Ban Ki monon, envió un informe a este Consejo sobre Irán, donde se mencionan casos de tortura, violaciones de los derechos de la mujer, represión contra activistas y ausencia de garantías legales.
En ese contexto, cabe recordar que los dos líderes de la oposición al actual gobierno de Irán, Mir Hossein Moussavi y Mehdi Karoubi, se encuentran detenidos, sin cargos, en las vísperas de las elecciones en junio próximo, y que varias organizaciones No Gubernamentales (ONG) han protestado por la proliferación de la aplicación de la pena de muerte.
La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, comunicó en la presente oportunidad al Consejo su condena por la ejecución de cuatro miembros de la minoría árabe ahwazie, en la prisión de Karou, en la región de Ahwaz, en Irán.
A su turno, el Relator Especial de la ONU sobre la libertad de religión, Heiner Bielefeldt, acusó a Irán por la detención y condena a largas penas de siete miembros de la comunidad religiosa bahaïe.
Anticipando su voto abstención, Ecuador dijo sobre Irán que “no va a tomar parte de esta estrategia de atacar de forma parcializada a ciertos miembros de la comunidad internacional, usando argumentos como los derechos humanos para disfrazar intenciones puramente políticas”.
“No deja dudas de que el interés perseguido por quienes promueven dichos documentos, es ejercer presión sobre el Gobierno iraní en vista de que mantiene una política anti-imperialista y contraria a los intereses políticos y económicos de ciertas potencias”, subrayó Ecuador.
En tal deliberación, Venezuela adelantó su voto en contra porque “estos mandatos arropados bajo el falso manto de la protección de los derechos humanos, están contaminados desde su génesis de la manipulación política por parte de la potencia dominante que pretende erigirse como la autoridad universal,… para mantener su política de agresión y hostilidad contra pueblos soberanos”.
El presente voto argentino sobre Irán sucede poco después del memorándum de entendimiento celebrado entre Irán y Argentina el 27de enero pasado, con el fin de esclarecer la voladura de la mutual israelí AMIA en Buenos Aires, el 18 de julio de 1994, que ocasionara 85 muertos y 300 heridos. Y no debería olvidarse, que Siria e Irán operan como países observadores en el ALBA.

martes, 26 de marzo de 2013

Capriles Presidente.







El Pueblo Trujillano mostró hoy su indeclinable vocación de cambio,la asamblea de ciudadanos convocada por el Comando Simon Bolivar para que Capriles escuchara los planteamientos del pueblo trujillano y este oyera de viva voz del candidato sus respuestas se transformo en una multitudinaria concentración popular donde destaco el profundo sentimiento de cambio y progreso que buscamos los habitantes de esta tierra de paz y encanto. La Figura gigante de Henrrique Capriles causo furor, compromiso, entusiasmo y alegría. En las calles se respira cambio, se respira solidaridad, ganas de trabajar y de progresar. Todos somos importantes, por encima de las miserias humanas de algunos "jefesillos", la victoria popular, la victoria con olor a pueblo, a gente, a mar y montañas, la victoria de Venezuela y su nuevo lider para los tiempos por venir, depende de cada uno de nosotros, vamos todos a montar los comandos familiares, vecinales, laborales, juveniles, cada uno de nosotros monte su comando, busque sus 5 electores, que estos 5 busquen 5 mas, organizacion alrredeedor del centro de votacion donde sufragamos, con el vecino, con la familia con los panas, asi vamos a ganar, con cada uno de nosotros trabajando y valorandonos como ciudadanos y electores. Viva Capriles, Viva Venezuela..
El Pueblo Trujillano mostró hoy su indeclinable vocación de cambio,la asamblea de ciudadanos convocada por el Comando Simon Bolivar para que Capriles escuchara los planteamientos del pueblo trujillano y este oyera de viva voz del candidato sus respuestas  se transformo en una multitudinaria concentración popular donde destaco el profundo sentimiento de cambio y progreso que buscamos los habitantes de esta tierra de paz y encanto. La Figura gigante de Henrrique Capriles  causo furor, compromiso, entusiasmo y alegría. En las calles se respira cambio, se respira solidaridad, ganas de trabajar y de progresar. Todos somos importantes, por encima de las miserias humanas de algunos "jefesillos", la victoria popular, la victoria con olor a pueblo, a gente, a mar y montañas, la victoria de Venezuela y su nuevo lider para los tiempos por venir, depende de cada uno de nosotros, vamos todos a montar los comandos familiares, vecinales, laborales, juveniles, cada uno de nosotros monte su comando, busque sus 5 electores, que estos 5 busquen 5 mas, organizacion alrredeedor del centro de votacion donde sufragamos, con el vecino, con la familia con los panas, asi vamos a ganar, con cada uno de nosotros trabajando y valorandonos como ciudadanos y electores. Viva Capriles, Viva Venezuela..
Me gus!

domingo, 24 de marzo de 2013

20 años Guillermo Montilla, Diario de los Andes

Hace 20 años se nos fue Guillermo MontillaImprimirE-Mail
escrito por Francisco Graterol / DLA Trujillo   
domingo, 24 de marzo de 2013
Un nuevo amanecer nos llega. Abrimos las paraparas y estamos una vez más en contacto con la existencia. Instantes para recordar tantas cosas. Entre esas evocaciones está Guillermo Montilla, entrañable amigo y maestro que un día se marchó, dejando atrás una estela de cariño y admiración, que seguimos profesando por él. Estas letras para Olga, sus hijos, colegas y amigos y aun para los que no conocieron a Guillermo Montilla. Para las nuevas generaciones de periodistas

La voz de Olga, me sorprende: "El viernes cumple 20 años de muerto, Guillermo". Tenía mucha razón, Carlitos Gardel cuando interpreta aquel bello tango, Volver de Alfredo Le Pera. /Sentir, que es un soplo la vida, que veinte años no es nada, que febril la mirada errante en las sombras te busca y te nombra. Vivir, con el alma aferrada a un dulce recuerdo, que lloro otra vez/.

Parece mentira. Es que tenemos a Guillermo siempre en nuestra mente y recuerdos. Sigue vivo para nosotros. Hay dos personas con quienes constantemente sueño. Mi padre, José la Rosa y Guillermo, mi padre y tutor en esta carrera periodística que lleva más de 40 años. Veo a Guillermo con su amplia sonrisa, echando chistes, porque aun cuando para los que no lo conocían, era muy serio, un ogro, para los que estuvimos a su lado, era un muchacho bueno, un jodedor. Bailarín empedernido y si no que lo diga Olga, con quien formaba una excelente pareja a la hora de bailar aquellos pasodobles que tanto le movían el piso a nuestro amigo. Es por eso, que nos sorprende Olga con la "primicia" de que hace dos décadas, se fue quien fuera su compañero de vida y para este servidor, un excelente hermano, colega y un gran maestro. Haber trabajado con Guillermo fue un honor. No era fácil. No aceptaba medias tintas, ni la mediocridad. Se aprendía, si o si. Las órdenes las daba una vez y predicaba con el ejemplo. Honrado a carta cabal. Detestaba lo que oliera a "palangre". Guillermo era vertical. Línea recta. Nada de andar por atajos.

Guillermo, le moldeó una identidad a Diario de Los Andes. Marcó una diferencia. Es que el Diario desde su nacimiento, mostró la pasta guerrera que por dentro tenía el hombre que Eladio Muchacho y muy acertadamente eligió para que nos sirviera de capitán, de líder. Además, libra por libra, y con la venia de otros colegas de la época, puros cuarto bates de las letras, en su estilo, en su espíritu, Guillermo era el más idóneo, el mejor para emprender una tarea que hoy es orgullo de Los Andes y de todo el país, como es esta empresa periodística.

Raúl Díaz Castañeda, en el instante de su muerte escribió: "Guillermo Montilla fue del linaje de los apasionados. Un hombre auténtico, hecho de esa rara materia, a la vez sensible y vigorosa, que vibra el alma de los místicos, los cruzados y los poetas. Se levantaba sobre las circunstancias (lo inmediato histórico de Ortega y Gasset), con una casi arrogante verticalidad volcánica, tenso en el magma explosivo de la entraña, oficiante sin máscara del riesgoso fuego sagrado de las purificaciones, que casi siempre es más lo que llaga que lo que limpia".

Gremialista cien por ciento 

¡Cómo defendía el gremio! Daba la vida por su profesión. La Asociación Venezolana de Periodistas (AVP) y el Colegio Nacional de Periodistas, CNP, tuvieron en Guillermo a su máximo líder. Ojo. Su fama de guerrero trascendía las fronteras de esta tierra de gracia. De Trujillo. Estaba al lado de Eleazar Díaz Rangel, cacique máximo del liderazgo periodístico, hoy flamante Director de Últimas Noticias, de Ana Luisa Llovera, Pedro Manuel Vásquez, Jesús Romero Anselmi, por sólo nombrar algunos de los dirigentes gremiales de entonces. En las convenciones nacionales, la voz de Guillermo, retumbaba los cuatro costados del país. En Guillermo, la Ley de Colegiación del Periodista tuvo a uno de sus grandes defensores. Fue implacable contra "la piratería". Se ganó muchos enemigos, de gente que a juro quería ser periodista, aún cuando eran médicos, abogados, policías.

Su amor por Valera

Siempre defendió a la ciudad. No sólo como periodista. En su butaca de concejal por el MEP Guillermo estuvo al lado de grandes luchas por nuestras comunidades o por "una simple violación a la ordenanza municipal". Alí Medina Machado, lo definió muy bien. "El amor por la ciudad le hizo alejar pesares e incomprensiones. Valera fue el corazón abierto de Guillermo Montilla. Su sol de la mañana y de la tarde. El recio cómplice de sus noches y de sus amaneceres. Guillermo amó la ciudad con mucha fuerza. La hizo su epopeya viviente. La ciudad le dulcificaba el camino y él también dulcificó a la ciudad".

¡Cómo nos hace falta Guillermo!

Sin rubor debo decirlo. En este gremio apático, sin fuerzas, flacuchento, líderes del fuste de Guillermo, nos hacen mucha falta. Las nuevas generaciones no han asimilado lo que es ser un verdadero periodista. No basta con cumplir una pauta diaria y un horario, escribir dos o tres mil caracteres. Falta la pasión, la entrega. Dar hasta la vida si es posible por proteger los intereses ya en este caso ni siquiera personal, sino de todos los compañeros que con nosotros trabajan y con todo el gremio periodístico. Guillermo era un guerrero. Ahora, seguramente estará en el Olimpo junto a esa camada de viejos colegas, que ya dieron un paso al frente para cumplir con los designios del Señor y con la Ley de la Vida, el santo camino de la muerte. Junto a Guillermo, estarán el Padre Juan de Dios Andrade, Régulo Jiménez, El Chino Julio Urdaneta, Rafael Ángel Lujano, Sulbarán y su fotógrafo de toda la vida, el bigotudo Rodolfo Zambrano.

Aquí en esta Viña del Señor seguimos guapeando, pero, recordando siempre a Guillermo Montilla.

Amigo por siempre. 
 


sábado, 23 de marzo de 2013

Guillermo Montilla, periodista Trujillano, luchador social y gremial, fundador del CNP, 20 años de su desaparición física. 

lunes, 11 de marzo de 2013


¡Bravo, tres veces bravo Henrique Capriles!

Antonio Sánchez García
Lunes, 11 de marzo de 2013
Bravo, tres veces bravo por Capriles. No se trata tan solo de ganar unas elecciones – que debemos EXIGIR se cumplan con absoluta transparencia e igualdad de condiciones o que se atengan a las consecuencias -: se trata de ganar el derecho a llevar con honor la condición de venezolanos. Bravo Henrique: en esta lucha, si es una lucha por la vida y la honra de nuestra Patria, cuentas con nosotros






   Foto: Google
No habló de elecciones: habló de lucha. No habló de exclusiones: habló de total y absoluta inclusión. No habló contra ningún venezolano de bien: habló de viejos y nuevos partidos. Y eso es lo que quiere la decencia venezolana, que vibra y bulle por todos los rincones de Venezuela. Una unidad verdadera en la que toda la Venezuela de la dignidad se ponga en pie y luche por su futuro. En barrios, escaleras, callejones, avenidas y pueblos de Venezuela de un extremo al otro bulle el mismo anhelo: ansias por salir a luchar por la defensa de la Patria, que es salir en defensa de la madre, del padre, de los hermanos, de los hijos de Venezuela. Ansias por luchar por esta Segunda Independencia.
Luchar para vengar tanta humillación, tanto escarnio, tanto abuso, tanto latrocinio. Tanta traición a la Patria. Luchar para que se restablezca la verdad y sepamos cuándo murió el responsable de esta catástrofe. Si fue este martes pasado, hace un mes o el 30 de diciembre del año pasado, cuando según muchos entendidos muriera cerebralmente.
Luchar para saberlo todo: quiénes son los ladrones que debieran ir al banquillo por mancillar la hermosa tradición de nuestras Fuerzas Armadas. Luchar por desnudar los crímenes cometidos por las juezas y jueces de esta vergonzosa e indigna justicia del horror. Luchar por conocer los caudales billonarios en dólares de los ladrones del PSUV, de la familia, del entorno, de sus ex guardaespaldas y hoy potentados, diputados y funcionarios.
Luchar por adecentar nuestros pueblos y ciudades, por exterminar el raterismo, el malandraje, el hamponato, los miles y miles de asesinos que han enlutado a decenas y decenas de miles de honorables hogares venezolanos. Luchar por dignificar a nuestro pueblo.
Luchar por volver a llevar con orgullo el gentilicio. Por recordar y guardar en nuestros corazones a los que se fueron porque luchaban por el nombre, el orgullo y la prestancia de Venezuela.
Luchar por sacar hasta el último invasor de nuestra Patria, como lo hiciéramos en el pasado y volver a hacer de Venezuela una tierra de hombres libres. Luchar por progresar, por producir, por aprovechar hasta el último centavo que nos dé el petróleo invirtiéndolo en escuelas, en hospitales, en viviendas dignas y decentes para todo aquel que haya nacido en esta tierra y sea propietario de una parte de nuestras riquezas, que nos pertenecen a todos.
Luchar por no seguir corrompiendo a otros gobiernos y otros países y hacernos respetar en el concierto de las Naciones libres como se nos respetara en el pasado. No por tener petróleo, sino por ser justos y generosos.
Bravo, tres veces bravo por Capriles. No se trata tan solo de ganar unas elecciones – que debemos EXIGIR se cumplan con absoluta transparencia e igualdad de condiciones o que se atengan a las consecuencias –: se trata de ganar el derecho a ser venezolanos. Bravo Henrique: en esta lucha, si es una lucha por la vida y la honra de nuestra Patria, cuentas con nosotros.

domingo, 3 de marzo de 2013


Viaje al epicentro del chavismo

Barinas, la región natal del presidente, es un escenario clave en la evolución personal y política del caudillo y en las intrigas familiares que sostienen su poder

Exposición sobre la vida de Hugo Chávez en el centro cultural de Sabaneta, en Barinas. / LEO RAMÍREZ (AFP)
¿Dónde está Chávez? La pregunta que recorre Venezuela halla una respuesta casi unánime entre las personas mejor informadas de Barinas, el Estado natal del presidente: la Hacienda Las Matas.
Se trata de un predio de 500 hectáreas a unos 40 kilómetros de la ciudad de Barinas, la capital homónima de la provincia. Durante muchos años su propietario fue David Coirán, empresario y expresidente de la empresa eléctrica del Estado durante el segundo Gobierno del socialdemócrata Carlos Andrés Pérez (1989-1992). Coirán hizo de la finca uno de los centros pioneros de la cría de búfalos. Pero en 2009 la vendió y terminó en poder de PDVSA, la empresa petrolera estatal.
Bajo la gestión de la empresa petrolera, Las Matas dejó de ser productiva. De hecho, se convirtió en coto de veraneo de la familia Chávez. Se hicieron mejoras en las cuatro casas que había. Se agregó un helipuerto con señalización nocturna y un camino asfaltado. El año pasado, el propio presidente solicitó una nueva remodelación, que incluía la construcción de una sala clínica con equipos médicos. Tal vez fuera cierto que el líder revolucionario contemplara la posibilidad de retirarse a completar su convalecencia aquí. De la querencia que desarrolló por el lugar habla con elocuencia el hecho de que las dos últimas veces que visitó Barinas, en 2012, optó por hospedarse en la hacienda, en lugar de la finca familiar, La Chavera, o de la residencia del gobernador, su hermano Adán Chávez.
Sin embargo, en su más reciente paso por el terruño, el anhelo del exteniente coronel se vio empañado por una contrariedad: las obras de reforma no fueron de su agrado. Reconvino con acritud a Pedro Jiménez Giusti, a quien se las había encargado. Jiménez Giusti es un paisano barinés, excapitán del ejército que dejó las armas tras participar en laasonada golpista comandada en 1992 por Chávez para derrocar el Gobierno de Carlos Andrés Pérez. Luego se reconvirtió en gerente de PDVSA.
El río Santo Domingo bordea el linde oriental del cortijo, que por otro costado comparte vallado con el contiguo Hato Corocito, que pertenece al exministro del Interior y actual gobernador del Estado de Guárico, Ramón Rodríguez Chacín.
Rodríguez Chacín es un exoficial de la Armada que formó parte de los comandos de élite que en los años ochenta se enfrentaban a las guerrillas colombianas activas en la frontera suroeste de Venezuela. Con el tiempo, los meandros del destino dieron un raro giro y pusieron al capitán de navío, ya en retiro, a congeniar con sus antiguos enemigos. Hoy se le conoce como uno de los interlocutores oficiosos del chavismo con las FARC colombianas. En 2008 le tocó representar al Gobierno venezolano en la operación para recibir en territorio colombiano la liberación de una de las rehenes más famosas de las FARC, Clara Rojas.
Fue en el Hato Corocito de Rodríguez Chacín donde Tirofijo y Mono Jojoy —el primero, fundador de las FARC, y ambos comandantes ya desaparecidos de la guerrilla colombiana— se hospedaron para reunirse con Chávez entre 2006 y 2008.
Las afueras de la Hacienda Las Matas mostraban este jueves un panorama de tranquilidad. No había ni guardias ni alcabalas. Una cuadrilla de obreros de la petrolera PDVSA hacía trabajos en la carretera colindante que conduce hasta el área de producción de San Silvestre. Los lugareños relatan que cada vez que el presidente Chávez llega, se nota mucho movimiento de helicópteros y tropas. Pero en estos días nada así se ha registrado.
Aunque es posible que el presidente Chávez haya dejado su corazón enterrado en Las Matas, no parece que pase su convalecencia aquí. El rumor, que contradice las versiones oficiales que lo tienen en una habitación del Hospital Militar de Caracas, no se corresponde con los hechos.
Quizá, en cambio, sea la expresión de un deseo local: los barineses están convencidos de que su región desempeñará un papel protagónico en el desenlace de la historia de intrigas en que se convirtió la salud de Chávez desde su operación de cáncer en La Habana, el 11 de diciembre pasado, y su posterior gravedad, reconocida a regañadientes y cuentagotas por su Gobierno.
En Barinas, a pocos se les escapan detalles del entorno que alimentan todo tipo de teorías de conspiración. Por ejemplo, ¿por qué los padres del comandante Chávez, el exgobernador Hugo de los Reyes Chávez y Elena Frías, permanecen en la capital de provincia en vez de estar al lado del enfermo en Caracas? El padre, el maestro Chávez, debió operarse por una apendicitis en el Hospital Militar de Caracas apenas unos días antes del regreso de su hijo mártir. ¿Por qué no lo esperó allá? ¿Y qué decir de Narciso Chávez, Nacho, uno de los hermanos menores del presidente? Sigue en una suerte de exilio interior en Barinitas, una población justo al pie del monte andino, luego de que durante la reciente campaña electoral figurara como una especie de ayuda de cámara del candidato-presidente.
También se espera que la enfermedad del presidente obre otro milagro: la reconciliación entre Adán y Argenis, dos de los hermanos de Chávez. Desde hace algún tiempo libran una batalla campal por el control político del Estado, batalla que por ahora gana Adán, actual gobernador de Barinas por segundo periodo consecutivo. Argenis fue el hombre fuerte durante la administración del patriarca, Hugo de los Reyes, de 80 años de edad, gobernador de 1999 a 2008. Pero cuando el mandato del padre expiró, Hugo Chávez desatendió las aspiraciones de Argenis e impuso como sucesor a Adán, su hermano mayor, exministro y exembajador en Cuba, quien adoctrinó al presidente en materia política.
Desde su despacho, Adán se ocupó de desalojar a todos los fieles de Argenis: funcionarios, contratistas, operadores, informantes. Hugo tampoco se llevaba bien con Argenis, trasladado desde 2011 a Caracas para hacerse cargo de una de las áreas de gestión más deficientes del Gobierno chavista, el suministro eléctrico. El díscolo hermano le dejó un moretón en el ojo al presidente en 2002 al final de una discusión.
“Ellos pelean en la política, pero se respetan en familia”, asegura Antonio Bastidas, exdiputado y dirigente del opositor Un Nuevo Tiempo (UNT) en Barinas. Bastidas compartió en su juventud con los Chávez, vecinos en la urbanización Rodríguez Domínguez de la capital regional. “Argenis al final va a morir con la familia”, apuesta Bastidas, “y yo estoy seguro de que los Chávez se van a convertir en una tercera corriente dentro del chavismo, distinta de las de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello; después de todo, ¿quién más puede decir que tiene la sangre del líder?”.
El vaticinio abarca también a Aníbal Chávez, otro hermano del presidente con quien mantuvo diferencias. Hoy es alcalde de Sabaneta por el gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a pesar de que en 1992 fue expulsado del MBR200, el movimiento cívico-militar que, con base en una logia castrense, sirvió de plataforma para el fallido golpe de ese año. ¿El motivo de la sanción? Que Aníbal aceptó ese año el cargo de director de Educación en la gobernación del democristiano Gerhard Cartay.
Sabaneta, a 25 kilómetros al noreste de Barinas, es la Jerusalén de la revolución. Allí nació Chávez y vivió su infancia. Es un baluarte familiar, y las obras públicas más importantes con que el presidente buscó engalanarlo rinden homenaje a la estirpe. En la céntrica esquina donde estuvo la casa de paredes de barro y piso de tierra donde Chávez se crió, ahora se levanta un modélico centro de educación preescolar bautizado Mamá Rosa, en recuerdo de la abuela paterna del líder. La única calle nueva que se construyó lleva el nombre de Pedro Pérez Delgado, Maisanta, un legendario caudillo de montoneras del principio del siglo XX, antepasado de Chávez.
No debería extrañar entonces que Sabaneta vuelva a ser la zona cero del culto al presidente. “Hugo Chávez entregó la vida por esto y si se levanta va a seguir en la lucha”, dice en la plaza de Bolívar de Sabaneta Alfredo Aldana, uno de los más fervientes seguidores de Chávez, exentrenador deportivo, que formó parte del séquito de seguridad del presidente cuando este se presentó por primera vez como candidato, en 1998. “Un Hugo Chávez solo nace cada 100 años”.
Telma Torres es una novia de juventud del comandante. No tiene empacho en confesar que, casado Chávez en primeras nupcias con Nancy Colmenares y ella misma también en matrimonio, el entonces oficial del ejército siguió buscándola: “Yo le marqué en el amor”.
A Telma Torres, un jovencísimo Chávez le prometió una vez “que iba a ser ministro de la Defensa”. Aldana, por su parte, una vez presenció cómo el futuro presidente, que venía a la banca luego de jugar béisbol bajo la canícula llanera, encontró que no había agua para refrescarse, tiró al piso el envase vacío y juró con ira que “algún día sería alguien importante para que no siguieran pasando cosas así”.
Un cierto sentido de la predestinación atraviesa la parábola de Hugo Chávez en Sabaneta. Aunque no quiere decir que desde siempre se venerara su memoria con anticipación. Ricardo Aro, un memorioso militante de izquierda, recuerda que en 1986 Chávez, para la fecha capitán del ejército y comandante de un batallón acantonado en la población de Elorza, en el Estado de Apure, organizó una cabalgata de 500 kilómetros desde ese pueblo hasta el campo de Carabobo, para seguir el trayecto que 165 años antes había hecho el prócer independentista José Antonio Páez con sus lanceros. Cuando pasó por su Sabaneta natal, Chávez enterró en plena plaza de Bolívar una cápsula del tiempo que, dentro de un cilindro metálico, contenía un mensaje conmemorativo de la parada. Con las obras de remodelación posteriores en la plaza, el pergamino fue a dar a un botadero de basura, de donde lo rescató Israel Chávez, otro primo del militar.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selecc