martes, 9 de julio de 2013

martes, 9 de julio de 2013

”EL ERRADO CONCEPTO DE LA "ANTI POLÍTICA"

Gonzalo González

No sé cuando se acuño el concepto Anti política, solo recuerdo que su uso se popularizo en la última década del siglo XX y con el se designa a los outsiders, a quienes transitan en regímenes democráticos vías no pacíficas, no republicanas o políticamente incorrectas de acuerdo a los códigos del Status Quo vigente, a la intervención de los medios de comunicación en política a la participación de ONS en la misma. Es también una forma de designar a los Neopopulismos en su objetivo de hacerse con poder e influencia. 

La Política es la acción de luchar por ejercer poder e influencia. ¿Para qué?, es asunto de cada quién. Por tanto es consustancial a la divergencia sobre cualquier tópico, corresponde a diferentes concepciones del mundo, a ideologías, responde a variados intereses y asuntos. 

Quienes hacen política han usado siempre para lograr sus fines los métodos, mecanismos, vías e instrumentos que consideren adecuados. Todo aquel recurso, comportamiento o praxis funcional a los objetivos propuestos es acción política, no importa su catadura moral ni que no provengan del mundo de la política convencional. Lo que los define no es ni su procedencia ni sus métodos sino su afán de conseguir poder e influencia. No estoy ni mucho menos avalando conductas y acciones políticas reprobables desde el punto de vista de los valores democráticos y republicanos o la violación a los Derechos Humanos y ciudadanos. Solo estoy diciendo que la política en tanto que actividad es susceptible de ser practicada conforme a los muy personales códigos del oficiante. Tan político es Mandela como fueron Hitler y Stalin, como Pericles o Attila. 

Por tanto se comete un serio error conceptual cuando en ocasiones se habla de la vía política para referirse a la negociación, el acuerdo, el consenso contraponiéndolos a sus opuestos. Se reduce la más humana de las actividades a un modo de ejercer la misma; ya en sus tiempos Von Clausewitt lo aclaraba meridianamente: “la guerra es la política por otras vías”. Es errado constreñir la Política como actividad a la praxis democrática civilizada y pacífica.

En nuestra historia reciente se inscribió a Hugo Chávez y su accionar como un ejemplo de la anti política, cuando entre otras cosas el finado y los principales dirigentes originarios de su movimiento provenían de una de las instituciones más políticas de una sociedad como lo son las Fuerzas Armadas. En ese caso como en otros se trataba de un outsider no de alguien que renegara de la política, tuvo un discurso contra la política tradicional y sus oficiantes como recurso para hacerse con éxito con el Poder.

Considero por tanto que el término anti política o debe ser reorientado o suprimido por cuanto no caracteriza con acierto lo que pretende, más bien es confuso e inexacto.

Párrocos se incorporarán al plan contra la violencia - Nacional y Política

Párrocos se incorporarán al plan contra la violencia - Nacional y Política

miércoles, 3 de julio de 2013

Joan Manuel Serrat Que va a ser de tí La mujer que yo quiero Vagabunde...

POR SI REGRESAS NUEVA CANCION DE RICARDO ARJONA

Vídeos favoritos (lista de reproducción)

El Universal.

Capriles: "El ministro Molero es una deshonra para el país"

Denunció que Maduro fue "a pasear a Rusia" porque el país no exporta gas

imageRotate
Capriles informó en su programa semanal que ayer recusaron a todos los magistrados de la Sala Constitucional por las impugnaciones del 14-A CORTESÍA
ELVIA GÓMEZ |  EL UNIVERSA
miércoles 3 de julio de 2013  12:00 AM
Durante su programa semanal "Venezuela somos todos", el gobernador de Miranda y candidato presidencial de la Unidad, Henrique Capriles Radonski, denunció que según cifras extraoficiales, durante el primer semestre de 2013 se han producido en el país 2.835 asesinatos, cifra superior al mismo período del año pasado.

Ayer la transmisión del programa vía internet sufrió una interrupción de varios minutos que se debió a una falla eléctrica en la sede de su comando, según él mismo explicó al restituirse la señal. El programa se extendió por hora y media.

En una introducción de 35 minutos, Capriles abordó -además del tema de la inseguridad ciudadana y el fracaso de las políticas oficiales para combatirla- el reciente viaje de Nicolás Maduro a Rusia para participar en una cumbre de países exportadores de gas y la situación de deterioro de Pdvsa.

Consideró "puros disparates" que pretendan hacer creer que Venezuela exporta gas cuando la verdad es que lo ha estado importando desde Colombia, país que tiene, afirmó, el 0,3% de las reservas de gas nacionales. Denunció que los países miembros de la OPEP se han beneficiado de la subida del crudo "a costillas" de la caída de la producción venezolana, lo que agrava la situación financiera por "la regaladera" a otros países de 7 mil millones de dólares al año.

"La deuda de Pdvsa aumentó en 1.400% entre 2006 y 2012. Contratamos más personal pero no producimos más (petróleo)". Recalcó que según los planes que se anunciaron en 2005 "para esta fecha ya deberíamos estar en 5,8 millones (de barriles por día) pero no llegamos a 3 millones. Hoy producimos menos que lo que producíamos en el año 2005". Todo este descenso del flujo de caja de Pdvsa, Capriles lo vinculó con el agravamiento de los problemas cotidianos y el incumplimiento del Gobierno a las demandas sociales, como la huelga de los profesores universitarios.



Crece la inseguridad

"Hubo más de 21 mil muertes violentas en 2012. Cada cuatro días se registró la misma cantidad de muertos que en la batalla de Carabobo", dijo Capriles y fustigó al Gobierno por "tratar de hacernos creer una realidad totalmente distinta y para eso usan el aparato de propaganda del Gobierno". Felicitó a los periodistas que a pesar de las presiones oficiales y del ministro Ernesto Villegas, siguen informando la realidad.

Añadió que en 2012 fue asesinado un policía cada día y que éstos no tienen suficientes armas para defenderse porque el Gobierno es el que menos invierte en el sector de toda la región, mientras "los rusos son felices vendiéndonos armas".



Recusación y ascensos

Henrique Capriles informó que ayer su equipo de juristas fue al TSJ a recusar a todos los magistrados que integran la Sala Constitucional, por tener todos vínculos conocidos con el Gobierno y el PSUV. Recordó que cuando el diputado Pedro Carreño anunció la selección de esos candidatos, alertó que el oficialismo no se metería "autogoles" y no escogerían "a nadie que vaya a actuar contra nosotros", citó.

Ratificó que la elección del 14 de abril "está en discusión", pero no por eso dejará de exigir al Gobierno que atienda las demandas populares.

También puso de nuevo en duda la sinceridad del Gobierno para combatir la corrupción y sobre la detención del exgobernador de Guárico, Luis Enrique Gallardo (PSUV), dijo que se buscan a uno "que no tenga mucho estatus" mientras hay otros que "son intocables" y aludió a Diosdado Cabello y las acusaciones que él mismo cursó en su contra por su gestión como gobernador de Miranda.

En materia de ascensos militares, Capriles reiteró que Maduro se limitó a firmarlos pero no tiene poder de decisión sobre ellos. 

"Hay una pugna, hay que decirlo clarito. Tengo notas que vienen de la FANB y les digo a todos los que están en la lucha porque se cumpla la Constitución: no se vayan de baja, por favor. No permitan que la presión de un grupito logre su objetivo: tener una FANB de rodillas a un partido político". 

Afirmó que la pugna es "por la cúpula militar" y las divergencias surgen por quién ocupará el cargo de ministro de la Defensa. El Gobernador y candidato abogó porque el actual ministro, almirante Diego Molero Bellavia, sea cesado en esa responsabilidad, "porque es una deshonra para la FANB y para el país".

martes, 2 de julio de 2013

Luis Ugalde

Universidad asediada
  
No nos sorprende, pero sí duele e indigna, el cerco del Gobierno a la universidad autónoma para someterla e imponer el estatismo “socialista”. Parece incomprensible a primera vista que un profesor cualificado gane tres o cuatro veces menos en Venezuela que en Colombia. Esto antes no era así, pero lo ha impuesto el Gobierno en la década de la mayor bonanza en los precios petroleros. En consecuencia, con salarios iniciales cercanos al mínimo, la universidad autónoma venezolana no puede retener y menos conseguir nuevos académicos docentes e investigadores bien preparados. Este empobrecimiento de la universidad no se resuelve con el actual aumento, que sólo parcialmente repone el deterioro salarial de los últimos cinco años: todavía se le debe a toda la comunidad y se mantiene el cerco en espera de su rendición total.

El objetivo del asedio es la sustitución de la actual universidad autónoma por otra sometida a la imposición “socialista” del Gobierno-Estado-Partido. Algún ingenuo podrá pensar que esto no es así, pues la autonomía está garantizada por la Constitución vigente en su artículo 109 que luego de reconocerla precisa: “Las universidades autónomas se darán normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigilancia que a tales efectos establezca la ley”. Este párrafo de la autonomía universitaria es válido, o debe serlo, para todo tipo de universidad, también para las experimentales y las privadas. Pero desde hace unos años el régimen, para controlar las universidades, no aplica la vigente Constitución, sino la “revolucionaria” y “socialista” derrotada en el referéndum de 2007. Es absurdo creer que en Cuba pueda haber universidades que piensen y enseñen algo distinto de lo que dice Castro. Esto no es una calumnia nuestra, sino un orgullo y sello de identidad del régimen comunista y también del “socialismo del siglo XXI”. Desde esa perspectiva, los “revolucionarios”, de un plumazo, convierten las universidades autónomas en agentes del imperialismo y formadores de la “derecha fascista”, que bien merecen unas bombas y hogueras. Absurdo sería utilizar el dinero del pueblo para formar universitarios golpistas o respetar su autonomía y pluralismo de pensamiento, pues “cría cuervos y te sacarán los ojos”.

La Constitución cubanoide derrotada es la que efectivamente guía al gobierno actual. Por eso se hizo una ley de universidades escandalosamente anticonstitucional y antiautonómica, hasta que el presidente Chávez vislumbró las protestas y no se atrevió a firmarla. Si el castillo no se puede tomar por asalto, se le pone asedio y se cerca con paciencia para que caiga por hambre. La estrategia tiene principalmente dos piezas, el cerco presupuestario y el bloqueo al procedimiento de elecciones democráticas autónomas de las autoridades y representantes.

La propuesta “revolucionaria” del voto universal igualitario para la elección de autoridades académicas es tan absurda que los egresados de la UCV tendrían cinco veces más votos que los profesores actuales, los estudiantes diez veces más y los empleados y obreros también los superarían. Fórmula tan genial no se usa en Cuba, ni en las universidades venezolanas controladas por el Gobierno, pues donde hay dedo presidencial revolucionario se elimina el voto.

Como por vía electoral no pueden tomar las universidades autónomas (los resultados les desfavorecen al menos tres a uno), se impiden las elecciones, se bloquea la renovación de las autoridades y se siembra violencia.

Pero la soga principal para ahorcar a la universidad es el presupuesto: les quitamos el pan y el agua y tendrán que rendirse. Con inflaciones anuales por arriba de 20 puntos bastan cuatro o cinco años para que el sueldo se reduzca a menos de la mitad. Ahora, por miedo a que la presión de calle de los universitarios prenda la mecha nacional ceden parte del dinero debido, pero sin reconocer a las autoridades ni a los gremios legítimamente elegidos, ni negocian con ellos.

Lamentablemente la guerra sigue. La miopía gobiernera y el fanatismo les impide ver que por este camino “revolucionario” de estatizar y quebrar empresas, importar alimentos, despreciar la productividad, envilecer la educación reduciéndola a control e indoctrinación y eliminar la autonomía universitaria… al final su ceguera se volverá contra ellos, pues el malestar invade a la sociedad y esta le pasa factura al Gobierno, que colapsa. ¿Patria o muerte? Más automuerte que patria.

Por Luis Ugalde