viernes, 7 de febrero de 2014

Francisco Gonzalez Rector de la UVM

VALERA REACCIONA 
escrito por Francisco González Cruz 
jueves, 06 de febrero de 2014
Aunque tímidamente, Valera da señales de reacción frente a tantos años de desidia y abandono. La febril actividad desplegada por las nuevas autoridades, con José Karkom al frente, sin anuncios espectaculares ni desplantes publicitarios, va tomando cuerpo en una ciudad ansiosa de cambios. Van apareciendo señales esperanzadoras en esta Valera que ya se resignaba al abandono.

Lo más visible son las reuniones preparatorias y algunas actividades iniciales para la celebración digna del cumpleaños de la ciudad que incluya a sus parroquias, pero no sólo con eventos festivos, sino con una metodología de participación que empieza a movilizar a sectores sociales, culturales, económicos y políticos.

Se nota en el Concejo Municipal una voluntad de cooperación, en el convencimiento de que la ciudad ya no aguanta más divisiones y se impone la necesidad de trabajar por la mejora colectiva que todo el mundo clama. No será fácil dotar al municipio de nuevas e innovadoras ordenanzas y disposiciones normativas que despierten las energías creadoras de los valeranos, pero a eso marchan los concejales.

El funcionariado de la Alcaldía poco a poco también se incorpora, pero hay que entender que años de mal trato no ha sido precisamente el creador de un clima propicio para la entrega apasionada al trabajo, sumado esto quizás a la actitud de algún nuevo funcionario que mantiene las viejas mañas y no comulga con el espíritu de participación del nuevo liderazgo.

La creación participativa de la agenda del aniversario de la ciudad y los eventos iniciales han reforzado estas señales. Las asambleas en la sede la Universidad Valle del Momboy promovidas por Roberth Ramírez, el despliegue en las parroquias movidas por Jenny Cestary, movilización de Acoinva el domingo en la avenida Bolívar, la limpieza de la plaza Sucre, el rescate de la Banda Bolívar, el incremento en la seguridad de la plaza Bolívar, el trabajo de apoyo a los indigentes con el padre Pedro Artigas como líder y otras acciones apuntan en la dirección correcta.

Muchos sectores quieren más y rápido, pero uno entiende que para la necesaria sostenibilidad de las acciones éstas no se pueden improvisar, ni soslayar la participación de los actores, de tal manera que en la mejora del sistema de transporte deben estar los trabajadores del volante, en la del comercio informal los buhoneros, en el aseo urbano los trabajadores municipales, la ciudadanía, las otras municipalidades y el gobierno regional. Y así sucesivamente.

Los problemas de la cuidad tienen una enorme complejidad, pero en este difícil entorno político y económico en que vivimos se torna peor y se complica, máxime cuando también se suma la crisis de ciudadanía, el descreimiento y la apatía.

Pero se notan, repito, a pesar de todo el escenario difícil, importantes señales de cambio. Y eso no lo debemos dejar pasar por alto. Es hora de la propuesta constructiva, de la crítica sana y de la participación activa, a ver si se inician los tiempos de prosperidad que los valeranos merecemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario