lunes, 7 de abril de 2014

RECTOR FRANCISCO GONZALEZ-UVM

Discurso del Rector Francisco González Cruz
LAS CLAVES DEL DESARROLLO HUMANO

Compartimos con la comunidad universitaria y público en general el último discurso de grado pronunciado por el Rector de la Universidad Valle del Momboy, Dr. Francisco González Cruz, con motivo de la XLVIII promoción:
La Universidad Valle del Momboy es una comunidad universitaria al servicio del desarrollo humano sustentable. Así sus propios integrantes definieron la Visión estratégica y a lo largo de estos años hemos puesto todo el empeño en tratar de acercarnos a ese sueño. Quisiera en esta última lección magistral y dada la situación del país referirme al concepto de desarrollo humano sustentable y a los elementos que considero claves.
En la encíclica “Populorum progressio” de Pablo VI se dice que "El desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser auténtico, el desarrollo ha de ser integral, es decir, debe promover a todos los hombres y a todo el hombre."
Un concepto espléndido en su sencillez: Primero el desarrollo se promueve, que quiere decir animar, impulsar, cooperar, entusiasmar, acompañar. Nada que ver con obligar o imponer un proceso determinado, preconcebido, diseñado, totalitario.
Segundo, el desarrollo debe promover a todos, en consecuencia debe ser incluyente y no puede excluir a nadie por su sexo, religión, color, creencia, nacionalidad u otras características de su individualidad.
Y por último a todo el hombre, o a toda la persona humana, en consecuencia no es solo la satisfacción de las necesidades fundamentales, es también la educación, la salud, la justicia, el ejercicio de sus derechos y sobre todo el derecho a ser libre y escoger sin mayores obstáculos el camino de su propia realización personal.
Las claves para que se den esos procesos de promoción del desarrollo son pocos, pero son sustantivos. La historia y diversos investigadores y organizaciones especializadas han demostrado que en aquellos lugares donde se dan esas circunstancias, la persona humana tiene oportunidades de desarrollar plenamente su personalidad y de desplegar sus capacidades en todo su potencial.
Hagamos unas breves referencias a esas cuatro claves del desarrollo humano.

1.- La primera es la libertad. Comentaba Don Quijote: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”. Miguel de Cervantes (1547-1616. Sin la libertad no hay desarrollo pues en ella encuentra el espíritu humano el ambiente para poder desplegar la creatividad, la innovación y el espíritu emprendedor. Donde existe la libertad, existe la posibilidad de desarrollo; donde no existe, solo prospera la miseria y el atraso.

2.- La democracia. “Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado. Albert Einstein (1879-1955). El sistema democrático tiene que ver con la vigencia y el respeto a una Constitución que limita los diversos poderes públicos, establece la división de poderes y su plena autonomía, el derecho a votar y ser votado libremente en las elecciones, el respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión, libertad de asociación y la plena vigencia del Estado de Derecho. Ningún país prospera en dictadura.

3.- Alto nivel de capital social. Esto tiene que ver la confianza que se tiene entre la gente y las instituciones, la creación de relaciones de ayuda mutua entre individuos y organizaciones sin aguardar una contraprestación inmediata, el grado de asociatividad de la gente, la conciencia cívica, los valores éticos y el sentido de pertenencia al lugar y a la nación. Agreguemos la espiritualidad, el sentido de transcendencia, la presencia de Dios. Roberth Putnam dice que un lugar donde no hay capital social está maldito.

4.- Educación de calidad. La promoción del desarrollo humano exige un serio y sostenido esfuerzo por la calidad de la educación. Pero no ya la tradicional, memorística, magistral y segmentada sino una centrada en el aprendizaje de competencias genéricas tales como la creatividad, la innovación, el emprendimiento, el manejo de la información, la autonomía, la criticidad, el uso adecuado de la incertidumbre y el aprendizaje permanente. También habilidades matemáticas, la comprensión lectora, entender las ciencias naturales, el manejo de la complejidad y, por supuesto, el dominio de una profesión u oficio. Toda América Latina está aplazada en la calidad de su educación. Venezuela ni siquiera ha entrado a las pruebas.

No he colocado en las claves del desarrollo a la economía, ni la dotación de recursos, ni nada que ver con lo financiero. Tampoco el tamaño del país, ni su historia, ni su raza, ni su clima, ni su localización en el planeta. Nada de eso. Solo esas cuatro claves: la libertad, la democracia, el capital social y la educación. Donde se dan esas condiciones la gente trabaja y genera su propio bienestar.
Meditemos estimados graduandos, estimados asistentes a este solemne acto académico, hacia donde van esos cuatro elementos sustantivos para el desarrollo humano en Venezuela. Hagamos un balance de cómo están esas cuatro claves en nuestra realidad nacional o local y saquemos conclusiones. Y preguntémonos si no tienen razón estos estudiantes que salen a protestar por construir un mejor país.
Permítanme por favor una breve referencia final: comenzamos este sueño hace 26 años y me ha tocado como Rector entregar un poco más de 15.000 títulos, entre profesionales y de postgrado. Entre ellos los de mis cinco hijos varones, en la primera promoción de la URU Valera se graduó Francisco Javier el hijo mayor y en esta última Indira Pinto la esposa de mi hijo Juan Andrés. Este es el último grado que presido como Rector, para dar paso a las nuevas generaciones.
De tal manera que así como ustedes tienen razones para celebrar, yo también las tengo, y a pesar de lo difícil que está la situación, lo ocupado que tenemos a Dios con tantas plegarias y la caro que está el licor, los invito que demos gracias a Dios y celebremos con un palito tantas bondades.
Y van de regalo estos versos de Mario Benedetti

QUE LE QUEDA A LOS JÓVENES
¿Qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de paciencia y asco?
¿solo grafitti? ¿rock? ¿escepticismo?
también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya
no convertirse en viejos prematuros
¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de rutina y ruina?
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas?
les queda respirar / abrir los ojos
Descubrir las raíces del horror
Inventar paz así sea a ponchazos
Entenderse con la naturaleza
y con la lluvia y los relámpagos
y con el sentimiento y con la muerte
esa loca de atar y desatar
¿qué les queda por probar a los jóvenes
en este mundo de consumo y humo?
¿vértigo? ¿asaltos? ¿discotecas?
También les queda discutir con dios
tanto si existe como si no existe
tender manos que ayudan / abrir puertas
entre el corazón propio y el ajeno /
sobre todo les queda hacer futuro
a pesar de los ruines de pasado
y los sabios granujas del presente.


Buenas tardes

Francisco González Cruz/ Tempé, 4 abril de 2014




No hay comentarios:

Publicar un comentario