lunes, 23 de junio de 2014

Articulo de la Politologa y Abog. Maria Antonieta Villegas-IFEDEC-Trujillo

SABER ELEGIR…
            María Antonieta Villegas 
En una conferencia de marketing político y electoral, dictado por la comunicadora social Teresíta Jimenez, palabras como  focus group, target, investigación de mercado, agenda ciudadana y estadísticas, hicieron ver que es un tema de gran profundidad y relevancia en el mundo. Venezuela no escapa a esta tendencia, sobre todo en los últimos años, por tratarse de un país con elevada implementación de elecciones. Desde luego que en toda campaña electoral, existe un inmenso abordaje, y esto tiene sentido, dado que el origen del marketing político y electoral se basa en la mercadotecnia comercial, ello implica la actividad publicitaria y la industria de consumo. En este sentido, el elector, el ciudadano común, se convierte en un comprador de productos y, el candidato es pues, el producto.

Desde esta perspectiva, hay que conocer los deseos del elector para poder abordar la agenda ciudadana. Qué necesita el venezolano? Acaso alguien que mida mal los tiempos pensando en una salida rápida? Queremos un líder? Qué queremos?  Que nos resuelvan qué, la inseguridad, el alto costo de la vida, acaso otro gobernante nos dará la respuesta?
En estos momentos vender la política como una salida necesaria y alternativa, no es tarea fácil.
En Venezuela existen dos cosas que hacen difícil o creíble el mercado electoral, la pérdida de credibilidad de los partidos políticos y la polarización política, donde de una forma u otra, penetran la conciencia del colectivo.

Tristemente, vivimos un capítulo donde la elección se ha convertido en un juego de poder, que realmente lo es, empero, surge una constante negativa que acompaña cada proceso electoral venezolano como lo es la presión psicológica que el medio gubernamental incrementa y que va socavado la libertad de elección, del voto del venezolano. No se debe jugar con la Psiquis de la sociedad, con chantajes, con presiones, hay que jugar limpio. En la democracia tiene que existir confianza.  La mercadotécnia electoral tiene que volver a la teoría del mercado, a la existencia de varios productos, entiéndase candidatos, con varios paquetes de beneficios y la respuesta del consumidor, es decir, del elector, quien va a elegir a quien va a satisfacer sus necesidades. Ahora bien, si bien es cierto que estamos  polarizados, también es cierto que todo es un proceso de toma de decisiones. Hay que volver a lo básico, diagnosticar la problemática social y gubernamental y elegir en base a capacidad.
Es interesante observar cómo factores externos influyen en las personas, cuando sabemos que la problemática de un sector es distinta a otro sector. Una campaña no está orientada a un solo sector, sino a varios, siendo éstos diferentes, por ello la segmentación del mercado electoral. En nuestro país, a raíz de la polarización, pareciera ser sencillo realizar una campaña, ya que o es A o es B, y si esto es así, por qué no salimos de esto? No es fácil conquistar la mente de aquellos que han sido manipulados por tanto tiempo. No obstante, nuestra sociedad es cambiante, un día amas a un candidato y al siguiente lo cuestionas.  Hay que retomar lo simple, y esto es, saber comprar, saber elegir. No basta con que los candidatos se limiten a mencionar la problemática del país, pues los problemas los conocemos. Lo que queremos es que nos digan cómo y cuándo se van a solventar. El electorado quiere soluciones, no demagogia. Cómo no caer en falsas promesas? Sencillamente, conociendo la verdad. Las peticiones del elector no se cumplirán el día de las elecciones. Las expectativas serán cumplidas en concordancia con el tiempo y el espacio.
La toma de decisiones debe asumirse con responsabilidad y criterio propio, para asumir una  verdadera posición, cumpliendo con tus objetivos, saber lo que se quiere para un mejor porvenir, para una mejor Venezuela.




No hay comentarios:

Publicar un comentario