viernes, 24 de octubre de 2014


Escritos y Opiniones
PRIMARIAS Y VICTORIA
                         Leonardo Montilla
La Oposición democrática venezolana en sus diferentes expresiones y versiones le ha tocado conducir, entre altos y bajos el esfuerzo político por evitar la consolidación de un régimen autocrático que desde hace quince años ha querido conculcar las libertades plurales y el derecho a la disidencia.
La naturaleza democrática propia de nuestra historia y del concepto venezolanista que poseemos ha ayudado a  superar  distancias entre el planteamiento de una sociedad para la vida y este inmenso fraude que significo el llamado socialismo del siglo 21.
En este sentido la crisis política, ética y económica que padece la república en la actualidad y cuyos responsables están debidamente ubicados en el entorno de quienes tienen el  poder, encuentra a los venezolanos dándose la mano para conseguir con marcada dificultad los productos de uso y consumo básicos para la subsistencia. Para un militante o un afecto al proceso es igual de sufrido conseguir dichos productos o escapar de la inseguridad, que un militante opositor, la misma falta de agua o de luz ha deteriorado el nivel de vida de unos y otros sin importar que carnet tengas o que color prefieras.
Es así como la tarea, por parte de los ciudadanos y su organización plural, de ir recobrando los espacios que la democracia y la constitución nos dan es una imperiosa necesidad, hoy acompañada por el gran rechazo popular al régimen y a su pretensión de seguir polarizando el ambiente diario en aras al beneficio de quienes gobiernan solo para  grupos y elites  superado con creces los estilos de la llamada 4ta republica.
La fuerzas democráticas, dentro y fuera de la MUD, están obligadas a presentar un planteamiento que abarque todo el conglomerado que se opone al régimen militar cívico, un planteamiento que recoja el esfuerzo y el trabajo de concientización que se viene dando en diferentes aspectos y escenarios, con la participación de las organizaciones con fines políticos, organizaciones sociales y liderazgos sostenidos. La unidad es la unión de todos los que de buena voluntad buscamos superar esta dañina espiral en que ha caído la república.
Ni la MUD ni ningún partido político puede erigirse como dueños del trabajo por reivindicar la democracia y las libertades públicas en función de superar este mal momento que padecemos, la necesidad de cambio es un sentimiento popular y por lo tanto hay que darle ese contenido. La MUD  de la mano de Chuo Torrealba pudiera colocarse en esa perspectiva, nuevamente debe insistir en la estrategia para todos y todas, que reúna en su seno las distintas vertientes de pensamiento y acción. Igualmente partidos que desde la disidencia opinan y actúan deben entender que el mejor aporte para lograr la despolarización y la unión perfecta es contribuyendo y abriendo surcos para el encuentro, el MAS en este sentido creo que se equivoca.
El compromiso electoral inmediato es recuperar para el pueblo la asamblea nacional. Los candidatos de las fuerzas democráticas deben ser escogidos por primarias, la consulta eleva la participación y consolida la victoria, otra cosa es maniobra y derrota. Las primarias colocan los liderazgos en posición legitima, con comunicación directa con la gente, quien pretenda imponerse por la fuerza de la maniobra será otro error de esos que llaman histórico. Las Primarias reivindican la condición popular y democrática de la oposición venezolana. En Trujillo no hay otra fórmula de unidad y unión.
@LeoMontilla


No hay comentarios:

Publicar un comentario