sábado, 7 de febrero de 2015

Discurso de Orden, Concejo Municipal de Carvajal, 6 de Febrero 2015


El Tormentoso MAS de mi Venezuela
                                            Leonardo Montilla
Ciudadano: Abogado Marcos Montilla, Alcalde del Municipio
Ciudadano: Concejal Oswal Peña Presidente y demás miembros de la Cámara municipal de San Rafael de Carvajal
Ciudadanos representantes de las organizaciones con fines políticos del municipio y del Estado que se encuentran presentes
Ciudadanos Prof. Tomas Terán y Thaide de Terán
Amigos y compañeros, empleados y trabajadores de la Alcaldía y del Concejo Municipal de San Rafael de Carvajal.
Damas y Caballeros.
La primera frase que debemos expresar al acompañar el agradecimiento a todos quienes hicieron posible nuestra modesta presencia en este acto de hoy, es a nuestro Dios bendito por regalarnos una vez más una gran satisfacción en el glorioso milagro que es la vida; Ha el gracias; a ustedes amigos de Carvajal Dios se los pague…

El Inicio
Comenzamos un breve repaso por significativos episodios de la historia y el presente donde una fuerza política como el MAS ha tenido sentido para para los Venezolanos; hablar del MAS, amigos, es hablar de la historia política venezolana de los últimos tiempos, es hablar de la democracia, es hablar de la pluralidad y el debate franco y abierto.
El Movimiento al Socialismo (MAS) es un partido político venezolano de formación  socialista democrática. Esta organización nace como producto de las profundas críticas contra el modelo socialista soviético que para la época existían.
 Los fundadores de esta organización conformaron tiempo atrás, un sector importante de la Dirección Nacional del Partido Comunista de Venezuela (PCV), Pompeyo Márquez, Teodoro Petkoff, Eloy Torres, Freddy Muñoz, y Argelia Laya, D Paola, militantes y pensadores que combinaban a plenitud la creatividad y el intelecto con el activismo organizativo. . El 19 de enero de 1971 se realiza la primera Convención Nacional del MAS en  Caracas, constituyéndose formalmente. Estos dirigentes  partidistas escribieron una historia contra las distintas formas autocráticas y ortodoxas de concebir la búsqueda del bienestar colectivo, marcando  diferencias con cualquier visión totalitaria del  marxismo o cualquier otra interpretación borbónica de la vida ideológica del momento.
Se desarrollaba desde la Izquierda Venezolana un debate dirigido y que tuvo eco en la izquierda mundial; los libros de Teodoro Petkoff: “Proceso a La Izquierda” y “Checoeslovaquia el Socialismo como problema”, el primero cuestionador y reflexivo sobre el proceso de lucha armada en Venezuela y su fracaso en los años 60, el segundo una crítica demoledora sobre la invasión rusa a Checoeslovaquia, donde los estudiantes alzados contra el régimen comunista ponían en vilo esa forma de gobierno en ese país y que se conoció como la Primavera de Praga, se convirtieron  en la fundamentación teórica  del alzamiento de los revolucionarios del mundo contra la visión estalinista, que negó por años el pensar y el soñar, personificada, en el extinto partido comunista soviético.  Los socialistas de todas partes comenzaron a entender que la justicia social va íntimamente ligada a la democracia y al respeto por la vida. Comenzó a escucharse hablar sobre el término democracia socialista y posteriormente por la fuerza de la irreverencia en democracia social, justicia y equidad.
Cito un párrafo de Petkoff en dicho texto, para que veamos lo trascendental de aquellas ideas que irrumpieron en el plano del pensamiento contra formas totalitarias de existir, Dice Teodoro en esa época...” ¿Porque fue escrito este libro? Desde Enero hasta agosto de 1968, habíamos vivido en vilo, deslumbrados por la Primavera Checoeslovaca, pero también angustiados por la creciente posibilidad  de que la URSS invadiera a su pequeño vecino. Cuando eso ocurrió, finalmente, fue como si se hubiese puesto en marcha un ciclotrón. Todas las ideas se aceleraron. El debate que apenas se esbozaba en el PCV, todavía clandestino, acerca de los hechos de la década de los sesenta sufrió una brutal sacudida. Habíamos comenzado  preguntándonos por lo ocurrido en la lucha armada y por las causas de la derrota; y de pronto, varios de nosotros, cuando supimos del dramático final del “nuevo curso” Dubcekiano, comenzamos a intuir que la derrota del PCV no se debía solo a errores políticos y/o militares, sino que ella estaba predeterminada por la propia naturaleza del proyecto político que el partido Comunista encarnaba. Un proyecto que la nación no podía hacer suyo, que no estaba dispuesta a aceptar” (fin de la cita)
Las distintas corrientes del pensamiento progresista encontraron en el MAS un espacio para su desarrollo y avance; el planteamiento de una democracia social, con justicia, equidad, respeto a la institucionalidad, economía solidaria, innovó el planteamiento político venezolano, manteniéndose hoy en día totalmente vigente.
 El MAS nace de las ideas, nace del debate, de la propuesta; tal como lo plasma la anterior afirmación de Petkoff; la nación Venezolana a través de su historia no ha aceptado ni aceptara jamás un régimen de pensamiento ni partido único, sin libertades ni respeto a la diversidad. El MAS nació en Democracia, para revitalizar la democracia y para engrandecer la pluralidad del país.
MAS PARTICIPACION.
Hablar de un partido Político, es revisar aportes y protagonismos; las organizaciones políticas son el soporte de la vida republicana tal como la conocemos, en diversidad de opciones y opiniones. Uno de los aportes que el MAS brindo a lo largo de su historia es el apoyo y el esfuerzo por conquistar la descentralización como figura político institucional del sistema venezolano, ya con características constitucionales. La lucha por conseguir el proceso de reformas que dieron como resultado  la aprobación de la ley de descentralización y trasferencia de  competencias del sector público, así como la creación de la figura del alcalde y la ley de elección directa de gobernadores tuvieron en el MAS un apoyo absoluto, en función de modernizar la democracia venezolana.
Este acontecimiento histórico enrumbo a mayor participación, el sistema político dio oportunidad a que el país encontrara distintas vías de expresarse; surgieron los gobiernos locales; que a su vez construyeron liderazgos sostenidos de mayor conexión con la gente, con sus localidades, con los problemas inmediatos de las comunidades. La sociedad venezolana comenzó de esa manera a ampliar los rasgos de la participación; organizaciones sociales, grupos de vecinos, movimientos populares. Por primera vez en las elecciones regionales de Diciembre de 1989, se eligen gobernadores de Estado de manera directa, el MAS y Causa R derrotan a los partidos  tradicionales en las importantes regiones de Aragua y Bolívar y se inicia un amplio desarrollo de liderazgos emergentes desde las regiones con enorme incidencia en el poder legislativo nacional y con presión política permanente ante el centralismo nacional.
Como se ve aun a pesar de ese dantesco enemigo del desarrollo que es el centralismo; los venezolanos preferimos la descentralización como mecanismo de relación entre el ciudadano y el Estado. Nuestros Alcaldes y Gobernadores los elegimos nosotros. El MAS ha sido pionero en este logro al cual nunca debemos renunciar.
Distintos hechos continuaron marcando la pauta en los acontecimientos de los últimos tiempos; el derrumbe del bipartidismo, el triunfo de Hugo Chávez, la clarinada, cuando nadie lo creía, de que íbamos por caminos equivocados tuvieron en la audacia de la política del MAS un portavoz permanente. Hoy nos encontramos ante una de esas situaciones que los izquierdistas llaman históricas; una crisis en todos los ámbitos de la republica que obliga a la creatividad política; esa misma creatividad que el maestro Simón Rodríguez expreso cuando escribió “o Inventamos o erramos”.
La actual visión social: El drama de la Polarización que nos divide. La Sociedad venezolana se encuentra colocada en una espirar de decadencia colectiva. La confrontación y esa especie de diáspora social que se promociono a través del discurso y la simbología oficialista desde hace 15 años hasta la fecha, ha invertido los procesos de desarrollo civilizatorio que un país como el nuestro, con gran cantidad de fortalezas naturales y humanas siempre ha tenido a lo largo de la historia.
El acto político como manifestación del quehacer humano es concebido por la jerarquía oficialista vigente, eso que el pueblo llama la cúpula militar cívico, como un acto de hemonia, de usurpación y división. La permanencia en el poder de quienes nos gobiernan fue fundamentalmente entendida desde los parámetros de la exclusión y la confrontación absoluta en todos los ámbitos de la vida pública nacional; generando un total  estado de polarización política, donde la probabilidad de encuentros estratégicos para el bienestar ciudadano  y la superación de disimiles angustias que padecemos en Venezuela es casi imposible de imaginar.
Son muchas las aproximaciones que desde las distintas perspectivas existentes en el pensamiento nacional intentan comprender, explicar, evitar o justificar las acciones, grados, espacios en que se expresa la presencia efectiva que caracteriza el actual proceso de polarización, que a la par de convocar la adhesión, la confianza, la identificación con tal o cual grupo, llama a despreciar, desconfiar  y odiar al grupo contrario considerado enemigo.
Desde la instalación en el poder en 1998 de Hugo Chávez, la cultura de la polarización política se hizo un extremo; todos los escenarios de disputa democrática fueron considerados como una manifestación en la lucha por la hegemonía de todos los estratos de la nación. Es ahí donde se produce la perdida de sentido común por disposiciones rígidas e intolerantes que sustituye el dialogo, el debate de posiciones diversas por la cohesión vertical que no acepta sino lo propio. Son esos los hechos que tienen nuestra Democracia en caminos empedrados.
En los actuales momentos el gobierno de Nicolás Maduro fiel expresión de esa manera equivocada de ver la vida pública, busca mantener la polarización, la confrontación como único instrumento de controlar sus adherentes o los pocos afectos que le quedan. Equivocadamente sectores democráticos hacen de puente y caen igualmente en esa  trampa polarizante que solo trae dividendos a quien la provoca, en este caso al gobierno Central.
El país nacional al decir de los entendidos y de acuerdo a distintos estudios de opinión está cansado y obstinado de la confrontación, de la polarización; personeros como el actual presidente de la AN, así como dirigentes opositores de posturas radicales están entre los más rechazados por la opinión pública nacional; los ciudadanos víctimas de la mayor crisis ético, política y económica que recuerde la republica cada vez nos encontramos más, sin importar nuestras posturas, en la lucha diaria por la sobrevivencia; ahí en esa angustia diaria, la despolarización está derrotando los extremismos. Una sociedad sufrida, angustiada busca el encuentro como refugio.
 Son los tiempos de un país en dificultades; el actual régimen es un gobierno fracasado, heredero de una intención totalitaria, donde los valores trasgreden la naturaleza democrática venezolana, ayer celebro esa elite militar cívico un acto de violencia contra la constitución,  incongruentemente la “democracia “celebra un golpe de Estado; estos hechos, esta realidad que golpea la vida y la tranquilidad nacional son razones fundamentales para continuar buscando senderos para que el país consolide una nueva mayoría que coloque las instituciones al servicio de la democracia y el bienestar popular. El rescate de la Asamblea Nacional en las próximas elecciones parlamentarias es imperativo para unos y otros; no se trata de la dicotomía gobierno-oposición, es el país, el futuro, la vida sana,  la que está en juego. Lo que está ocurriendo no es casual, es producto de una visión errada sobre la vida en sociedad, sobre la gestión pública y sobre el papel del Estado; el extremismo debe ser derrotado.
Hoy día han quedado atrás los viejos esquemas politológicos de los partidos de masas y los partidos de cuadros. Las nuevas tendencias de la comunicación globalizada; las comunicaciones digitalizadas e interactivas que sustituyeron en el desarrollo humano el receptor pasivo; la inmediatez de la comunicación y la información a través de las redes sociales y el activismo 2.0 han creado modernos esquemas del concepto militante. Los partidos políticos venezolanos deben adecuarse al mundo y a la época que geo históricamente nos toca vivir; ser instrumento de la nueva ciudadanía.
El MAS propone el encuentro de  los venezolanos, sin importar donde están ubicados, construir una nueva mayoría que rescate las instituciones y que salve la patria de la hegemonía totalitaria y corrupta que pretende perpetrarse en el poder.
ERNESTO.
Finalizo esta intervención rindiendo homenaje y reconocimiento a Ernesto Aldana. Líder de nuestro movimiento, amigo solidario, leal y siempre consecuente con su verdad. El gran Pablo Neruda dijo un día...
”Algunas amistades son eternas/
Tu amistad eterna te lleva de la mano
Y te dice que todo va a salir bien.
Si tú encuentras tal amistad
Te sientes feliz y lleno de gozo
Porque no tienes nada de qué preocuparte.
Tienes una amistad para toda la vida,
Ya que una amistad eterna no tiene fin.”
Así era Ernesto con los amigos, un amigo para siempre. Un día en el 2013, en esos avatares de la política trujillana, donde los extremos se encuentran, llegamos a este noble municipio; la idea y la disposición: Acompañar el liderazgo sostenido y popular de Marcos Montilla ante equivocadas decisiones de aquel momento. La Historia y los hechos  le dieron  la razón. Aquí esta esta gestión que es ejemplo para el Estado. Un abrazo hasta el cielo Ernesto…
Muchas Gracias..!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada