jueves, 23 de julio de 2015

Conrado Perez Linarez

   Escritos y Opiniones
 Un liderazgo trujillano

Por: Leonardo Montilla
La Política es el arte de lo posible, esta premisa nos indica que para que nuestras comunidades asuman e interioricen la  probabilidad de luchar por un sistema político justo, de equidad, democracia y justicia social deben  también plantearse la conquista de un modelo de desarrollo sustentable que coloque el ser humano como eje central. Es decir el concretarse una propuesta que deje atrás el discurso del odio, la demagogia  y el revanchismo, es una prioridad puntual.
De igual manera el comportamiento populista que en los tiempos modernos ha utilizado el discurso de la reivindicación  social y la equidad para atropellar y ahogar las conquistas democráticas de los venezolanos en general y de los trujillanos en particular hay que desaparecerlo como forma de gestión pública. Su accionar, bien sea con el superado calificativo de izquierda o derecha sólo ha servido para mentir y engañar a quienes buscan mejores destinos en la calidad de vida. La actual situación de crisis económica, de inseguridad personal e incapacidad del alto gobierno lo demuestra.
En la propuesta del Celadic, un modelo alternativo de desarrollo humano integral, se expresa...”Construir una comunidad implica, en el marco de su dimensión política, poner en el centro a las personas en cuanto a sujetos históricos con derechos, deberes y necesidades concretas; personas, pueblos y naciones diversas pero que tienen nombres propios y comparten un alma y un destino común.” Ese es el sistema político donde la complejidad de sus componentes encuentra común denominador en el ser humano, en la persona, siempre en Democracia y con justicia social. Un sistema político de ciudadanos, donde los liderazgos emerjan de la propia cotidianidad  local y de las verdades populares, un sistema donde las instituciones funcionen y cumplan con el mandato constitucional
En este momento, difícil por lo demás, que sufrimos los venezolanos, donde las elecciones parlamentarias abren un abanico de oportunidades, la región tiene urgencia de un liderazgo que desde el poder legislativo nacional vele por los intereses de nuestra casa común que es el Estado Trujillo. Nos debatimos entre la creciente inseguridad, la escasez, la falta de oportunidades, los malos servicios públicos, el daño presupuestario a nuestras alcaldías, siendo las comunidades las más afectadas, la violencia, en pocas palabras, una calamitosa situación que no encuentra en el liderazgo oficialista respuesta alguna. Los parlamentarios electos en tiempos anteriores, año 2010 no tienen ni la vergüenza de dar la cara ante este drama que tenemos, sólo se preocupan por sus intereses particulares. Los Trujillanos nos preguntamos, imagino que los que votaron por ellos más, que es de la vida de Manuel Briceño y Cristian Zerpa, o para que ha servido al Estado las gestiones de Javier Morales o Huber Roa?, la conclusión debe ser la misma, para nada.
Trujillo no se rinde y ve emerger un nuevo liderazgo que crece desde las propias entrañas populares, del contacto y la vivencia diaria con las necesidades de la gente; un nuevo movimiento social que tiene en Conrado Pérez Linares su rostro de futuro.  La candidatura de Conrado Pérez Linares nos da oportunidad de renovar ese liderazgo que no estuvo a la altura del compromiso. Es importante rescatar la AN y colocarla al servicio del país. Este error histórico que ha significado el Madurismo para la patria será superado con votos y con líderes como Conrado Pérez Linares quien representa una manera distinta de entender la gestión pública, el desarrollo y la comunicación con su gente. 
 http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/columnas&id=762#titulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada