domingo, 23 de agosto de 2015

gobierno nacional utiliza la violencia y la incontinencia verbal para crear un clima de constante tensión social

Escritos y opiniones

SI HAY ESPERANZA

                                      Leonardo Montilla
La escases como  resultado de  las erráticas políticas económicas que tuvieron en la expropiación del aparato productivo nacional su punto de arranque, así como el control de cambio, la improvisación y clientelismo con el cual el gobierno nacional ha manejado la industria petrolera, la falta de reglas claras en materia de inversión, la ampliación  de las mafias controladoras de la vertiente comercial e industrial dependiente del Estado, la inseguridad  ciudadana y  el endeudamiento indiscriminado que ante los tentáculos chinos se adquiere inmoralmente, están haciendo  insostenible la patética situación de inflación galopante y de desasosiego ciudadano que vive la república.
Aunado a este cuadro de implosión  económica, se une la confrontación política y la incapacidad  del gobierno nacional, que buscan  y utiliza la violencia y la incontinencia verbal para crear un clima de constante tensión social, donde es imposible encontrar puntos de encuentro de las distintas visiones del país para acuerdos de interés nacional que coloquen la república por encima de los interés que hoy mancillan la patria.
El proyecto político que un día encarno Hugo Chávez y que para su continuidad coloco a los señores Maduro y Cabello, ha fracasado estrepitosamente; el país se debate en uno de los momentos más difíciles de su historia republicana; la intención de trasnochados teóricos de ver el desarrollo económico con la ideología del botiquín, nos ha llevado a la ruina económica, expresada en la drástica situación que la calle nos indica diariamente. Los Venezolanos ahora nos levantamos con la consigna “¿Que irán a vender hoy?”; la posibilidad de producir, crear, avanzar y crecer fue sustituida en el actual régimen militar cívico, por la necesidad de sobrevir.
La esperanza no se pierde; esta realidad es reversible, es importante que las instituciones funcionen. La necesidad de equilibrar los poderes es de capital importancia para la tranquilidad del país y sus ciudadanos; un poder legislativo consustanciado con la visión democrática que establece la división de  poderes, tal como lo reza la constitución, un poder legislativo que discuta, investigue y proponga soluciones a los grandes males que padecemos los venezolanos es urgente, una Asamblea Nacional que devuelva las competencias constitucionales a su ejercicio de gestión que abra los caminos para que esta crisis terminal busque su rumbo y desaparezca.
Ahora si hay esperanza; Vamos a votar, todos los sondeos de opinión publica realizados en la actualidad, indican que los venezolanos vamos a participar masivamente en las elecciones que nos darán nuevos representantes en el poder legislativo equilibrado que el país amerita. Votemos por Conrado Pérez Linares, votemos por la Venezuela Unida.
@LeoMontilla



No hay comentarios:

Publicar un comentario