jueves, 30 de abril de 2015

Pilar Romero ¡Que suerte tuvimos de nacer!

 Escritos y Opinion 
Pilar Romero, ¡qué suerte tuvimos de nacer!
                                                                         Leonardo Montilla

El gran Alberto Cortez, cantautor de poesía, soledades y alegrías, le regaló un día al mundo un poema del cual reflejo algunos textos propios para la ocasión: “¡Qué suerte he tenido de nacer!, para estrechar la mano de un amigo y poder asistir como testigo al milagro de cada amanecer. ¡Qué suerte he tenido de nacer!, para tener la opción de la balanza, sopesar la derrota y la esperanza con la gloria y el miedo de caer. ¡Qué suerte he tenido de nacer!, para cantarle a la gente y a la rosa y al perro y al amor y a cualquier cosa que pueda el sentimiento recoger. ¡Qué suerte he tenido de nacer!, para tener acceso a la fortuna de ser río en lugar de ser laguna, de ser lluvia en lugar de ver llover……”
Escuchando y leyendo a Cortez en  un día como hoy, donde la presencia mítica de un gran afecto como Pilar Romero se hace presente a pesar de las rudezas del tiempo, nos trasladamos al encanto de esa suerte que es estar vivo y haber estrechado la mano y el cariño de una mujer  cuya vida fue siempre el realce de la cultura y la grandeza de construir un país con mejor porvenir en lo espiritual y lo intelectual.
Conocida artista de la televisión, del teatro comprometido, militante de la música y la buena  poesía, con una carrera en las tablas teatreras con reconocimiento internacional, Pilar Romero es hoy una manifestación clara de eso que Aquiles Nazoa llamaba, “los poderes creadores del pueblo: profesora universitaria, activista del Teodorismo (el MAS de Teodoro) y siempre con el tema de la justicia social y la excelencia cultural como emblema existencial.
 Pilar Romero, profesora de castellano y Literatura graduada en el Pedagógico de Caracas –la llamaban “La Guerrera de la Escena” –,  hizo películas, como El Rebaño de los Ángeles, de Román Chalbaud,  e innumerables montajes del Grupo de Teatro Rajatabla. Indudablemente muchos la recuerdan como la escritora de telenovelas inolvidables como Elizabeth, Maite, Inmensamente Tuya y Mi Prima Ciela. Una venezolana incansable, comprometida con la promoción cultural de su país, que impulsó proyectos como el sistema de Teatros Nacionales Juveniles de Venezuela (Tnjv), Niños Actores de Venezuela (Nave), y el Institutito Universitario de Teatro (Iudet), conocido hoy en día como Unearte para otros.
Un día llegó a Valera con su espíritu emprendedor y con la añoranza de su ciudad que la vio partir al éxito nacional. Aquí la conocimos, en el MAS tormentoso de siempre, con nuestra admiración por su trayectoria y por su risa siempre estruendosa. Con Pilar, una amistad con franqueza de encuentros y desencuentros, pero de respeto por el cariño anidado y la inagotable fuerza de una personalidad siempre al servicio del colectivo, como llamamos ahora al asunto social. Fundó con un grupo de activistas culturales –donde rápidamente se convirtió en su líder– el TNJ Núcleo Valera. Recordamos a Ana Graciela Pinto, Yurimia Moya, Chepí Grasso, “el Abuelo”, Oleida Rondón y el apoyo siempre consecuente de Miguel Gutiérrez; más que compañeros de lucha, hermanos de sueños y esperanza. Hoy esa esperanza del teatro trujillano que es el TNJ cumple 25 años. Hoy, Pilar, que como dice Cortez tuvo la suerte  de nacer para tener acceso a la fortuna de ser río en lugar de ser laguna, de ser lluvia en lugar de ver llover, recibe el reconocimiento de su obra bendita, del municipio, quien la declara hija ilustre de la ciudad, y de sus amigos, que tuvimos la suerte de nacer para estrechar su mano y su cariño.


- See more at: http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/columnas&id=599#titulo

domingo, 26 de abril de 2015

TIC,s para la Participacion.

Escritos y Opinión
TIC,s para la Participación
                                               Leonardo Montilla
La comunicación globalizada ha ocupado la atención de millones de ciudadanos en el mundo que día a día se incorporan a su utilización en busca de información y comunicación permanente,
Las redes sociales y las comunidades virtuales avanzan en estos momentos como parte de la interacción diaria donde la información fluye con la rapidez inmediata de los tiempos modernos. Se puede decir que  es una innovadora  forma de pensar, de actuar, donde la inteligencia colectiva mantiene un protagonismo fundamental. No se trata solo de disfrutar los logros tecnológicos de la llamada aldea global, se trata de entender y asumir  una nueva manera del cómo va organizándose la sociedad para buscar una  manera diferente de interrelacionarse entre sí. La participación ciudadana, su legítima e innovadora capacidad de incidencia pública tienen en este tiempo el camino de las redes y el internet para su consolidación. Intentando superar la amplia brecha digital que desde las visiones autocráticas se intenta profundizar.
En la Venezuela polarizada y a pesar de la crisis que sufre la infoestructura y el recelo de una infocultura poco masificada, este acontecimiento de la tecnología comunicacional e informativa, posee un continuo andar, desarrollándose y abordando espacios comunes.
 En el caso de la comunicación política, son muchos los actores y organizaciones con fines políticos que desarrollan estrategias para construir sus diseños de campaña desde la utilización de la comunicación digital como elemento determinante en sus planes de información corporativa y de medios.
 Las organizaciones civiles, comprendidas como elementos protagónicos no gubernamentales, hacen el esfuerzo, superando, como decíamos,  las limitaciones que la llamada brecha digital impone, para encontrar en los avances tecnológicos una nueva manera de interrelacionarse con los  ciudadanos y su respectiva incidencia con el Estado.
Ese desarrollo en redes como Facebook, Twitter, Gmail,  y la inmediatez protagónica a través de la web, ha permitido la utilización de ese espacio, profundamente democrático y plural, para convertir a sus interesados en activistas de comunidades, que buscan participar desde su opinión y desde la generación de información compartida, amén de lo que desde el avance civilizatorio  representa para cualquier sociedad. El termino apropiación de las TICs,   está orientada a estudiar los modos de apropiación social de las tecnologías de la información y la comunicación, realizados por los diferentes grupos sociales de la realidad venezolana y regional, con miras a ofrecer alternativas a problemas concretos del desarrollo sustentable en nuestro entorno.

Venezuela va a un nuevo proceso electoral de carácter nacional en los próximos meses, la comunicación digital y de redes se impone una vez más como enlace entre el ciudadano y la dinámica social y política, la censura como una manifestación  del miedo y la exclusión tienen una piedra de traca en estos instrumentos de organización social y comunicacional;  los tiempos de Dios son perfectos.  

jueves, 16 de abril de 2015

Articulo de Leonardo Montilla 16 de Abril 2015

Escritos y Opiniones
TU VOTO CUENTA
                                          Leonardo Montilla
 Los derechos políticos son el conjunto de condiciones que posibilitan al ciudadano participar en la vida política, constituyendo la relación entre el ciudadano y el Estado, entre gobernantes y gobernados. El voto como instrumento de participación y toma de decisiones es el mecanismo idóneo donde las grandes angustias sociales han encontrado un camino en paz  para su solución. El voto revitaliza, fortalece y consolida las  visiones plurales de cambio cuando las hegemonías totalitarias intentan suprimirlos en cualquier sociedad. Es la expresión más cónsona con la naturaleza democrática del venezolano,  nacida al calor de todo el proceso político que la republica ha transitado desde los orígenes de su existencia.
 Los Derechos Políticos, son el conjunto de derechos que tienen los ciudadanos para manifestar su opinión con respecto a aspectos de orden político, como las elecciones, que es una de las formas de participación de la Sociedad; en el caso que nos ocupa de una Venezuela polarizada y confrontada, las elecciones son el mejor mecanismo para dirimir la controversia existente y el voto el instrumento de cambio que los ciudadanos podemos utilizar para contrarrestar la decadente espiral que nos consume a todos por igual.
El actual régimen centralista, militar cívico, ha intentado por todos los medios a su alcance, disminuir el entusiasmo popular para participar en las próximas elecciones parlamentarias, la razón de esto es la realidad agobiante para sus jerarcas, que indica de acuerdo a todos los sondeos y estudios de opinión publica existentes, que el gobierno de Nicolás Maduro saldrá derrotado en dicho evento. La actual situación de destrucción masiva del país por parte de su gobierno, los ha colocado de espaldas al sentimiento popular, que hoy busca una alternativa de unión, respeto y encuentro.
Las fuerzas políticas populares, estén donde estén ubicadas, así como los demás componentes de la sociedad democrática venezolana,  hacen esfuerzos por romper la división. El encuentro entre  todos ciudadanos y su participación cada vez más activa en los procesos de cambio es un importante elemento que tiene y debe entender el voto como mecanismo democrático y constitucional para darle a Venezuela la posibilidad de salir en paz de esta dantesca crisis política, económica, social y moral que no es otra cosa que el resultado de dieciséis años de equivocaciones, agresiones y errores en la pretensión de imponer un régimen de exclusión, sin libertad ni respeto por la vida.
La demora en colocarle fecha definitivamente a este proceso electoral para renovar el poder legislativo nacional, la conducta represiva, agresiva, violadora de la constitución del actual presidente de la AN, la pretensión comunicacional para hacer ver al tristemente célebre Nicolás Maduro como líder absoluto del país, los allanamientos a la inmunidad parlamentaria de algunos voceros democráticos, el circo mediático de una supuesta  validación de firmas recogidas por el gobierno de boca de la sra Tibisay Lucena, son solo algunas estrategias desmovilizadoras del plan oficialista que busca minimizar la participación y el voto popular que será el contundente castigo del pueblo al estruendoso fracaso del  llamado madurismo. Rescatemos amigos míos el voto, tu voto cuenta, es la mejor metodología para derrotar los culpables de la debacle y quiebra del país.
@LeoMontilla
http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/columnas&id=572#titulo








viernes, 10 de abril de 2015

Leonardo Montilla

Escritos y opiniones.
La cultura polarizadora
                                Leonardo Montilla

La Sociedad venezolana se encuentra colocada en una espirar de decadencia colectiva. La confrontación y esa especie de diáspora social que se promociono a través del discurso y la simbología oficialista desde hace 15 años hasta la fecha, ha invertido los procesos de desarrollo civilizatorio que un país como el nuestro merecía. La cultura del odio y la revancha se convirtió en un valor que deteriora la existencia y las relaciones humanas, es la cultura de la polarización.
El acto político como manifestación del hecho social es concebido por la llamada elite oficialista, como un proceso de hemonia, usurpación y división. La permanencia en el poder de quienes nos gobiernan fue fundamentalmente entendida desde las intenciones  de exclusión y la confrontación absoluta en todos los ámbitos de la vida pública nacional; generando un estado de polarización, donde la búsqueda de encuentros estratégicos para el bienestar ciudadano  y la superación de disimiles angustias que padecemos en Venezuela es casi imposible de imaginar.
Desde la instalación en el poder en 1998 de Hugo Chávez, la cultura de la polarización política se hizo un extremo; todos los escenarios de disputa democrática fueron considerados como una manifestación en la lucha por la hegemonía de todos los estratos de la nación. Es ahí donde se produce la perdida de sentido común por disposiciones rígidas e intolerantes que sustituye el dialogo, el debate de posiciones diversas por la cohesión vertical que no acepta sino lo propio.
El gobierno de Maduro y los grupos de presión que giran alrededor de este, intentan mantener el estado de confrontación  que les ha dado beneficios sobre todo en el ámbito financiero, siempre existe un hecho que articula un plan comunicacional para apartar a los venezolanos de la atención en los grandes dramas sociales que estos años de gobierno militarista han aumentado para sufrimiento del colectivo nacional. Es así como vemos  inversión de recursos en campañas que exaltan un falso patriotismo antiimperialista; igualmente y violentando la norma constitucional, el uso de los poderes del Estado en consonancia con actuaciones proselitistas y partidistas que solo buscan aferrarse al poder a costa del sacrificio de la patria. Para este gobierno la polarización y los extremos son su principal soporte.
En los sectores democráticos también existen los polarizantes, los extremistas; recientemente vimos algunos “demócratas” atacando, en total coincidencia con sectores del madurismo, al Alcalde de Valera José Karkom, por una coincidencia oficial e institucional con el Gobernador del Estado, en aras de búscale respuesta a muchos problemas del municipio; eso es precisamente el extremismo, el radicalismo que en nada ayuda a los procesos de cambio y que son producto de la confrontación vista desde la óptica de las hegemonías. Si algo le hemos cuestionado al régimen es la exclusión y la soberbia, no se puede repetir esa historia.
Insistimos en el encuentro y en la reconciliación del país; la derrota de los radicalismos es fundamental; ganar para la democracia y pluralizar la vida interna de la Asamblea Nacional en las próximas elecciones es fundamental para la superar la decadencia roja y militarista.
@LeoMontilla