viernes, 18 de marzo de 2016

Con Marcos Montilla


Trujillo reclama cambio

Por: Leonardo Montilla
La Política es ciencia y arte de lo posible, “es la búsqueda de los modos de hacer posible aquello que es necesario”; esta premisa, casi doctrinal, nos señala  la vital necesidad de que  las comunidades asuman e interioricen  búsqueda  de  un sistema político justo, de equidad, democracia y justicia social. Para tal hecho  está planteada  la conquista de un modelo de desarrollo sustentable que coloque al ser humano como eje central. Es decir el  concretarse una propuesta que deje atrás el discurso del odio, demagogia, el revanchismo y el cálculo electoral  centralista es una prioridad puntual.
De igual manera el comportamiento populista que en los tiempos de la llamada revolución fracasada ha utilizado el discurso de la reivindicación social y la equidad para atropellar y ahogar las conquistas democráticas de los venezolanos en general y de los trujillanos en particular hay que desaparecerlo como forma de gestión pública. Su accionar, bien sea con el superado calificativo de izquierda o derecha solo ha servido para mentir y engañar a quienes buscan mejores destinos en la calidad de vida. La actual situación de crisis económica, de inseguridad personal e incapacidad del alto gobierno militar cívico lo demuestra. Ameritamos liderazgos transformadores.
En la propuesta del Celadic, Un modelo Alternativo de Desarrollo Humano Integral, se expresa...”Construir una comunidad implica, en el marco de su dimensión política, poner en el centro a las personas en cuanto a sujetos históricos con derechos, deberes y necesidades concretas; personas, pueblos y naciones diversas pero que tienen nombres propios y comparten un alma y un destino común.”
Ese es el sistema político donde la complejidad de sus componentes encuentra común denominador en el ser humano, en la persona, siempre en Democracia y con justicia social. Un sistema político de ciudadanos, donde los liderazgos emerjan de la propia cotidianidad  local y de las verdades populares, un sistema donde las instituciones funcionen y cumplan con el mandato constitucional.
Un liderazgo que reúna en su propuesta capacidad, gestión, experiencia y compromiso social es en este momento de cambios profundos una opción válida para empoderar la participación social que requiere Venezuela y en especia Trujillo, donde se amerita la urgencia de desprenderse de quienes con el mayor desprecio posible por la Trujillanidad y sus valores han usurpado el poder para convertirlo en un instrumento de sus intereses subalternos e individuales.
 El fracaso de los gobiernos regionales del Psuv es una muestra del  error histórico que representa el modelo del socialismo chavista, la crisis de hambre y la respuestas que dan, ejemplo la llamada lotería del hambre, es  la mayor muestra de incapacidad, soberbia y violación de derechos fundamentales que la región haya conocido en los últimos tiempos, Rangel Silva y su equipo de Gobierno han hecho de Trujillo un llanto permanente de angustia, sufrimiento y pérdida de la calidad de vida.
Trujillo reclama cambio, a lo largo de la región un liderazgo transformador trabaja a plenitud para desarrollar y concretar ese deseo de una mejor  región, Marcos Montilla es y representa ese cambio anhelado por todos, su accionar innovador lo califica para ello, en el pueblo lo conocemos y lo apoyamos. Trabajando por el cambio nacional, apuntalando los mecanismos constitucionales para salir de la tragedia nacional que significa la presidencia de Maduro, organizando al pueblo, Marcos Montilla es la opción regional para ganar la gobernación del Estado y colocarla al servicio de los verdaderos intereses del colectivo Trujillano.
@LeoMontilla
- See more at: http://diariodelosandes.com/index.php?r=site/columnas&id=1233#sthash.juufNe2n.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada