lunes, 12 de septiembre de 2016

Escribe


Escribe que algo queda

Por: Leonardo Montilla
A propósito del artículo de la semana pasada, que agradezco muchos comentarios positivos, igualmente también, como es debido y malo sería que no ocurriera, a los que no les pareció o no estuvieron de acuerdo, hoy hago una referencia por la dedicación a escribir y debatir ideas. Entre los que no les gustó mucho esta un buen amigo compañero de trabajo, del cual recibí algunos improperios propios del comportamiento violento que expresa la frustración de tener que defender esta tragedia de gobierno; un amigo de esos poquitos que todavía se rompen las venas por lo que pretenciosamente llaman “revolución socialista”,  sin terminar de entender que lo único que están en la actualidad defendiendo son los privilegios de una élite militar cívico que sobre la base del padecimiento popular, del hambre y la miseria que han producido en la patria de Bolívar disfrutan del beneficioso socialismo bolivariano.
Recordemos a Kotepa Delgado, periodista y militante comunista de toda su vida, hombre honorable, honesto y vertical, siempre decía que el cambio social va unido a la escritura, la escritura fue el quiebre que en el proceso de la civilización humana significó el paso de la prehistoria a la historia. El que no escribe es porque no lee, es como el que no ve, ciego y mudo ante lo que pretende cambiar. Kotepa hombre honorable de pensamiento y conducta consecuente entre el decir y el hacer, fue siempre un exponente de las ideas de la militancia comunista, cuando los comunistas eran serios, escribió una columna por más de 40 años en el Nacional llamada “Escribe que algo queda” donde siempre manifestó lo que creía era su verdad en democracia y con tolerancia. Los militantes de la izquierda fracasada de hoy desprecian el pensamiento y la escritura porque no tienen argumentos ni ideas y mucho menos propuestas. Una tragedia para ese sector político que cada vez se reduce más.
Les dejo un texto corto escrito hace unos meses y que manifiesta parte de las razones por las cuales seguimos conjuntamente con el resto del país, trabajando por el referéndum revocatorio como derecho constitucional para revocar al peor presidente que ha tenido la historia de Venezuela.
"La Patria que dejó el difunto, es la del rostro triste, la del niño con miedo, la del joven sin futuro, la patria que dejó el difunto se hunde en el llanto de la madre y el dolor del padre cuando la injusta muerte nos lleva los hijos, la patria que dejó el difunto es donde no hay oportunidades, ni solidaridad, es aquella que ve como el futuro se consume en una ideología de vergüenza y del pasado. La patria que dejó el difunto, es la que excluye, la que abusa, la que no respeta la constitución, las leyes, esta patria que dejó el difunto es donde las buenas causas se nos vuelven oscuras, lejanas e imposible, es la patria del derroche para los privilegiados, para los que hablan de igualdad y aumentan los desiguales, es la patria que no grita porque esta muda de asombro y rencor, esa patria que un día se levantará y borrará los rastros de esta espiral de espinas que nos dejó el difunto”. #ChavezCulpable.
@LeoMontilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada