jueves, 10 de noviembre de 2016

Escritos y Opiniones

Escritos y opiniónes

 GOBERNABILIDAD  DEMOCRACIA y CONSTITUCION
                                                                          Leonardo Montilla

 "legitimidad, eficacia, estabilidad, paz, Justicia, tolerancia y Constitución”
 De acuerdo con una definición mínima de democracia como forma de gobierno, tal como la ha caracterizado el Prof. Norberto Bobbio en sus estudios sobre Democraty; podemos afirmar…“Democracia es un sistema que hace referencia a un conjunto de reglas fundamentales que establecen quiénes están autorizados a tomar decisiones, bajo qué procedimientos y en qué condiciones. De acuerdo con esto, una forma de gobierno será considerada democrática sólo si se cumple con parámetros donde los elementos  involucrados en los procesos de toma de decisiones son la mayoría de la población  con sus manifestaciones, deberes y derechos”. (Bobbio, pág. 47)
 “El procedimiento de toma de decisiones se rige por el principio de mayoría; y están garantizadas un conjunto de libertades básicas (de opinión, de información, de asociación, de reunión) que permiten a los sujetos involucrados presentar o elegir opciones políticas definidas sin que pesen sobre ellos mecanismos de coacción”. (Ídem, pág. 49)
Si la democracia es como dicen los investigadores una forma de gobierno, la gobernabilidad, como venimos señalando, es más bien un estado, una propiedad o una cualidad que nos indica el grado de gobierno  o incidencia que se ejerce en una sociedad; ese grado de gobierno está representado por un nivel de equilibrio dinámico entre demandas sociales y capacidad de respuesta gubernamental.  En este sentido el actual gobierno venezolano representa la antítesis de este principio que coloca la legitimidad como una manifestación de la eficiencia y la eficacia; la crisis abismal que padece el país es demostrativa de ello, sumando ahora la situación de inconstitucionalidad que se ha planteado en el Estado Venezolano, pasando por encima del principio doctrinal de separación de los poderes.
Si algo es importante para desarrollar un verdadero sistema democrático, donde el modelo de desarrollo constituya las formas de encuentro social para el bienestar colectivo, es la legitimidad de origen político del planteamiento, su ejercicio gubernamental y de su conexión con los grandes actores de la participación. El régimen militar cívico vigente en su afán de convertirse en una absoluta hegemonía se aleja permanentemente de este criterio y su comportamiento antidemocrático y extremista es cada vez más evidente. El Estado de Derecho jamás había estado en la Venezuela contemporánea tan deteriorado como en estos momentos históricos.
El reto de conectar democracia, gobernabilidad y calidad de vida, es hacer que las instituciones que brinda la constitución funcionen, es rescatar la independencia de los poderes, es hacer que la  gobernabilidad sea expresión de la legitimidad de un sistema que dé respuesta a la innovación en las nuevas tendencias ciudadanas, de la independencia de sus movimientos sociales, del amplio bagaje del conocimiento humano, de la libertad, los Derechos Humanos, la tolerancia, la libertad de opinión y la justicia social, es decir es rescatar la constitución nacional.
En estos tiempos donde nos ha llevado el proceso político venezolano, su historia y su democracia, la mejor y única manera de recomponer una patria justa con  gobernabilidad y bienestar  es sobre la legitimidad de una gestión pública que abra causes al Desarrollo Humano, donde se comprenda  y asuma el marco de complejidades de los procesos emancipadores, siempre en Democracia ciudadana, con equidad, respeto y en paz, el voto como instrumento de cambio es fundamental; la salida es pacífica, electoral y constitucional.
@LeoMontilla


No hay comentarios:

Publicar un comentario