jueves, 24 de noviembre de 2016

Escritos y Opiniones

Escritos y Opiniones

La Pobreza como violación a los Derechos

Humanos

                                                                                  Leonardo Montilla
La situación que se nos presenta a los venezolanos dado la dantesca situación económica es de constante empobrecimiento. Decir que el causante de este hecho social que amenaza la tranquilidad de los venezolanos es ya casi un lugar común, todo el país de extremo a extremo entiendo, asume y siente que la equivocada política económica impuesta por Nicolás Maduro es un total fracaso, continuidad de la ruina como sociedad a la que nos condujo la intención totalitaria de Hugo Chávez y su decadente socialismo del siglo 21.
Los derechos  son  expresados  por determinadas situaciones favorables para el ser humano como tal, que se suponen derivadas de su intrínseca dignidad, necesarias para el desarrollo pleno de su personalidad, por lo tanto, se reclaman como derechos fundamentales frente a todos los demás hombres, y, de modo especial, frente al Estado y el poder” (Jacques, Maritain)
De igual manera La noción de derechos humanos constituye el reconocimiento de que el ser humano, simplemente por serlo, tiene un derecho inherente e inalienable. “Se trata de un derecho moral que se deriva del hecho de que el hombre es un ser humano, y que a su vez garantiza la dignidad de cada individuo” (Juan José Mosca y Luis Pérez Aguirre)
Es decir los derechos Humanos tienen en la dignidad del ser su fuente fundamental y natural desde el mismo momento de su concepción; el bienestar del elemento poblacional que debe asegurar el fin supremo del Estado que no es otra cosa que el bien común, ha desaparecido en la Venezuela de hoy día gracias al avance diario de la pobreza como proceso. El Estado Venezolano en manos de la elite militar cívico no ha hecho otra cosa en su intento de perpetrarse en el poder que empobrecer la familia nacional; colocando en grado superlativo los grandes males que padecemos, desde la  escases, la inseguridad hasta la frustración de no ver posibilidades de desarrollo individual y colectivo.
La violación a la dignidad es la negación a los Derechos humanos, a los derechos fundamentales y a las garantías constitucionales que nos dicta la constitución. En un trabajo de Isabel López publicado en Julio de este año en la REVISTA DE PENSAMENT I ANÀLISI, NÚM. 19. 2016. La investigadora establece los parámetros de como la más evidente violación a los derechos inherentes a la humanidad son violados en países que como Venezuela han desatado la cruenta pobreza en todos sus niveles.
Escribe la investigadora entre otras cosas “La pobreza extrema es manifiesta si atendemos al número de muertes que provoca cada día la miseria y carencia total de bienes básicos. Aquellos que se encuentran en el umbral de la pobreza o por debajo de éste, difícilmente pueden sobrevivir y menos realizar un proyecto de vida. Esta forma de pobreza que genera sufrimiento y muerte puede ser concebida, por ejemplo a juicio de Thomas Pogge, como una violación de los derechos humanos de las gentes que la padecen. Pues se les está negando el acceso a los derechos humanos –más básicos– que todo hombre y mujer deberían tener asegurados por el mero hecho de ser personas. Desde el enfoque de la capacidad de” Amartya Sen” este tipo de pobreza supone además un fracaso en las capacidades de las personas, una falta de libertad real que implica la imposibilidad de que el afectado pueda incluso emprender cursos de acción que palien esa privación. Se trata de una falta de reconocimiento a la dignidad de estas personas, una falta de respeto injusta que merece ser corregida”.
Para resolver el problema económico al igual que  el problema constitucional y la búsqueda del respeto a los derechos humanos, el cual  implica el respeto a la dignidad, debemos resolver el problema político. La salida pacífica, electoral y constitucional del actual régimen es urgente. Construyamos la organización, la calle es derrotar los culpables en todos los escenarios. En Trujillo estamos trabajando para ponerlo en buenas manos y contribuir a la derrota de la autocracia militar.
@LeoMontilla


No hay comentarios:

Publicar un comentario