jueves, 3 de noviembre de 2016

Tiempos de Grandeza..


Tiempos de grandeza

Por: Leonardo Montilla
El país observa a plenitud, los acontecimientos que políticamente buscan resolver la espantosa crisis humanitaria que padecemos por culpa de un modelo fracasado de gestión denominado socialismo del siglo 21, cuyo mayor logro es haber sumergido la república en la decadencia absoluta.
La política es la ciencia y el arte de lo posible, “es la búsqueda de los modos de hacer posible aquello que es necesario”; en este sentido, el diálogo como un  instrumento más en la lucha democrática y pacifista contra un régimen que engendra violencia y odio es importante y necesario. Todos los grandes cambios en función de resolución de conflictos han tenido en los encuentros de los contrarios un punto de avance para evitar conflagraciones, que al final a quien más daño hace es a los pueblos que desean paz, tranquilidad y bienestar.
La patria en términos generales, está conciente de la urgencia de salir del actual gobierno, la incapacidad manifiesta para abordar la crisis humanitaria es la causa fundamental del rechazo popular. Su accionar como siempre lo han hecho desde la violencia, el abuso, la amenaza y la violación a la Constitución.
Este cuadro amerita la grandeza con la que viene actuando la unidad democrática, el liderazgo nacional se coloca al lado de todas las posibilidades existentes para darle sustancia a la política que ha resultado exitosa en el despertar de la conciencia de las grandes mayorías nacionales y de la comunidad internacional, la salida pacífica, electoral y constitucional.
Las fuerzas políticas populares, estén donde estén ubicadas, así como los demás componentes de la sociedad democrática venezolana, hacen esfuerzos por romper la visión violenta que maneja el Gobierno. El encuentro entre todos los ciudadanos y su participación cada vez más activa en los procesos de cambio, es un importante elemento que tiene esta política pacifista y civilista, con el voto como instrumento democrático y constitucional para darle a Venezuela la posibilidad de salir en paz de esta dantesca crisis política, económica, social y moral, que es el resultado de dieciocho años de equivocaciones, agresiones y errores en la pretensión de imponer un régimen de exclusión, sin libertad, ni respeto por la vida.
La victoria democrática del 6 de diciembre pasado, es un hecho de capital importancia que muestra el escenario donde el Gobierno es derrotable, el escenario electoral, plural y participativo. El Gobierno minoritario de la élite militar-cívico busca expresamente bajar la moral de la gente a través de la confrontación del micrófono y el constante atropello al Estado de Derecho, Maduro no conoce otra cosa que la amenaza y la descalificación. Por tal motivo, cuando desde los ámbitos de la democracia se dinamita la posibilidad de acuerdos se cae en la estrategia oficialista, desmotivar y desmovilizar, cuando se actúa desde la vanguardia excluyendo y contraviniendo el principio de unidad superior se cae en el juego del Gobierno. El escenario del diálogo es contrario a los intereses de la cúpula militar-cívico, por eso buscan tirotearla y boicotearla con lo único que les queda, la amenaza y el miedo.
La vida es nuestro derecho fundamental inherente a la naturaleza propia del ser, la vida de la patria vale todo esfuerzo en paz y para rescatar la democracia. Desde aquí mi voto de confianza al liderazgo nacional demócrata, son tiempos de grandeza, ojalá en la MUD-Regional así lo entiendan.
@LeoMontilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada