jueves, 15 de diciembre de 2016

Escritos y Opiniones


Superemos el cuartel de la izquierda fracasada

Por: Leonardo Montilla
El Estado está integrado por reglas que constituyen sus componentes y los mecanismos de convivencia en el marco de una determinada complejidad social y humana; es la nación jurídica y políticamente organizada, es decir, el Estado es una estructura política que detenta la soberanía  en función de la convivencia, el orden, las instituciones, el territorio, la población y el reconocimiento internacional.
El elemento institucional forma parte del concepto históricamente vigente de Estado; al igual que sus demás componentes este es fundamental para la vida ciudadana, la paz y el desarrollo en cualquier escenario territorial que lo queramos colocar.
En Venezuela los poderes públicos están divididos constitucionalmente en cinco poderes exprésame puntuales y definidos de acuerdo a la concepción de sociedad democrática contenida en la norma y regida por las leyes.  Una de sus principales razones de existencia es la división de poderes, filosofía civilizada de Estado y derecho, la cual ha sido vulnerada y atropellada por la visión hegemónica totalitaria de la izquierda fracasada que han pretendido imponerle al país desde la élite militar cívico que en mala hora gobierna al país.
La teoría de la División de los Poderes se encuentra sustentada en uno de los mejores aportes que ha hecho la Ciencia Política a la humanidad. Este aporte mundial es aquel realizado  por Montesquieu, quien señaló que sólo el poder puede frenar al poder.
Se refería Montesquieu, (Charles Louis de Secondat, Señor de la Bréde y Barón de Montesquieu filósofo e historiador francés 1689 a 1775, creador y defensor de la separación de los poderes en legislativo, ejecutivo y judicial en su obra "El espíritu de las leyes"), que la garantía de la libertad del ciudadano se encuentra edificada sobre la base de que exista un sistema equilibrado de pesos y contrapesos que evite los totalitarismos, absolutismos, dictaduras y hegemonías por parte de quienes tienen el control del Poder Ejecutivo, para evitar la distorsión que con lleva a las hegemonías y sus males.
La patria vive su peor crisis en todos los ámbitos, incluyendo el constitucional. La deformación dependiente del poder judicial, electoral y moral del ejecutivo es la muestra del abominable concepto monárquico que sobre poder y Estado tiene la élite militar cívico encabezada por el peor presidente que haya tenido la patria.
Es importante superar el comportamiento cuartelario, fascista y antidemocrático con el que el régimen,  primero de Hugo Chávez continuado por Maduro y con Diosdado Cabello como ejecutor han pretendidohundir y destruir la democracia como sistema de vida que escogimos hace muchos años. Ayer era indignante todo tipo de información que corría por las redes de información y comunicación sobre altos niveles de depósitos que enchufados hacían en las entidades bancarias por encima del pueblo que angustiado hacía colas para tal fin. La cultura civilista venezolana debe encontrar caminos.
Imperativo es colocar el esfuerzo en que la ciudadanía haga cumplir los acuerdos de la mesa de diálogo, el cronograma electoral, la liberación de los presos políticos, la reinstitucionalización del país, el canal humanitario, sólo serán posible si los venezolanos los asumimos y los defendemos. Maduro culpable, la Asamblea Nacional le expresó al mundo su criterio de la responsabilidad presidencial en torno a la grave crisis humanitaria que padecemos. Exijamos elecciones regionales y continuemos derrotando la autocracia. Superemos el cuartel de la izquierda fracasada.
@LeoMontilla
- See more at: http://www.diariodelosandes.com/index.php?r=site/columnas&id=1738#titulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada