lunes, 25 de enero de 2016

Articulo de Alonso Moleiro

El chavismo: una corriente que decidió fracasar; por Alonso Moleiro

Por Alonso Moleiro | 25 de enero, 2016
El chavismo una corriente que decidió fracasar; por Alonso Moleiro 640
Fotografía de Ariana Cubillos. AP
El punto más dramático de la crisis en la cual Nicolás Maduro ha metido a Venezuela consiste en detectar cómo, llegadas las cosas a tal nivel de gravedad, no se atisba en el equipo de gobierno el menor interés en revisar o rectificar. La discontinuidad entre lo que pasa, y lo que el gobierno cree que pasa.
La economía venezolana cae en picada, los fondos nacionales se evaporan, el valor de los salarios se desintegra y Miraflores sigue metido en el cuarto de espejos del amor a la ideología. En ese orden de cosas, es nombrado su nuevo ministro, el inescrutable Luis Salas. Observa Maduro en esta materia unos niveles de ignorancia e irresponsabilidad casi criminales.
A cualquiera que lo quiera ver podría quedarle claro: el chavismo tuvo un amplio marco de opciones, propuestas de desarrollo de carácter flexible, dentro del ámbito conceptual de la izquierda, programas algo menos ortodoxos para desarrollar a la nación, que es finalmente lo que a todos importa.
Entre el Plan de la Patria y un Memorándum de Entendimiento con el Fondo Monetario Internacional existe todo un arco de opciones que pudieron y debieron ser tomadas en cuenta por la monocorde y opaca ortodoxia psuvista. Hace unos cuatro años pudieron haberse tomado medidas cambiarias racionales, ajustes fiscales responsables. Pudo el chavismo haber abierto sus compuertas, permitir a los capitales formarse y desarrollarse en el país. A pesar de la hostilidad de Chávez, había gente interesada en invertir en el país. Perder los complejos con el mundo bursátil;  aprobar incentivos fiscales, animarse de verdad a competir en el turismo. Adelantar un programa mixto parecido al que han concretado los chinos, los vietnamitas, e incluso en América Latina, ecuatorianos y bolivianos.
Hay economistas y pensadores que, simpatizando con los lineamientos generales del chavismo, se han animado a proponer nuevos caminos, con flexibilidad, con mayor audacia, preocupados, seguramente, al constatar cómo la hiperreglamentación y la inconcebible política cambiaria actual han convertido el aparato productivo en una galleta de soda. Más dependiente que nunca antes de la tiranía de los precios petroleros.
Pudieron haber sido ministros, por ejemplo, Víctor Álvarez, Rodrigo Cabezas o Felipe Pérez Martí. El finado Domingo Maza Zabala pudo haber sido escuchado con más atención. Pudo haberse adoptado, finalmente, un pensamiento económico y no un catecismo eclesiástico. El chavismo escogió lo mismo que hace rato resolvieron los cubanos: equivocarse a perpetuidad. Perecer, con complejo de mártir, ahogado en el universo de las consignas sin contenido. Estatizar, controlar, regular, expropiar, invadir. Organizar congresos y seminarios, renunciar a comprender la economía, perderse en las frivolidades.
Convertir al mundo del dinero en una zona de castigo. Tener en el cargo a ministros mudos, incompetentes, corrompidos e irresponsables. Colocar a los actores económicos bajo el estado general de sospecha: culpables, salvo que demuestren lo  contrario. Organizar una orgía de francachelas y negocios cambiarios triangulares. Arruinar a Venezuela y luego plantearse la emergencia económica.
La Federación Farmacéutica Venezolana está convocando ayuda internacional para suplir la gravísima ausencia de medicinas vigente en el país.  El gobierno de Maduro sigue orgulloso: están matando a la gente, de hambre o de mengua, pero todavía no se ha acordado nada con el Fondo Monetario Internacional. El honor nacional ha quedado intacto.

jueves, 21 de enero de 2016

Ciencia Politica y Politologos Trujillanos

Ciencia Política, politólogos y organización

Por: Leonardo Montilla
Elementos importantes traen consigo los tiempos de cambio que comienza el país, la recomposición de sus instituciones, la vigencia de la constitución y la alta conciencia que desde la participación plural existe en la ciudadanía.
Desde hace algunos años he insistido y actuado, en conjunción con otros buenos amigos y colegas en la urgente necesidad de darle a la  profesión de los estudiosos de la gerencia en Ciencia Política un gremio que conduzca a dignificar la carrera y colocarla como corresponde en los mejores escenarios del acontecer profesional y reivindicativo que ameritan los actuales momentos.
Con el concurso de un esfuerzo nacional se creó hace varios años la Federación Venezolana de Politólogos, algunos tuvimos la oportunidad de estar en su constitución y posterior directiva, iniciando aquel peregrinar por lograr su conformación regional. Por supuesto y como todo lo que ha ocurrido en el país con los espacios de acción de la sociedad civil, la visión autocrática y hegemónica del poder militar cívico  puso sus tentáculos en esta iniciativa disminuyendo y casi acabando con ella.
 En alguna gaveta de los inútiles y burócratas diputados del pasado oscurantista de la antigua AN quedó la solicitud del papel de trabajo del anteproyecto de Ley del ejercicio profesional de la politología en Venezuela, hoy con un nuevo y plural poder legislativo, con total legitimidad de origen, conectados con la gente y con los deseos de cambio, se abre no sólo la perspectiva para retomar las luchas gremiales de los politólogos, también de todos y cada uno de los sectores técnicos y profesionales del país que han sufrido los embates de un gobierno irracional que desprecia la profesionalización, la participación plural e independiente, la academia y la universidad libre y democrática.
Los gremios son considerados como un precedente de los colegios profesionales, las asociaciones patronales y los sindicatos modernos, pues agrupan a personas de la misma profesión. Por esa razón modernamente se denomina gremio al "conjunto de personas que tienen un mismo ejercicio, profesión o estado social". En el estado Trujillo el esfuerzo que  hemos hecho algunos colegas comienza a materializarse luego de muchos años en este, como ya dijimos “peregrinar” “Caminante no hay camino se hace camino al andar”.
 Ciencia Política y Politología son diferentes conceptos de una Ciencia Social que estudia la teoría y práctica de la política, los sistemas y comportamientos políticos en la sociedad. Su objetivo es establecer, a partir de la observación de hechos de la realidad política, principios generales acerca de su funcionamiento. Es además el establecimiento del conocimiento en parámetros de información, comunicación e innovación en la manera de abordar  las relaciones humanas desde la complejidad. El profesional de la Ciencia Política es un activista de futuro.
La organización se consolida en la región con un empuje de figuras relevantes. Los politólogos trujillanos jugamos un papel protagónico en distintas áreas del quehacer regional tanto en lo público como en lo privado. La Universidad Valle del Momboy  alma mater de la mayoría, tiene egresados en ejercicio profesional, que son el producto de su acontecer académico. Estos egresados somos el origen de la Universidad, sus hijos y retoños que con mucho orgullo llevamos nuestro título y nuestra condición uvemista; los tiempos modernos llaman a adecuarse, la Escuela de Ciencias Políticas tuvo en algún momento un papel de máxima importancia en los desarrollos de Valera y el resto del Estado en materia de ideas, aportes y eventos, esa importancia debe volver, debe adecuarse, debe presentarse como opción, la Escuela debe volver a vivir con más innovación y más fortaleza.
Una nueva junta directiva nos representará en estos momentos de cambio, colegas de alta capacidad profesional y humana. Con ellos continuaremos avanzando.
@LeoMontilla
- See more at: http://www.diariodelosandes.com/index.php?r=site/columnas&id=1112#titulo

domingo, 17 de enero de 2016

Cambio, AN

El futuro es el cambio, con la nueva AN

Por: Leonardo Montilla
Si algo ha demostrado la actual situación institucional es el carácter antidemocrático de la cúpula cívico militar que gobierna Venezuela. En un acto de incontables consecuencias para la democracia, la estabilidad política y económica del país, un sector extremista del psuv se niega a reconocer la derrota que el pueblo, cansado de tantas falsas promesas e invocaciones telúricas, les dio el pasado 6 de Diciembre, cuando colocando la alternativa democrática como opción real de poder y generando una nueva mayoría en todos los ámbitos de la conciencia ciudadana, brindo con su participación un nuevo escenario al poder legislativo nacional.
El sector extremista, más militar que cívico, pretende utilizar la naturaleza hegemónica del cual habían hecho gala para irrespetar y saltarse a la torera la constitución y las leyes de la república, elementos normativos que rigen la convivencia nacional.
Utilizando al TSJ y su sala electoral compuesta por activistas militantes del partido de Gobierno, dos trujillanos son la muestra de ello, para estructurar sentencias que dejarían sorprendido a cualquier estudiante de 1er. año de Derecho en materia Constitucional, este gobierno, autocrático y decadente pretende ignorar los parámetros y las competencias que cada rama del poder público tiene de acuerdo al orden constitucional, es decir desde la perspectiva política una especie de golpe de estado institucional, aprovechando la presencia circunstancial de magistrados spress que ilegalmente fueron electos por la anterior composición de la cámara legislativa.
El país y el mundo ve esta actuación, la templanza, la naturaleza democrática de los Venezolanos y de los parlamentarios electos, con precisión y valentía ha evitado y evitara que esto siga a avanzando. La presencia del Dip. Ramos Allup como Presidente de la nueva AN es la mejor decisión que los tiempos reclamaban, confianza y seguridad en nuestro parlamento es el aporte de los ciudadanos, apoyo a las propuestas emblemáticas, a la Ley de Amnistía, a la agenda Parlamentaria en materia de soluciones a la crisis económica  y a la búsqueda constitucional, electoral y pacífica para salir de este gobierno que tiene 16 años hundiendo la patria en su peor momento republicano, político y social.
Los tiempos por venir son los tiempos del cambio, nadie ha dicho que serán fáciles, pero serán, la historia así como los procesos sociales son indetenibles. El modelo político-económico denominado socialismo del siglo XXI, representado por el actual gobierno es un total fracaso, no hay reglón de la vida pública que desmienta, con resultados esta afirmación, su gestión es más pobreza, nulos niveles de vida para el venezolano de a pie, exclusión, corrupción, elites perniciosas vinculadas a extraños quehaceres, crisis de inseguridad, desabastecimiento y falta de oportunidades, ese legado es un total fracaso y por lo tanto el futuro es el cambio.
@leomontilla
- See more at: http://www.diariodelosandes.com/index.php?r=site/columnas&id=1095#titulo

viernes, 8 de enero de 2016

Petkoff


Teodoro Petkoff, desde lo humano a lo posible

Por: Leonardo Montilla
Hoy a propósito del cumpleaños número  84 del amigo y compañero Teodoro Petkoff el pasado 3 de enero, quiero compartir con mis amigos, como homenaje a un extraordinario ser humano, ejemplo de vida dedicada al bien común, al intelecto y a sembrar afectos a los largo de la existencia, algunas notas referenciales que hemos publicado sobre su vida y obra. Un hombre como Teodoro siempre será siempre una reserva moral en cualquier sociedad, sobre todo en la nuestra, la cual es víctima de una visión totalitaria y hegemónica que ya empieza el declive total. Tiempos de cambio recorren la patria, las instituciones como la nueva Asamblea Nacional van en búsqueda de la soluciones que los venezolanos nos planteamos el pasado 6 de Diciembre. El ejemplo de Teodoro es alimento para todo lo bueno que viene.
Teodoro Petkoff y su combate por la vida.
El mundialmente reconocido diario le Monde publicaba una entrevista a Petkoff que entre referencias históricas y por supuesto actuales; decía Le Monde...” Teodoro Petkoff, de 82 años, es una figura de la izquierda venezolana. Durante la década de 1960 participó en la guerrilla bajo las órdenes de Douglas Bravo y fue encarcelado en tres oportunidades. Al contrario de otros, hace su propia crítica sobre la lucha armada: “políticamente, fue un error demasiado grave como para reivindicarla en nombre de quien sea. Un error gravísimo que costó vidas, años de prisión y que perjudicó enormemente a la izquierda”.
 Luego de haber militado en el Partido Comunista de Venezuela (PCV) durante veintidós años, funda en 1971 el Movimiento al Socialismo (MAS), un partido socialdemócrata apoyado por el escritor Gabriel García Márquez. Petkoff se postula en dos oportunidades para la presidencia de la República sin obtener éxito, pero es elegido diputado en repetidas ocasiones.
 Durante la presidencia de Rafael Caldera, socialcristiano disidente, Petkoff es nombrado ministro de Planificación en 1996. Dos años más tarde se deslinda del MAS tras el apoyo del partido a la candidatura del Teniente Coronel golpista Hugo Chávez. Se dedica desde entonces al periodismo y termina por fundar su propio diario, en el 2000, para defender los valores de la socialdemocracia.
 Teodoro Petkoff, en su obra publicada por la editorial Alfadil en 2005 “Las dos izquierdas”, es uno de los primeros en hacer la distinción entre las dos izquierdas latinoamericanas; la izquierda popular y la izquierda republicana: “una izquierda arcaica, conservadora, falsamente radical, autoritaria y mesiánica” representada por Chávez y sus aliados “bolivarianos”; opuesta a una “izquierda moderna” capaz de combinar “el reformismo avanzado, la sensibilidad social, el desarrollo económico equitativo..” (Le Monde, Junio 2014)
Teodoro es una referencia moral, ética y política de la Venezuela contemporánea; su accionar desde el activismo jamás descuido la creación de un pensamiento político que da luces en la defensa de la democracia como sistema de respeto y justicia social. Petkoff ha librado y nos ha enseñado lo que es el combate por la vida como decía Alí Primera.
Siempre de frente, es igualmente un activo militante contra las pretensiones autocráticas del actual régimen y de cualquier extremista moderno que no coloque el respeto a la diversidad como punto de arranque de cualquier proceso de cambio sustantivo que nos lleve a preservar las conquistas democráticas y a buscar la justicia social.
A Teodoro lo conocimos en el viejo MAS, en la lucha diaria juvenil, en una reunión en la casa de Miguel Gutiérrez, donde conversábamos sobre la militancia, recuerdo una frase a una pregunta... “Se trata de actuar, de ser gente, de caminar siempre con las expectativas reales, pero se trata  también de pensar, de crear, de escribir, quien no piensa no milita ni actúa”. Hoy la cúpula militar cívico que ha intentado doblegarlo se sigue estrellando contra esa enorme figura de principios y valores que es Teodoro Petkoff.
@LeoMontilla
- See more at: http://www.diariodelosandes.com/index.php?r=site%2Fcolumnas&id=1075#titulo