jueves, 26 de enero de 2017

MPV

MPV, la fuerza de Trujillo

Por: Leonardo Montilla
El Movimiento Progresista de Venezuela en el estado Trujillo viene realizando una serie de actividades en función de darle mayor concreción y organización a su estructura política. Diferentes dirigentes sociales de los distintos municipios se incorporan permanentemente al encontrar en el planteamiento progresista un espacio para canalizar todo el activismo reivindicativo y político que busca fortalecer la nueva mayoría en la región. Esa mayoría que rechaza el actual régimen militar cívico, que quiere cambio y una buena gerencia en las instituciones del Estado.
Ante la dantesca situación económica que padecemos los venezolanos por culpa de las erráticas políticas económicas del gobierno de Nicolás Maduro, se impone la organización y la participación para derrotar constitucional y pacíficamente a los causantes de tanto mal. Un partido como el MPV sustentado en el criterio descentralizador y federativo, ofrece a la región trujillana una visión compartida para construir un camino que de espacios para la lucha social y la búsqueda de un verdadero desarrollo armónico para todos.
Las organizaciones con fines políticos en Venezuela de carácter plural y democrático, vienen experimentando una revisión de lo que significa su relación con la comunidad y sus intereses inmediatos, tanto desde la perspectiva de reivindicación social como de su permanente estrategia para convertirse en instrumento de cambio y opción real de poder; sobre todo en los actuales momentos donde la historia y el bienestar del pueblo venezolano están en un punto de definiciones.
Los procesos sociales y políticos son cambiantes, son además una manifestación del devenir histórico sobre el cual se ha construido la conciencia colectiva. El sistema de partidos en el país sufrió a finales de los 90, una recomposición de su vigencia, sobre la base de su casi extinción ante liderazgos mesiánicos y los discursos de la llamada anti política, elemento de soporte de más de una aventura perniciosa en el contexto latinoamericano, y que tuvo a Hugo Chávez como una trágica experiencia.
Esa crisis de legitimidad vivida por el sistema de partidos ha venido superando escollos y aunque todavía no expresan la totalidad de su objetivo inmediato como organizaciones civiles que establecen una relación política entre el ciudadano y el Estado, sus dirigentes y activistas trabajan por recuperar la credibilidad que un día el clientelismo y los errores de conexión con la gente los hicieron casi desaparecer.
En la región, junto al liderazgo de Marcos Montilla, el Movimiento Progresista sustenta su accionar en el total respaldo a la unidad superior de los venezolanos, a la defensa de los derechos humanos, el rescate de la Constitución, el fortalecimiento de los liderazgos locales y la salida pacífica, electoral y constitucional del gobierno de la élite militar cívico por ser los únicos responsables del caos nacional, así mismo manifestamos nuestra vocación democrática exigiendo el cumplimiento del cronograma electoral para elegir los nuevos gobernadores y diputados de los consejos legislativos regionales.
El Movimiento Progresista de Venezuela, organización política de carácter humanista con amplia visión del hecho democrático, se presenta a Trujillo como un conjunto de ideas que plantean una democracia progresista, participativa y protagónica, de justicia y de derecho; con un equipo dirigente de primera línea y con la voluntad de cambio demostrada en todas y cada una de sus actuaciones a lo largo del activismo y de sus posturas. Para nosotros el progresismo es la trujillanidad, es la posibilidad que pronto nuestra región estará en buenas manos. La fuerza de Trujillo.
@LeoMontilla



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada