lunes, 27 de agosto de 2012

Recuperar la soberanía


                              Recuperar la soberanía

                                                                                Gonzalo González




El autobús del Progreso avanza con éxito hacia la meta impulsado por los vientos de cambio que recorren al país y que se están materializando en el creciente apoyo hacia la candidatura de Henrique Capriles, como bien lo expresó Ricardo (Rico) Ríos: “cosas buenas están pasando”. Y no podía ser de otra manera por cuanto el desastre en todos los ordenes que ha significado el régimen de Hugo Chávez demanda imperiosamente su sustitución.

 Hugo Chávez en su nunca disimulada intención de instaurar un régimen dictatorial como el de la Cuba castro-comunista y usando como coartadas el combate a la injusticia social, la inclusión y la supuesta recuperación de la independencia nacional, ha puesto en marcha con bastante de acierto un proceso de conculcación de la voluntad popular y de la condición soberana de la República.

La confiscación de la soberanía popular se materializo con el desconocimiento por parte del régimen de los resultados del Referéndum Constitucional realizado en el año 2007 en el cual el cuerpo electoral se pronuncio mayoritariamente en contra del Proyecto de Reforma propuesto por el gobierno chavista, cuyas principales propuestas eran: la reelección indefinida del Presidente, la instauración de la Comuna como célula básica del ordenamiento político territorial del Estado, la creación de la Milicia como componente de la Fuerza Armada Nacional y otras que estaban en abierta contradicción con el precepto constitucional de que el Estado Venezolano es uno Democrático y Social de Derecho. Esas reformas negadas iban en la dirección de allanar el camino hacia la instauración de una Dictadura.

En cuanto a la independencia y soberanía del Estado venezolano la confiscación se ha producido en primer término por la vía de alentar y permitir la ingerencia y participación del Estado castro-comunista en las decisiones referentes a sectores claves para la seguridad nacional y en el alineamiento de la política y la acción internacional del Estado venezolano con los intereses del Estado cubano y no con los reales de Venezuela. En segundo término el gobierno venezolano ha ido hipotecando económicamente al país al suscribir acuerdos leoninos con China, principalmente, pero también con otras naciones como perfectamente puede ocurrir como consecuencia de nuestra inconsulta adscripción a Mercosur si no se negocia con arreglo nuestros intereses la participación de Venezuela en ese Bloque. La progresiva estatización y destrucción del aparato productivo nos ha convertido en mas dependientes de la renta petrolera y en un importador de casi todo cuanto consumimos.

El gobierno de Henrique Capriles y de la Unidad Democrática restituirá la soberanía popular al cumplir los mandatos de la Constitución y la soberanía nacional al revisar y revocar todos aquellos acuerdos perjudiciales para el país.
                               

                                                         Caracas, 19 de agosto de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario