jueves, 26 de febrero de 2015

Articulo de Leonardo Montilla


Escritos y Opiniones
EL VOTO ES EL ENCUENTRO Y EL CAMINO
                                                   Leonardo Montilla

Nuevamente la tristeza que produce una acción criminal de impacto nacional se adueña Del acontecer diario. Otro estudiante, otro joven, parte del futuro y de la esperanza del país y de una familia cae asesinado en una protesta pública. En una sociedad democráticamente normal, una protesta estudiantil es savia que nutre la pluralidad; en el régimen construido hace 16 años pareciera que es delito donde se expone la vida. La normativa que autoriza el uso de armas de fuego en las manifestaciones públicas, contraviniendo acuerdos internacionales del mundo civilizado, será la justificación que  conjuntamente con cualquier discurso antiimperial y antiburgues que se emita desde las alturas del poder, buscara la forma aparentar normalidad ante los acontecimientos que provocaron esta situación.
 Nuestra juventud ya no es solo víctima del hampa y la inseguridad, ahora también es víctima de querer usar la Constitución y lo que en ella se dice y se lee. No sé cómo se sienten hoy los demás venezolanos que tienen hijos, amigos de hijos, nietos, sobrinos, niños y niñas, solo sabemos que cada compatriota cada joven, cada madre, cada padre debe sentir la misma indignación, rabia y dolor que la injusticia de este hecho produce. Imagínense cada uno de los que gentilmente me lee, que estará sintiendo la madre de ese niño que perdió la vida en San Cristóbal.  
Esta espiral de violencia tiene que parar; la polarización política está llegando a extremos absolutos donde cada vez son más difíciles los puntos de encuentro que den a los venezolanos espacios para la paz y la tranquilidad.
En una estrategia de acción reacción, la elite militar cívico, se ha planteado el objetivo de profundizar estas diferencias polarizadoras; es así como se producen hechos, como la detención del Alcalde Ledezma, el discurso amenazante presidencial,  que generan una intensa movilización de rechazo y a su vez coloca al país en una diáspora de posturas que parecieran irreconciliables, el objetivo preservar el poder, pasando por la posibilidad de suspender las elecciones parlamentarias, donde todos los estudios de opinión publica señalan la proyección de una enorme derrota que recibirán las fuerzas políticas que apoyan el gobierno.
Las fuerzas políticas populares, estén donde estén ubicadas, así como los demás componentes de la sociedad democrática venezolana, deben hacer esfuerzos por romper la división. El encuentro entre  todos ciudadanos y su participación cada vez más activa en los procesos de cambio es un importante elemento que tiene y debe entender el voto como instrumento democrático y constitucional para darle a Venezuela la posibilidad de salir en paz de esta dantesca crisis política, económica, social y moral que es el resultado de dieciséis años de equivocaciones, agresiones y errores en la pretensión de imponer un régimen de exclusión, sin libertad ni respeto por la vida…"No se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos" Salvador Allende.
@LeoMontilla


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada