jueves, 12 de noviembre de 2015

La vida en Socialismo es una Harina


La vida en socialismo es una harina

Por: Leonardo Montilla
Hemos sido siempre expresión del discurso que orienta  la necesidad del encuentro de los venezolanos para superar este mal momento que vive Venezuela en manos de la actual elite militar cívica que destruye la convivencia ciudadana y ha colocado al país en la peor crisis política, económica, social y ética de la historia republicana nacional.
La destrucción del modo de vida solidario, plural, descentralizado y democrático que siempre ha existido entre nosotros, parece ser el objetivo final que tiene  la manera de gobernar de esta combinación pseudo-izquierdosa y borbónica, militar-cívico, cuya razón de ser es mantener su status de privilegios que el poder les ha otorgado.
La permanente violación a los derechos políticos y de participación constitucional que hacen, tiene como estrategia la sobrevivencia política. Es lamentable cómo desde la visión autocrática del poder se utiliza la Guardia Nacional para fomentar la represión contra los ciudadanos, que ven violados sus derechos civiles. Conrado Pérez Linares, candidato a la Asamblea Nacional, y su equipo de trabajo del sector Santa Cruz, en Valera, fue esta semana víctima de ese intento de atropello que a diario el gobierno promueve.
Un guion que busca crear un clima de conflicto e inestabilidad para justificar la cada vez más alejada intención de suspender las  elecciones parlamentarias, donde todos los sondeos de opinión pública reflejan que el oficialismo se llevará una absoluta derrota. El próximo resultado de las elecciones en Argentina los tiene aún más desmoralizados y angustiados; así son los procesos de cambio social.
El régimen hace agua; no tiene liderazgo sostenido, el Psuv se volvió una plataforma de negocios y recomendaciones; han perdido el total afecto popular que los acusa directamente de la crisis de hambre que existe. Nadie les cree. La soledad y el fracaso del simulacro del domingo pasado fue otra lección para la elite gubernamental. Maduro pierde cada vez más popularidad. Es el Presidente con más alto índice de rechazo que la república recuerde. Los candidatos rojos son observados con desconfianza. La mayoría se reelige sin ninguna gestión que beneficie a Trujillo, solo con el aval del conflicto interno que padecen. La situación de desabastecimiento, servicios e inseguridad une a los ciudadanos, quienes día a día luchamos por la sobrevivencia, observando cómo la gestión “socialista” solo beneficia  a una camarilla enquistada en el Estado, mientras el país completo hace sudores para no fenecer. La vida en la Venezuela “Bolivarera” se remite a la búsqueda de la comida, de una Harina Pan, de una bolsa de jabón, del tan anhelado pollo, o cualquier producto alimenticio que se encuentre. Este es un gobierno de fracasos, que no ofrece oportunidades de desarrollo a los venezolanos.
La Patria superará estos momentos del oscurantismo y la decadencia; la paz y el encuentro de todos conducirá a despolarizar al país y a derrotar estos malos gobernantes que pretenden eternizarse en el poder en detrimento de las mayorías y para beneficio solo de unos vivos. Es importante votar el 6 de diciembre. Rescatemos la Asamblea Nacional, rescatemos y coloquemos al servicio del pueblo humilde el Poder Legislativo. Conquistemos mejores niveles de vida. Los venezolanos merecemos vivir mejor. Somos un pueblo valiente y de mucha fe. El futuro está lleno de esperanza y mejores momentos. En el circuito dos, Conrado Pérez Linares, Joaquín Aguilar, Carlos Andrés Gonzales y Emilio Fajardo representan esta esperanza colectiva.
@LeoMontilla
- See more at: http://www.diariodelosandes.com/index.php?r=site/columnas&id=969#titulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada