viernes, 8 de abril de 2016

¡SE PUEDE O NO SE PUEDE!!


¡Desde lo popular, se puede o no se puede!
 Por: Leonardo Montilla
El liderazgo sostenido así como el movimiento popular, tienen un papel importante en el marco de los procesos políticos que los distintos modelos de desarrollo económico han generado en los países de esta parte del mundo. Su accionar ha estado fundamentalmente inclinado a la organización para las luchas reivindicativas, teniendo como valor agregado la postura política que se genera en todo espacio de conflictividad social. En nuestro país la elevada politización de los movimientos sociales que actualmente crece ante los embates de la crisis ha sido una constante y su lucha por lograr los cambios que se ameritan es permanente.
Los problemas, las limitaciones, la inseguridad, la crisis ética y económica, el desabastecimiento opresor que vive la república así como la falta de un autentico desarrollo humano integral están más vigentes que nunca en Venezuela, donde el discurso de la lucha de clases, la exclusión, la corrupción y el autoritarismo han polarizado el ambiente nacional. El resurgir de la participación militante, los líderes consolidados, el fortalecimiento de los partidos democráticos, los tradicionales y los de reciente creación, al igual que la búsqueda de soluciones a los dramas sociales tiene en el rescate y la reinstitucionalización de la nación un nuevo punto de arranque.
Es importante que los poderes funcionen independientes entre sí, tal como lo establece la Constitución. Es importante sumar a las propuestas democráticas, constitucionales y pacificas para salir de este irresponsable gobierno, la urgencia de conquistar nuevos escenarios del poder público. Es en esta coyuntura donde una visión compartida de país crece con sus llantos y sus logros, en este sentido es de vital importancia que la vida democrática y descentralizada rescate las gobernaciones de Estado.
En el estado Trujillo se levanta un gran movimiento social de carácter reivindicativo y con una visión política de cambio social, humanista y plural. La crisis total del país es en este momento absoluta, el gobierno militar cívico no tiene respuesta y la dialéctica de los cambios avanza en el filo de mucha incertidumbre. En las pasadas elecciones la candidatura al parlamento nacional de Conrado Pérez Linares, así como el respaldo a las fuerzas democrática agrupadas en la MUD conquistaron a su alrededor distintas expresiones de apoyo, siendo eco del sentimiento de reclamo popular sin importar su ubicación, tendencia o color partidistista.
De la misma manera en los actuales momentos la candidatura a la gobernación del Estado de Marcos Montilla, reúne tras de sí la mayor fuerza de voluntades de cambio desde las propias comunidades trujillanas, desde las entrañas mismas del sentimiento popular. Marcos Montilla representa en la actual circunstancia el mayor liderazgo regional democrático, plural y de trabajo social sin prejuicio de su condición de militante partidista, levantando las banderas casa a casa, barrio a barrio y pueblo a pueblo de la transformación que le urge a la república por las vías propuestas de Referéndum y enmienda; es decir es una realidad de profunda vinculación al hecho social y político actual.
El surgimiento de este liderazgo renovado, que ante la gravedad de la espiral de decadencia existente en la región se manifieste priorizando la reivindicación social es la garantía para la construcción de un poderoso movimiento social que nos unifique a todos. La presentación de una gestión exitosa desde un gobierno local como la experiencia de Marcos Montilla en Carvajal y la dedicación al trabajo político en la gestión de nuestros parlamentarios, que está obligada a ser exitosa y que recién comienza, son muestras del futuro de una plataforma socio política que sea unitaria y plural. No hay derecho a equivocarse. Trujillo merece estar en buenas manos; se puede o no se puede, desde lo popular claro que se puede!
@LeoMontilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada