Articulo de Jean Maninat

¿Resurge La Antipolítica?
                            Jean Maninat


Entre los pasajeros de esa nao maltrecha por la represión y la muerte que es la nación; asediada por dos fuertes vientos encontrados, con las maderas crujiendo y la velas golpeando agitadas en medio del temporal que la tripulación roja convocó y ahora no encuentra cómo capear, viaja de polizón: la antipolítica.
Es una dolencia que trasmuta; asumiendo distintas expresiones -unas más virulentas que las otras- pero que persistentemente va mermando el ánimo democrático, la confianza en que es posible cambiar el rumbo de un país de manera pacífica, orientando con inteligencia las grandes convulsiones, impidiendo los enfrentamientos fraticidas a los que históricamente han conducido los aprendices de brujo totalitarios. En algunos casos corresponde a una maquinación para desplazar liderazgos establecidos, para incitar el quítate tú para ponerme yo a ritmo de vanidad; o para sacar al aire alguna que otra mugrienta factura que se guardó por años en el monedero. En otros, es el producto de una genuina indignación que, atizada por la impaciencia, suele convertirse en rabia para pronto dar paso a ese estado de modorra política, ajeno a todo estímulo organizativo para lograr un cambio cualitativo de la situación que se quiere superar. Alimenta el tránsito que va desde el combativo “para atrás ni para recoger bombas lacrimógenas” al empijamado “no mi amor, aquí ya no hay nada que hacer”. Allí reside uno de los principales peligros que confronta la dirección opositora.
La imprescindible unidad de la oposición -sin la cual no habrá cambio posible- requiere el reconocimiento de que hay posiciones diversas y un gran objetivo: ser mayoría en el país. Pero no basta con declaraciones y saludos a la bandera unitaria, como hasta ahora. Se requieren hechos. Los estudiantes siguen dando su dolorosa cuota y la gente sigue animando la protesta pacífica en las calles. Quienes dirigen a la oposición están en deuda para encontrarle un cauce a tamaño esfuerzo. O inventamos o erramos -con el perdón del maestro Simón Rodríguez, a quien tanto debemos por importunarle la paz eterna repitiendo la misma cita- si queremos que la energía acumulada no se diluya en descorazonados cantes jondos.
No pareciera pertinente esperar a que el desenlace -cualquiera sea- le dé la razón a una u otra de las opciones en disenso en la oposición. Ahora que es evidente que la salida se construye y no se determina a priori; convendría establecer un programa común de todos los sectores, que convoque más allá de los convencidos, y constituya un relanzamiento de la oposición conjunta, fortalecida por la energía contestataria que se ha generado.
La situación social y económica del país se está degradando -más aún, de ser eso posible- y la incapacidad de la burocracia roja para enmendar su despropósito es cada día más evidente. Los sectores populares son las primeras víctimas de tanta ignominia, pero están forzados a encontrar de qué alimentar a sus familias primero y a escabullir el sorteo de la inseguridad cotidiana de segundo -según nos dicen las encuestas- sin encontrar todavía en el horizonte una propuesta política, en base a iniciativas concretas, que los aliente a asumir que es posible vivir de otra manera. Acordar esa propuesta y defenderla unitariamente es la tarea pendiente sin la cual no se cerrará el círculo del cambio. No basta con denunciar, hay que convencer.
Mientras miles de trabajadores sortean las guarimbas para ir a trabajar, el  Gobierno se ocupa de infiltrarlas, remedarlas, o montar las propias, para desvirtuar el propósito pacífico de las protestas democráticas. Quienes las aúpan, no están pensando en las vidas jóvenes que están en la primera línea.
La antipolítica se alimenta de la insatisfacción sincera de muchos, para satisfacer las ansias de figuración de unos cuantos. Es el veneno que causa la necrosis de las ansias de cambio, el que paraliza voluntades intentando destruir a quienes las encarnan. Alaba a unos y quiere sepultar a otros, según el ritmo de sus propios motivos. Es mucho lo que se ha logrado y más lo que se puede perder si la dejamos prosperar. Está en nuestras manos neutralizarla.
Jean Maninat
@jeanmaninat


Comentarios

  1. Me parece que esa teoria es factible a corto plazo pero a donde va el pais a mediano y largo plazo la vaina no la aguanta nadie el pais cada dia se desmorona y llegara el momento que el colapso sera total e irreversible...saludos mi pana...seguimos en la lucha ok

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Elecciones Regionales