Ir al contenido principal

*Necesidad de libertad*
 Vivir en Venezuela es como estar secuestrado, la naturaleza te obliga a buscar entretenerte, a tratar de reír, fomenta la fe sea cual sea la cosa que creas, te hace reflexionar sobre ciertos comportamientos, te hace ver lo bueno en lo más insignificantemente sencillo, aprendes que no necesitas tanto, pero entiendes que en un mundo tan avanzado no es justo vivir con tan poco. Es una mezcla de sentimientos encontrados y sabes que lo más constante que tienes en la vida es extrañar, extrañas la gente que amas, extrañas los olores, extrañas los sabores, extrañas tus costumbres, extrañas reír sin llevar dolor en el cuerpo, porque hasta lo que duele, duele distinto, aprendes que los que no están cambiaron y sabes que te extrañan también pero tu estás secuestrado, ellos siguieron sus vidas y eso está bien, te alegras, pero también te duele.
 En Venezuela la mayoría ya no vivimos, sobrevivimos, nos alegramos por cosas como un jabón o por tener agua, o comida.
Muchos ven tan mal que la gente se alegre cuando les llega la caja del clap o les llega el bono pero es tal cual cuando el secuestrador decide que hoy no comes pan y agua solamente sino que le agrega mantequilla, no sabes por qué, pero te alegras y hasta lo agradeces.
En un secuestro te adaptas a lo que hay, buscas mantenerte vivo y que sea lo menos difícil posible, arreglas lo mejor que puedes tu espacio, tratas de conservar cosas que te dan seguridad y buscar siempre ese huequito en la pared por donde entra el aire y donde ves el sol, porque siempre, siempre, siempre la necesidad más importante va a ser la libertad...
*Mariu Orellana*
Valera: Octubre 2018🇻🇪🇻🇪🇻🇪

Comentarios

Entradas populares de este blog

Infografia- Doctrina Social de la Iglesia

Karla Dunn, un texto para la reflexión y el optimismo..

De Karla Dunn...Un Texto para la reflexión y el optimismo
De tanto perder aprendí a ganar; de tanto llorar se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro el cielo. Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré. Me asombro tanto como es el ser humano, que aprendí a ser yo misma. Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar a que me pidan ayuda. Traté siempre de que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto como debe ser (incluyéndome). Hago solo lo que debo, de la mejor forma que puedo y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido. Aprendí que nada en esta vida es seguro, solo la muerte... por eso disfruto el momento y lo que tengo. Aprendí que nadie me pertenece, y que estarán conmigo el tiempo que quieran y deban estar,…

Abril 28, 2019

Hace dos días la locura hiper-inflacionaria se ha acentuado con más contundencia. Las decisiones de la tiranía producen una competencia irracional, jamás alcanzada entre el dólar y el paupérrimo bolívar, llamado en un tiempo "Soberano". Las alzas son indiscriminadas, el pretencioso soberano solo sirve para pagar un trasporte público que esta semana sufrirá otro incremento. El poder de compra desaparecido totalmente y la adquisición de la tan ansiada moneda americana solo es posible para aquellos que comercializan o tienen negocios de bienes de consumo masivo que por sobrevivencia son buscados por la población es decir la comida. El socialismo ha fracasado en Venezuela como ha fracasado en el mundo. Solo las élites cívico militares, mas militares que cívicos son los que corruptamente se benefician de este modelo político cuya opresión es la tragedia de un país que años atrás era próspero y con futuro. El rostro de miedo e incertidumbre que existe hoy en cada uno de los que ha…