Ir al contenido principal

Articulo del Prof. Francisco Gonzalez Cruz 04/05/2014

El Día de Júpiter
ÍNDICE DE PROGRESO SOCIAL
Francisco González Cruz
Existen muchos métodos para medir el desarrollo de los países y compararlos entre sí, con el fin de estudiar cuales son las razones que explican que unos progresen y otros no. El mejor hasta ahora ha sido el “Índice de Desarrollo Humano” (IDH) del Programa de las Naciones para el Desarrollo. En estos días la “Social Progress Imperative”, una organización sin fines de lucro con sede en los Estados Unidos, publicó el “Índice de Progreso Social” que mide el nivel al cual los países cubren las necesidades sociales y ambientales de sus ciudadanos. Para ello evalúa cincuenta y dos indicadores en las áreas de Necesidades Básicas Humanas, Fundamentos del Bienestar y Oportunidades. Allí se muestran el desempeño relativo de los países con la intención de elevar la calidad de la discusión acerca de las prioridades nacionales y para guiar las decisiones de inversión social.
Nueva Zelanda (88,24), Suiza, Islandia, Holanda, Noruega, Suecia, Canadá, Finlandia, Dinamarca, Australia, Austria, Alemania, Reino Unido, Japón, Irlanda, Estados Unidos, Bélgica Eslovenia, Estonia y Francia ocupan los veinte primeros puesto en el novedoso “Índice de Desarrollo Social 2014”. España ocupa el lugar 21.
Los veinte últimos son Mali, Tanzania, Yibuti, Camerún, Mozambique, Irak, Madagascar, Liberia, Mauritania, Togo, Nigeria, Pakistán, Yemen, Níger, Angola, Sudan, Guinea, Burundi, República Centro Africana y Chad (32,60).
El orden de los países latinoamericanos son: Costa Rica (que ocupa el lugar número 25 a nivel mundial)(77,75), Uruguay, Chile, Panamá, Argentina, Brasil, Trinidad y Tobago, Ecuador, Colombia, México, Perú, El Salvador, Venezuela (lugar 67)(63,68), República Dominicana, Bolivia, Paraguay, Nicaragua, Guatemala, Honduras y Cuba (lugar 79) (61,07).
Como se puede apreciar a simple vista, los países exitosos son aquellos cuyos habitantes viven en libertad, en democracia y tienen instituciones respetables. Los países fracasados no tienen libertad, ni democracias saludables ni instituciones respetables. Y allí fundamentalmente está la diferencia.
Se demuestra una vez más que no son sus riquezas naturales, ni el color de la piel de sus habitantes, ni su religión predominante, ni su clima, ni el tamaño del país. Eso no cuenta. Lo que sí importa es la seriedad de sus instituciones, la calidad de la educación, una economía sana y solidaria, la densidad de su capital social.
En esa lista están resumidos los caminos que van al bienestar y al éxito. También los que conducen al desastre. En esta dirección encontrarán todo la información al respecto: http://www.socialprogressimperative.org/es/data/spi.

FGC/ abril 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

Infografia- Doctrina Social de la Iglesia

Karla Dunn, un texto para la reflexión y el optimismo..

De Karla Dunn...Un Texto para la reflexión y el optimismo
De tanto perder aprendí a ganar; de tanto llorar se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro el cielo. Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré. Me asombro tanto como es el ser humano, que aprendí a ser yo misma. Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar a que me pidan ayuda. Traté siempre de que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto como debe ser (incluyéndome). Hago solo lo que debo, de la mejor forma que puedo y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido. Aprendí que nada en esta vida es seguro, solo la muerte... por eso disfruto el momento y lo que tengo. Aprendí que nadie me pertenece, y que estarán conmigo el tiempo que quieran y deban estar,…

Abril 28, 2019

Hace dos días la locura hiper-inflacionaria se ha acentuado con más contundencia. Las decisiones de la tiranía producen una competencia irracional, jamás alcanzada entre el dólar y el paupérrimo bolívar, llamado en un tiempo "Soberano". Las alzas son indiscriminadas, el pretencioso soberano solo sirve para pagar un trasporte público que esta semana sufrirá otro incremento. El poder de compra desaparecido totalmente y la adquisición de la tan ansiada moneda americana solo es posible para aquellos que comercializan o tienen negocios de bienes de consumo masivo que por sobrevivencia son buscados por la población es decir la comida. El socialismo ha fracasado en Venezuela como ha fracasado en el mundo. Solo las élites cívico militares, mas militares que cívicos son los que corruptamente se benefician de este modelo político cuya opresión es la tragedia de un país que años atrás era próspero y con futuro. El rostro de miedo e incertidumbre que existe hoy en cada uno de los que ha…