Ir al contenido principal

Politóloga Maria Antonieta Villegas

IFEDEC, INSTITUCIÓN PARA EL CAMBIO
                                                                             María Antonieta Villegas (*)
       En Venezuela, desde hace algún tiempo, se observa cierta ambigüedad en diversos diálogos populares. La política, como tema primordial de convivencia, no escapa de ello. El ciudadano común se encuentra en la disyuntiva, que ciertos grupos, pequeños por cierto, le han hecho creer que el panorama se ve blanco o negro, y, que por ende, no hay cabida al diálogo. Craso error. La convivencia en democracia, es así, es tolerancia, es respeto, es diálogo y negociación.
  Ciertamente, el país ha estado polarizado política y electoralmente, no obstante, la polarización no debe trascender a todos los espacios de vida activa de nuestro país. ¡Ya no creo en partidos!, se escucha en la calle, luego de la entrada al diálogo. A esas personas descontentas le tengo que decir: que en procesos electorales o se gana o se pierde. Tocó perder. No por eso se debe perder la esperanza. La lucha encaminada, sigue. No se trata de protagonismo. La lucha no puede excluir la acción de los partidos políticos, así como ellos no pueden ni deben excluir la acción ciudadana. Hay que sumar. La democracia lo exige. Las organizaciones políticas dependen del ejercicio racional. La acción del pueblo, casi siempre, es pasional. La política, es arte, en campaña es pasión, pero siempre es razón.
 En estos momentos, de fragilidad republicana en Venezuela, existen instituciones en pleno ejercicio de orientación y lucha democrática. Entre ellas, la Iglesia Católica, los partidos políticos, las instituciones educativas, donde desde luego coexiste el IFEDEC como institución de formación y capacitación política. En el IFEDEC convergen, hoy día, todas las corrientes del pensamiento, pues además de ser una institución de ampliación del conocimiento y forjador de ideas, forma a los dirigentes políticos. Sin exclusión. Con la única finalidad de fortalecer el ideal democrático, común a todos, y la buena gerencia de los dirigentes políticos, futuros gestores de la aplicación de políticas públicas. Aunado a la creación de una verdadera cultura política, sobre la base de la inclusión, la razón, la ética, los valores humanistas, todo para el desarrollo del bien común y el buen desenvolvimiento de la justicia social.
 Si bien es cierto que todos queremos solucionar los problemas del país, también es cierto, que no todos tenemos las herramientas necesarias para el logro de los objetivos. Sin embargo, cuando realmente existe dicha preocupación, cuando se tiene la sensibilidad social necesaria para encaminar un ideal, se necesita de formación para poder ejecutar toda acción orientada a la convivencia, al ejercicio del poder y a los valores, la honestidad y la verdad como eje central de acción.
  Es el IFEDEC la institución dirigida a hacer realidad el sueño de la lucha social. Donde mediante la formación, se podrá hacer del hombre y la mujer los gerentes que necesita nuestra patria. Desde el IFEDEC se invita a todo aquel ciudadano que quiera asumir con valentía los grandes cambios de nuestra sociedad, desde el conocimiento, la aceptación del otro y el respeto por la institucionalidad que generará el desarrollo de nuestra nación, además de la confianza hacía todas las organizaciones políticas creadas en democracia y por la democracia. Con líderes, dirigentes políticos de todo partido político, formados, la improvisación y la mala ejecución de las políticas públicas, desaparecerán y dará paso al cambio que Venezuela espera y necesita.

       (*) antonietaville@hotmail.com


Comentarios

Entradas populares de este blog

Infografia- Doctrina Social de la Iglesia

Karla Dunn, un texto para la reflexión y el optimismo..

De Karla Dunn...Un Texto para la reflexión y el optimismo
De tanto perder aprendí a ganar; de tanto llorar se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro el cielo. Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré. Me asombro tanto como es el ser humano, que aprendí a ser yo misma. Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar a que me pidan ayuda. Traté siempre de que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto como debe ser (incluyéndome). Hago solo lo que debo, de la mejor forma que puedo y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido. Aprendí que nada en esta vida es seguro, solo la muerte... por eso disfruto el momento y lo que tengo. Aprendí que nadie me pertenece, y que estarán conmigo el tiempo que quieran y deban estar,…

Abril 28, 2019

Hace dos días la locura hiper-inflacionaria se ha acentuado con más contundencia. Las decisiones de la tiranía producen una competencia irracional, jamás alcanzada entre el dólar y el paupérrimo bolívar, llamado en un tiempo "Soberano". Las alzas son indiscriminadas, el pretencioso soberano solo sirve para pagar un trasporte público que esta semana sufrirá otro incremento. El poder de compra desaparecido totalmente y la adquisición de la tan ansiada moneda americana solo es posible para aquellos que comercializan o tienen negocios de bienes de consumo masivo que por sobrevivencia son buscados por la población es decir la comida. El socialismo ha fracasado en Venezuela como ha fracasado en el mundo. Solo las élites cívico militares, mas militares que cívicos son los que corruptamente se benefician de este modelo político cuya opresión es la tragedia de un país que años atrás era próspero y con futuro. El rostro de miedo e incertidumbre que existe hoy en cada uno de los que ha…