Democracia vs Hegemonias


DEMOCRACIA  vs HEGEMONÍAS..
                                                                               Leonardo Montilla
 Democracia es según los clásicos el poder del pueblo, para el pueblo, otorgado por el pueblo. En el avance de las nuevas tendencias del pensamiento y del desarrollo humano, es imperioso reflexionar en función de innovar un concepto de democracia cuyo contenido sea definitivamente darle mayor felicidad, satisfacción, oportunidades y participación real al centro de toda acción política que no es otro que, la persona humana y su hábitat social, político y económico. Los valores de la solidaridad, el bien común, la subsidiaridad son elementos de primer orden para tal fin.
Para los demócratas latinoamericanos hoy día se plantea el serio propósito de pasar de  una democracia de individuos  a una democracia de ciudadanos. En el caso Venezuela, el sistema político expresado en la norma constitucional  reza el  protagonismo en todas las instancias de organización social, sustentado el mismo en el principio federal de la descentralización del poder público.  La crisis que padecemos, catalogada como la peor de la república en su historia, encontró en los abusos contra la democracia su principal origen, una elite militar cívico cuyo concepto de gestión pública y del ejercicio del poder esta tajantemente alejado del sustento doctrinal de separación de los poderes y de la transferencia  de competencias del poder,  es la culpable de la desgracia que vive la patria de Bolívar, hoy convertida en un dilema de contradicciones para la región.
“Democracia es una forma de organización del poder que implica la existencia y buen funcionamiento del Estado, asi como el bienestar y avance de sus pobladores; tiene en el régimen electoral un elemento fundamental de participación y decisión; implica el ejercicio de una ciudadanía integral, absoluta que sea protagonista de sus propias decisiones”(PNUD, 2014). La Democracia es una experiencia histórica particular en la región, que debe ser entendida y valorada en su especificidad, tomando en cuenta la realidad y la dinámica política local de cada país. Siempre resguardando los derechos humanos, la constitucionalidad, la descentralización, la persona humana, la libertad y la justicia social. El bien común es el norte de este camino.
El punto fundamental en los tiempos actuales y culminando una etapa donde el populismo de una izquierda borbonica materialista, deja nuestros países en una decadencia económica total,  nos lleva a considerar  la democracia como escenario en la  búsqueda de un nuevo modelo de ciudadanía, aquella ciudadanía que permita traspasar la barrera de lo formal, para darle el papel fundamental de erigirse como dueña de su propio destino, sobre bases plurales, solidarias de subsidiaridad y reciprocidad. Hacer de la participación protagónica un hecho verdaderamente colectivo y no un simple modismo de simbologías publicitarias como se hace actualmente, donde los vivos que representan la ideología del odio la utilizan para adormecer nuestros pueblos ávidos de justicia y redención social, lo que vemos en Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Cuba es una muestra de ello. 
@LeoMontilla

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karla Dunn, un texto para la reflexión y el optimismo..