Ir al contenido principal

Un dia lo vi en la Habana; a proposito del racionamiento

A propósito de la tarjeta de alimentacion  de Maduro
Un día lo vi en La Habana
                                          Leonardo A. Montilla
Hace unos cuantos años, exactamente en agosto de 1990, a propósito de un encuentro latinoamericano de Ateneístas, tuve la oportunidad de mi primer viaje a la Habana, ciudad histórica, de recuerdos, calles húmedas y mausoleos de todo tipo. Temperatura de húmedo calor, y salsosas mujeres de ojos grandes y cuerpos esbeltos. En uno de esos días que pasamos por allá, se me ocurrió ir, la curiosidad de buscar justificación a mi solidaridad de aquel momento, a ver cómo era la "Justa distribución de alimentos" que la revolución hacía para que todo el pueblo comiera. Fui a un centro de distribución alimentaria en uno de los barrios de la Habana vieja, observe una de las tantas y enormes colas que los cubanos hacen para conseguir los productos de primera necesidad, en aquel momento y a pesar de mi solidaridad con el régimen, pensaba, "menos mal que en Venezuela esto no pasa", a ironía, estábamos en los tiempos del decadente bipartidismo adeco-copeyano y había de todo, yo en la Cuba socialista veía la "justicia social" que tenían en nombre de la revolución. Recuerdo una señora, mayor ella, que presento su libreta de racionamiento, luego de la respectiva colita, para adquirir el asunto en cuestión, de pronto, un reclamo en alta, grosera y comunista voz se escuchó de parte del oficial de la guardia revolucionaria que vestido de verde oliva y boina roja, decía a la anciana que como se atrevía a volver a solicitar "insumos alimenticios" fuera de lo que le correspondía en su libreta, que como habían consumido en 15 días lo otorgado (pagado no gratis) según la libreta y que debía durar un mes, que dicha conducta era propia de los gusanos antirrevolucionarios, de los mercenarios, de los que no querían la patria, un lujo de regaño pues; la anciana le explicaba que su nieta acababa de dar a luz y se encontraba delicada de salud, por lo tanto no podían sostenerse con lo poco que había llevado en el momento que le toco antes. Recuerdo que una joven que dijo identificarse como dirigente del CDR   (comité de defensa de la revolución) de la calle Cárdenas, exigió respeto a la ayuda solicitada por la anciana, a lo que recibió toda una respuesta ideológica por parte del oficial antes mencionado, quien para ese momento ya había ordenado a dos uniformados de menor rango sacaran a la señora del mostrador donde estaba tratando de comprar sus alimentos. En ese momento nos invadió la rabia y la indignación ante tamaña injusticia, hice el respectivo gesto de inconformidad, pero una buena amiga de aquel momento la Periodista y escritora Ela Díaz, quien me acompaño en ese paseo por la Habana vieja, casi que ordeno, " oye no te metas en eso, que después me perjudicas a mí". Con mi rabia observe como la anciana se retiró caminando a paso lento sin nada que llevar, y con un pesar que se le notaba a la distancia. Cuando llegue al Hotel, comente con Marlene Briceño y Miryan Godoy lo ocurrido, no di mayores detalles porque la solidaridad militante de esos años me lo impedía, pero la vergüenza y el silencio marcaron el resto del viaje. (La foto que ilustra este comentario es en el llamado palacio de la Revolución, durante el viaje en referencia,)                                   
Hago este recuento a propósito de las declaraciones del ministro de alimentación del gobierno represor de Maduro, donde indica que la tarjeta electrónica de alimentación es para controlar el consumo de los venezolanos. Una visión totalmente autocrática, sacada del recetario comunistoide que impera en la cuba socialista, arruinada y triste. La tragedia económica, la perdida de nuestra calidad de vida, es el resultado de las equivocaciones, errores e incongruencias de una elite cívico-militar que pretende imponernos un régimen oprobioso, sin libertad y donde solamente campea la corrupción, la muerte y la frustración. Esto es el legado del difunto presidente. Su responsabilidad así como la responsabilidad de dicha elite es histórica para decirlo en términos izquierdosos. La idea de la fulana tarjeta de consumo es una muestra de este fracaso. Lo más probable es que lo que vi en la Habana en el 90, lo veamos en Venezuela en el 2014. El país debe resistirse a ello, nuestra naturaleza democrática la cual se impone hoy día a día en la calle de la mano de nuestra juventud impedirá este triste episodio.

@LeoMontilla 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Infografia- Doctrina Social de la Iglesia

Karla Dunn, un texto para la reflexión y el optimismo..

De Karla Dunn...Un Texto para la reflexión y el optimismo
De tanto perder aprendí a ganar; de tanto llorar se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro el cielo. Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré. Me asombro tanto como es el ser humano, que aprendí a ser yo misma. Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar a que me pidan ayuda. Traté siempre de que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto como debe ser (incluyéndome). Hago solo lo que debo, de la mejor forma que puedo y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido. Aprendí que nada en esta vida es seguro, solo la muerte... por eso disfruto el momento y lo que tengo. Aprendí que nadie me pertenece, y que estarán conmigo el tiempo que quieran y deban estar,…

Abril 28, 2019

Hace dos días la locura hiper-inflacionaria se ha acentuado con más contundencia. Las decisiones de la tiranía producen una competencia irracional, jamás alcanzada entre el dólar y el paupérrimo bolívar, llamado en un tiempo "Soberano". Las alzas son indiscriminadas, el pretencioso soberano solo sirve para pagar un trasporte público que esta semana sufrirá otro incremento. El poder de compra desaparecido totalmente y la adquisición de la tan ansiada moneda americana solo es posible para aquellos que comercializan o tienen negocios de bienes de consumo masivo que por sobrevivencia son buscados por la población es decir la comida. El socialismo ha fracasado en Venezuela como ha fracasado en el mundo. Solo las élites cívico militares, mas militares que cívicos son los que corruptamente se benefician de este modelo político cuya opresión es la tragedia de un país que años atrás era próspero y con futuro. El rostro de miedo e incertidumbre que existe hoy en cada uno de los que ha…