Ir al contenido principal

Partido y Movimientos

El reto es la construcción y el mantenimiento de movimientos hijos del dinamismo social

NOEL ÁLVAREZ |  EL UNIVERSAL
lunes 5 de noviembre de 2012  12:00 AM
Desde los años 80 el proceso político venezolano y sus partidos han venido sufriendo severos reveses. Una de las razones que podemos aducir es que las estructuras rígidas dejaron de atender a las realidades locales y se distanciaron de la militancia base; de ahí que su función social se viese tergiversada y terminase en un problema de cascarón sin timón efectivo. 

El reto luego fue abordado por una serie de partidos "novedosos" que aunque han hecho el intento de transformarse en herramientas de organización social, han terminado por mimetizarse con las estructuras que los precedieron y, peor aún en algunos casos, están centradas en el personalismo político de un grupito o líder único. Nuevamente alejados de la realidad local de las zonas recónditas o refugiados en la telepolítica o twitterpolítica. 

De todo lo anterior deviene que es necesaria la configuración de partidos de actualidad, que más que decirse "nuevos" atiendan a nuevas formas de organización más eficientes para el fin que les ocupa. Hablamos de más que partidos, nos referimos a tomar partido por la creación de movimientos de sazón política que sean orgánicos y prosperen desde la microsegmentación y el dinamismo. 

No es un asunto de partidos nuevos o viejos, ya que podemos asistir a la creación de movimientos de nueva data crucificados al nacer por viejos vicios; o de venerables organizaciones que generen el milagro de reinventarse y conectar con el momento. Parece imposible pero se ha visto. Recordemos aquello de que en política no hay muertos. 

Se trata de la comprensión de que los movimientos que agrupan gentes -o grupos- organicen desde la realidad socioeconómica y cultural de cada región o localidad, sin dejar de comprender que el país es uno, y que el desarrollo no puede ser una suerte de "Monstruo de Frankenstein" de organización social, una colcha de retazos que no tenga corazón. Es una articulación plural que atienda temas de importancia local y permita ser realmente efectiva como instrumento de acción política. 

La fórmula no existe. Sin embargo, el sentido común nos indica colocar el oído en la calle, ponerle corazón, honestidad y conocer mucho, pero mucho sobre el tema, para aprender de la experiencia ajena y minimizar el tiempo perdido en el inevitable ensayo y error. 

El reto es la construcción y el mantenimiento de movimientos hijos del dinamismo social; no que las estructuras pretendan imponer el lento ritmo burocrático de sillas calientes y carnets numerados frente a unas gentes huérfanas de liderazgo con sustancia. 

Coordinador Nacional de Independientes por el Progreso 

@alvareznv

Comentarios

Entradas populares de este blog

Infografia- Doctrina Social de la Iglesia

Karla Dunn, un texto para la reflexión y el optimismo..

De Karla Dunn...Un Texto para la reflexión y el optimismo
De tanto perder aprendí a ganar; de tanto llorar se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro el cielo. Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré. Me asombro tanto como es el ser humano, que aprendí a ser yo misma. Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar a que me pidan ayuda. Traté siempre de que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto como debe ser (incluyéndome). Hago solo lo que debo, de la mejor forma que puedo y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido. Aprendí que nada en esta vida es seguro, solo la muerte... por eso disfruto el momento y lo que tengo. Aprendí que nadie me pertenece, y que estarán conmigo el tiempo que quieran y deban estar,…

Abril 28, 2019

Hace dos días la locura hiper-inflacionaria se ha acentuado con más contundencia. Las decisiones de la tiranía producen una competencia irracional, jamás alcanzada entre el dólar y el paupérrimo bolívar, llamado en un tiempo "Soberano". Las alzas son indiscriminadas, el pretencioso soberano solo sirve para pagar un trasporte público que esta semana sufrirá otro incremento. El poder de compra desaparecido totalmente y la adquisición de la tan ansiada moneda americana solo es posible para aquellos que comercializan o tienen negocios de bienes de consumo masivo que por sobrevivencia son buscados por la población es decir la comida. El socialismo ha fracasado en Venezuela como ha fracasado en el mundo. Solo las élites cívico militares, mas militares que cívicos son los que corruptamente se benefician de este modelo político cuya opresión es la tragedia de un país que años atrás era próspero y con futuro. El rostro de miedo e incertidumbre que existe hoy en cada uno de los que ha…