Ir al contenido principal

Articulo de la Politologa Maria Antonieta Villegas.


La Unidad Naciona

                                    María Antonieta Villegas(*

“Políticamente el chavismo puede ser derrotado pero culturalmente toma tiempo. El facilísimo y el clientelismo han calado en lo más profundo”. Con esta frase reflexiva del ciudadano Leopoldo López comienzo estas breves y muy sinceras palabras. Ciertamente, nos agobia la descomposición social y cultural que hoy día se observa en el país, pero es innegable que esto es el resultado de una línea de ejecución, que no es propia del ciudadano venezolano. Si a mí un extranjero me pregunta cómo es el venezolano, le contestaría que es trabajador, voluntarioso, decidido, espontáneo y alegre.
Sé que algunos lectores se estremecerán por lo aquí reflejado, pero ¿acaso no crecimos en una Venezuela luchadora y trabajadora? o es qué no recuerdan cuando el despertador sonaba, bien temprano en la mañana, para levantar a sus hijos, arreglarlos y llevarlos al colegio para luego destinar el día en el trabajo? O, prepararse para ir a una celebración, por pequeña que sea, a demostrar la alegría que nos caracteriza, y antes de tocar el Alma Llanera se baila al son del tambor. Esa es la cultura esencial del venezolano. Ese sincretismo cultural que nos caracteriza, la mezcla de razas, de bailes, de nuestro folklore culinario. No sé ustedes, pero esa es mi definición generalizada del venezolano.
Ahora bien, por qué entonces comienzo con esa frase tan triste del Dr. López, por una sencilla razón, es una trágica realidad que se implementó en estos últimos años. Realidad ésta que es fácil de combatir, puesto que solo debemos volver a nuestras bases, y, de cierta forma, es sencillo. En nuestra nación no había racismo, ni diferencias marcadas, salvo la que ha existido prácticamente con el origen del hombre, y esta no es otra que la lucha de clases. No obstante, somos iguales ante la ley, ante nuestros símbolos patrios, ante nuestra idiosincrasia y hasta en nuestra falta de una cultura política. Hago énfasis en esto último, porque de haber tenido un pilar, unos principios de una cultura política, no nos hubiésemos dejado dividir.

Si algo bien ejecutado ha realizado este gobierno, fue habernos dividido como pueblo. Esa es la gran lucha reivindicadora que debe emprender cada venezolano, volver a ser una Gran Nación, ser un solo pueblo. Si partimos de lo simple, veremos eficacia. Cada uno de nosotros es indispensable para el cambio.
Debemos unirnos, ser Venezuela, la Venezuela unida de todos.
No podemos ni debemos generalizar. Es obvio que debido a la mala toma de decisiones, se generaliza al gobierno por su ineficacia, mala ejecución de las políticas públicas, a veces inexistentes, pero de cualquier forma debe haber miles de chavistas descontentos que se desempeñen como funcionarios, que actúan acorde a su función y que de vez en cuando su accionar es coherente con su formación, o por lo menos con sus valores, de esos que se aprenden en el hogar.
Cuando hablamos de unidad, de ser una alternativa para el cambio, debemos ser plurales considerando que plural abarca no solo las organizaciones políticas que conforman la MUD, sino que debe ampliarse hacia la pluralidad que se desarrolla activamente en el país. No es la unidad opositora, ni la unidad del PSUV, me refiero a la Unidad Nacional, que atañe a todo venezolano. No se trata de ser grandes amigos, los chavistas y el resto de ciudadanos que le adversan, si no que haya tolerancia, respeto y aceptación. Hacer las cosas diferentes, incluir a todo aquel que se llame venezolano. Debemos empezar a aceptar que nuestra sociedad es una sola, que independientemente del fraccionamiento del pensamiento político que debe existir para la existencia de la democracia, somos una nación.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Infografia- Doctrina Social de la Iglesia

Karla Dunn, un texto para la reflexión y el optimismo..

De Karla Dunn...Un Texto para la reflexión y el optimismo
De tanto perder aprendí a ganar; de tanto llorar se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que sólo miro el cielo. Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré. Me asombro tanto como es el ser humano, que aprendí a ser yo misma. Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a esperar a que me pidan ayuda. Traté siempre de que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto como debe ser (incluyéndome). Hago solo lo que debo, de la mejor forma que puedo y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido. Aprendí que nada en esta vida es seguro, solo la muerte... por eso disfruto el momento y lo que tengo. Aprendí que nadie me pertenece, y que estarán conmigo el tiempo que quieran y deban estar,…

Abril 28, 2019

Hace dos días la locura hiper-inflacionaria se ha acentuado con más contundencia. Las decisiones de la tiranía producen una competencia irracional, jamás alcanzada entre el dólar y el paupérrimo bolívar, llamado en un tiempo "Soberano". Las alzas son indiscriminadas, el pretencioso soberano solo sirve para pagar un trasporte público que esta semana sufrirá otro incremento. El poder de compra desaparecido totalmente y la adquisición de la tan ansiada moneda americana solo es posible para aquellos que comercializan o tienen negocios de bienes de consumo masivo que por sobrevivencia son buscados por la población es decir la comida. El socialismo ha fracasado en Venezuela como ha fracasado en el mundo. Solo las élites cívico militares, mas militares que cívicos son los que corruptamente se benefician de este modelo político cuya opresión es la tragedia de un país que años atrás era próspero y con futuro. El rostro de miedo e incertidumbre que existe hoy en cada uno de los que ha…